Save gas for a safe winter: así podría afectar el plan de contingencia europeo a la industria española

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  1774  veces

La Comisión Europea ha presentado este 20 de julio el esbozo de un plan para reducir el consumo de gas a partir de ahora y así asegurar su suministro en invierno. Las empresas industriales que operan en España parecen quedarse fuera, por ahora, de las medidas más drásticas de ahorro, aunque sufrirán seguro el impacto de la subida de precios de la energía

Save gas for a safe winter: así podría afectar el plan de contingencia europeo a la industria española

Instalaciones de Gazprom en las faldas del rio Moskva

La Unión Europea se enfrenta al riesgo de nuevos recortes en el suministro de gas de Rusia dada la política de utilizar las exportaciones como medida de presión para suavizar el bloqueo que la UE ejerce sobre el Kremlin a consecuencia de su ataque a Ucrania. El resultado, segun ha detallado Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario: un invierno duro donde se prevén serios problemas de abastecimiento de gas. Después del cierre del gasoducto Nord Stream, la empresa de gas ruso Gazprom ha comunicado a sus clientes europeos "que no puede garantizar el suministro habitual de gas y que estos inconvenientes sobrepasan la capacidad de la empresa por una sucesión de circunstancias extraordinarias".

"La Comisión propone hoy una nueva herramienta legislativa y un Plan Europeo de Reducción de la Demanda de Gas [...] El nuevo Reglamento establecería un objetivo para que todos los Estados miembros reduzcan la demanda de gas en un 15 % entre el 1 de agosto de 2022 y el 31 de marzo de 2023. El nuevo Reglamento también daría a la Comisión la posibilidad de declarar, previa consulta a los Estados miembros, una "alerta de la Unión" sobre la seguridad del suministro, imponiendo una reducción obligatoria de la demanda de gas a todos los Estados miembros". Según detalló von der Leyen, la situación de "alerta" es un escenario no tan improbable que se daría este mismo invierno vista la dinámica del enfrentamiento entre Rusia y la UE, que no prevé distensión ante la inamovilidad de ambas partes.

¿Cómo afectaría a la industria española la escasez de suministro de gas ruso?

Tanto desde la Comisión como desde el Ejecutivo español son diversas las accciones quese están diseñando para que la escazes de gas no afecte de llenoa la productividad industrial.

#1 - Plan Europeo de Reducción de la Demanda de Gas. Plan que establece medidas, principios y criterios para la reducción coordinada de la demanda a nivel Europeo. El Plan se centra en la sustitución del gas por otros combustibles y en el ahorro general de energía en todos los sectores. "La energía ahorrada en verano es energía disponible para el invierno. Al sustituir el gas por otros combustibles y ahorrar energía este verano, se puede almacenar más gas para el invierno. Actuar ahora reducirá el impacto negativo en el PIB, al evitar acciones no planificadas en una situación de crisis más adelante". 

En un principio, la condición de España y Portugal como isla energética podría dejarla fuera de la obligatoriedad de reducción, tal y como sucede ahora mismo con el bloqueo a los precios de la energía de la región Ibérica, sin embargo es un escenario que aún está por confirmar. Hay que considerar que España no tiene la dependencia del gas ruso que sí tiene otros países del continente, y además, está suministrando gas a países que ya sufren de lleno la crisis, como es el caso de Francia con su parque nuclear prácticamente paralizado.

La Alianza por la Competitividad de la Industria Española, asociación constituida por ANFAC y SERNAUTO (automoción), AOP (refino), ASPAPEL (papel), FEIQUE (química y farmacia), FIAB (alimentación y bebidas), OFICEMEN (cemento), PRIMIGEA (materias primas minerales) y UNESID (siderurgia) ya ha enviado a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, una carta solicitando que el Gobierno de España se oponga frontalmente a una nueva medida regulatoria que está considerando la Comisión Europea, consistente en un sistema de alerta que obligaría a los Estados miembros a reducir su consumo de gas en unos porcentajes preestablecidos, un mecanismo que se activaría unilateralmente por la Comisión o por petición de dos Estados miembros.

Destacan que los consumidores de gas españoles, domésticos e industriales, "vienen financiando desde hace años una gran inversión en infraestructuras de gas, precisamente para reducir el riesgo de dependencia de un solo país suministrador. Este incremento de costes lo hemos asumido para limitar nuestra exposición a cortes de suministro, siendo incoherente que se pueda decidir por parte de la propia Comisión Europea que paremos nuestras fábricas y se genere gratuitamente una caída de actividad y empleo".

El Gobierno ha trabajado a lo largo de las últimas semanas junto con Red Eléctrica y Enagas en la elaboración de los posibles escenarios para este invierno y, tal y como aseguraron desde el Ministerio de Industria, no se prevé que España puede tener problemas de suministro de gas este invierno. De lo que sí se alerta es del precio que alcanzará el gas, ya que el suministro por buques metaneros resulta mucho más caro que el que se recibe a través del gasoducto de Argelia. Sobre medidas de "retroceso hacia combustibles fósiles", el Gobierno español ha sido tajante en señalar que no se volverá a un uso intensivo del carbón como ya se esta haciendo en Francia o en Alemania, básicamente porque prácticamente todas las centrales térmicas que funcionaban con esta energia a sido desmanteladas.

#2 -  Modificación del Marco Temporal de Crisis de Ayudas Estatales. El plan de choque presentado este 20 de julio por la Comisión está asociado a una modificación del marco de ayudas permitidas por parte de la UE a los estados miembros, y para las cuales el ejecutivo comunitario tiene prevista líneas de financiación específicas. Quienes más se beneficiarían de estos paquetes son las empresas industriales productoras de energía, además de la industria consumidora intensiva de energía (metalurgia, papel...). El Marco Temporal de Crisis modificado también amplía los tipos de apoyo existentes que los Estados miembros pueden dar a las empresas necesitadas. Por ejemplo, la UE ahora permite a los Estados miembros conceder una cantidad limitada de ayuda a las empresas afectadas por la crisis actual, que en el caso de la industria podría llegar hasta los 500.000 euros por empresa beneficiada.

A nivel local, las empresas industriales ya han hecho demandas específicas al Gobierno, que las llevará a la sesión especial sobre el tema en Bruselas el próximo 26 de julio. Tal y como informa El Economista en este artículo, los consumidores gasintensivos han puesto sobre la mesa la posibilidad de recuperar el régimen de interrumpibilidad que tenía la industria gasista en el pasado y que permitiría reducir el consumo mediante una compensación económica; han solicitado que se suspenda la tasa municipal del 1,5% que se les aplica ahora mismo sobre el precio de la energía que transita y que está suponiendo unos elevados ingresos para los municipios, Y solicitaron al Gobierno que las subastas de energía primaria que podrían llevarse a cabo en septiembre para preparar el futuro PVPC se pudieran retrasar para dar margen a la subasta que los propios industriales están preparando.

#3 - Identificación de los actores más vulnerables en la crisis del gas. El Plan de Reducción de la Demanda también ayudará a los Estados miembros a identificar y priorizar, dentro de sus grupos de consumidores "no protegidos", a los clientes o instalaciones más críticos considerando criterios como su criticidad social (salud, industria del food & beverage, por ejemplo); sectores o industrias que proporcionan bienes y servicios fundamentales para el buen funcionamiento de las cadenas de suministro de la UE; industria que una falta de suministro pueda tener daños considerables a sus instalaciones y puesta en marcha tras un posible parón, o producciones que pueden correr el riesgo de ser fácilmente reemplazadas por importaciones desde fuera de la UE. Para todos estos casos se establecerán criterios específicos de protección. 

Descargas