Fábrica inteligente: ¿ilusión o necesidad?

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Tecnología
Visualizaciones del artículo Leído  700  veces

Con motivo de uno de los últimos eventos en línea de Rockwell Automation conversamos con Myriam Jahn, CEO de Q-loud, una compañía de QSC AG especializada en tecnología y arquitecturas IoT. Según Jahn, tres son los obstáculos que frenan la digitalización en la industria.

Fábrica inteligente: ¿ilusión o necesidad?

La pandemia de COVID-19 ha causado una interrupción sin precedentes en todo el mundo manufacturero. Sin embargo, para muchos líderes empresariales, esto no ha cambiado el impulso y el avance hacia la Cuarta Revolución Industrial, o Industria 4.0, a medida que los fabricantes se apresuran a encontrar nuevas formas de sobrevivir en un mundo cambiante. Con motivo de uno de los últimos eventos en línea de Rockwell Automation conversamos con Myriam Jahn, CEO de Q-loud, una compañía de QSC AG especializada en tecnología y arquitecturas IoT.

Myriam Jahn, CEO de Q-loud, una compañía de QSC AG especializada en tecnología y arquitecturas IoT.

Tal y como confirma Myriam Jahn, CEO de Q-loud, si bien el término Industria 4.0 se usa a menudo para transmitir un mundo de posibilidades, conlleva en si mismo una serie de desafíos. "La automatización de la información y el intercambio de datos en las tecnologías de fabricación, y la creación de la "fábrica inteligente" todavía está muy lejos de realizarse para la mayoría de las empresas. En otras palabras, sigue siendo una gran ilusión", afirma Jahn. "A pesar de que la tecnología digital está cambiando la faz del mundo industrial y manufacturero, el avance hacia la Industria 4.0 está ocurriendo relativamente lento. Los avances como la integración de objetos físicos y software son desiguales en todos los sectores, y aunque existen algunos pioneros, como Amazon, para la mayoría del resto del sector, queda mucho por hacer".

Aunque según la máxima directiva de Q-loud no hay respuestas simples sobre por qué el progreso está siendo lento, ella identifica tres obstáculos principales a los que se enfrenta la industria que frenan la plena realización de la Industria 4.0:

1. Conectividad: El objetivo de la conectividad debe ser la recopilación y gestión de datos. Una empresa verdaderamente conectada sería capaz de administrar de manera efectiva los datos que salen de una organización y los datos que ingresan. Muchos PLC están actualmente luchando con esta realidad, particularmente porque el Big Data que emana de la Industria 4.0 proviene de diversas y distintas fuentes. La mayoría de los datos no se usan o se usan solo para fines tácticos muy específicos.

"Una interoperabilidad inadecuada a través de tecnologías, sistemas y tipos de datos incompatibles contribuye a este problema de que los datos no se aprovechen estratégicamente. Sin la integración de la máquina y los datos del sensor, las empresas no podrán manejar temas como la monitorización de condiciones, el mantenimiento predictivo o la trazabilidad, que son componentes clave de la fábrica inteligente. Para superar esto, las empresas necesitan plataformas de vanguardia que puedan aprovechar al máximo el valor del big data de fabricación mediante el machine learning, la inteligencia artificial y el análisis predictivo".

2. Implementación. Demasiados sistemas convencionales de TI luchan por almacenar, manipular y gobernar los diversos datos que demanda la Industria 4.0. Esto no solo conduce a la pérdida de productividad, sino también a dolores de cabeza tecnológicos adicionales, ya que se requiere más gente en el área de producción que no pueden cumplir con sus tareas desde configuraciones remotas.

"Esto es frustrante por muchas razones: la integración de la Industria 4.0 debería ser algo más fluida que la realidad hasta la fecha, porque los avances tecnológicos en las últimas dos décadas lo exigen. Pero habilitar nuevos equipos y poder registrarse y conectarse con el software requerido para una integración perfecta sigue siendo difícil para muchos. También hay barreras debido a la falta de estandarización y la falta de conocimiento o comprensión de la tecnología disponible".

Segun Jahn, las soluciones de software de código abierto pueden ser la mejor opción para este problema a corto y medio plazo, aunque a largo plazo, las empresas comprobarán que es necesario cambios estructurales transversales en toda la organización.

3. Automatización y jerarquía de TI. Myriam Jahn recuerda que la Industria 4.0 requiere que las soluciones de automatización sean altamente cognitivas. Pero cuando se trata de proyectos más grandes como la automatización, las organizaciones a menudo siguen una ruta específica o recurren a un proveedor existente, con el resultado de que pueden quedar bloqueados limitando su acceso a soluciones alternativas en el entorno de la Industria 4.0. También es necesario que la toma de decisiones se realice más rápido que nunca. Si bien el edge computing podría ser una solución viable, esta tecnología todavía no está madura para muchas empresas manufactureras. "No hay soluciones fáciles, pero se debe priorizar una mejor comprensión entre TI y OT (tecnología operativa) para que las máquinas se comuniquen entre ellas de manera efectiva. Es lo que Rockwell Automation llama la Empresa Conectada".

¿Ilusión o necesidad?

"Si bien la palabra de moda Industria 4.0 sigue siendo muy amplia, muchas empresas manufactureras aún tienen mucho trabajo por hacer antes de que puedan alcanzar plenamente sus objetivos", detalla la CEO de Q-loud. Según su análisis, a medida que el sector industrial continúa evolucionando a un ritmo rápido, la necesidad de convertir la ilusión de fábricas completamente inteligentes y automatizadas se convertirá en una necesidad. "Esta necesidad es, en última instancia, lo que sacará a la fábrica inteligente de la ilusión y la convertirá en realidad".