Incrementar la producción de nuevos semiconductores no resolverá la crisis para la automoción

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  1497  veces

Según Roland Berger, pese a que la capacidad de producción de chips aumenta para tecnologías de vanguardia, el problema de los OEMs es necesitan semiconductores heredados, cuya capacidad de producción aumentará tan solo un 2% en 2022

Incrementar la producción de nuevos semiconductores no resolverá la crisis para la automoción

Roland Berger acaba de presentar un informe en el que analiza el panorama para los fabricante de autómoviles y OEMs respecto a la escasez de semiconductores. Tal y como detalla el documento, en 2021 los fabricantes de automóviles sufrieron un duro golpe debido a su dependencia de los semiconductores heredados, chips que la industria demanda en grandes cantidades debido al uso intensivo que hace, pero por sobre todo, a su limitada capacidad de procesamiento.

Para 2022 el panorama no parece que vaya a cambiar demasiado: "Es probable que las interrupciones en la cadena de suministro de semiconductores se vuelvan más frecuentes, más pronunciadas y menos predecibles como resultado del cambio climático, la creciente incertidumbre política y otros factores. Por ejemplo, los centros de fabricación de semiconductores en el sudeste asiático están experimentando tormentas tropicales más peligrosas, mientras que las sequías severas en Taiwán tendrán un impacto creciente en el proceso de fabricación de semiconductores con uso intensivo de agua", señala la consultora.

Sumado a estos factores, es sabido que las interrupciones en el transporte marítimo han provocado un fuerte aumento de los costes de otras vias de flete con una importante  cola de espera para los embarques; y que las tensiones geopolíticas son particularmente relevantes para la industria de los semiconductores debido a la concentración de la capacidad de producción en Asia. Tales tensiones han tenido un impacto directo en el aumento de los precios.

"Si bien todos los principales centros económicos han iniciado políticas para fortalecer su capacidad regional de fabricación de semiconductores, está claro que las interrupciones de la cadena de suministro ya no pueden considerarse eventos desafortunados. Son un riesgo sistémico para la cadena de suministro global. Como resultado, los OEM automotrices, los proveedores de primer nivel y las empresas de servicios de fabricación de productos electrónicos necesitan asegurar sus cadenas de suministro, mitigar su poder de negociación en deterioro y protegerse contra futuras interrupciones de la cadena de suministro".

Incrementar la producción de nuevos semiconductores no resolverá la crisis de suministro a corto plazo.

Las inversiones en nueva capacidad de semiconductores generalmente se enfocan en expandir tecnología de vanguardia. Esto maximiza la vida útil de los activos de la industria de los semiconductores para proteger las inversiones multimillonarias requeridas y optimiza el costo de fabricación a largo plazo. De hecho, se espera que la producción de nodos de tecnología de vanguardia experimente un crecimiento de alrededor del 26% (CAGR) entre 2020 y 2022. Por otro lado, las inversiones en capacidad en los nodos de tecnología hereda serán de solo alrededor del 2% anual. "Este patrón de expansión de la capacidad ha prevalecido dentro de la industria de los semiconductores durante muchos años y es una mala noticia para los OEM automotrices tradicionales", señalan desde Roland Berger.

Incrementar la producción de nuevos semiconductores no resolverá la crisis de suministro a corto plazo. A medida que los activos de la fábrica envejecen y la memoria y los dispositivos informáticos avanzados pasan a los nodos de vanguardia de la próxima generación, la memoria y la capacidad digital ahora obsoletas se están convirtiendo en tecnologías More than Moore, es decir, dispositivos analógicos, de potencia o MEMS. "Pero esta reutilización de la capacidad lleva tiempo; si bien se necesitan de tres a cuatro años para construir y aumentar la capacidad de vanguardia, se necesitan alrededor de dos años para encoger o pasar a diámetros de oblea más grandes y recalificar los dispositivos automotrices".

Como resultado, no esperamos una rápida reducción de la escasez de tecnologías heredados, la tecnología más relevantes para la industria automotriz. Varios proveedores han anunciado conversiones de plantas de fabricación (fab), pero es poco probable que sean suficientes para abordar la brecha de suministro en los nodos maduros antes de 2023.

Tabla para detectar alertas que permitan anticiparse a posibles roturas de suministro (Fuente: Roland Berger)

Más información

Descargas