La industria comienza a avanzar en China tras el coronavirus

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  535  veces
Tags del artículo

La VDMA entrevista a casi 120 empresas industriales que operan en el país asiático: la actividad operativa se recupera pero el 73% espera pérdidas para el primer trimestre de 2020.

La industria comienza a avanzar en China tras el coronavirus

Si bien la economía de Europa y EE. UU. todavía están a medio gas por efectos de la pandemia del Coronavirus, la producción en China está repuntando lentamente. Así lo constata una reciente encuesta por la delegación de la VDMA alemana en el país asiático donde se consultó a 118 empresas miembros sobre la marcha de la actividad. Si a principios de marzo, el 57% de los encuestados juzgó que los efectos de la pandemia como grandes, esta cifra ahora se ha reducido ahora solo al 46%. Por otro lado, la proporción de encuestados que consideran que los efectos son bastante menores aumentó del 3% a 13%.

La mejora es significativa en lo que se refiere al sistema de transporte local pero sigue presentando complicaciones en relación a la cadena de suministro intrnacional. Para el 82% de las empresas, la situación del transporte en China ha mejorado. Sin embargo, las entregas desde el exterior a China, así como desde allí a otros países, siguen siendo difíciles y los costos han aumentado significativamente, especialmente para el transporte aéreo. "Las empresas que producen para el mercado local y tienen un alto grado de localización y ahora están claramente en ventaja", dice Claudia Barkowsky, directora gerente de VDMA en China. En el punto álgido de la pandemia, las severas restricciones de transporte y el retraso en la reanudación de la producción después del Año Nuevo Chino seguían siendo los mayores desafíos para las empresas.

La movilidad de los empleados sigue siendo limitada.

Actualmente existen restricciones considerables a la movilidad del servicio y del personal de ventas. El 73% informa restricciones serias o notables. Y la situación también sigue siendo tensa en términos de cadenas de suministro y pedidos entrantes, según la VDMA. "Sigue habiendo un mosaico de medidas para viajar dentro de China. Los clientes no están lidiando con la situación de manera consistente, permitiendo el acceso hoy y negándolo al día siguiente", informa Barkowsky.

La imagen es mixta cuando se trata de información sobre pérdidas de ventas. Si bien el 64% de los encuestados a principios de marzo esperaban pérdidas en la primera mitad de 2020, esta cifra ahora ha aumentado al 73%. Sin embargo, en comparación con la primera encuesta, el 18% (anteriormente 2 %) de los encuestados dijo que probablemente no se verían afectados por las pérdidas y el % incluso informó aumentos en las ventas (marzo: 0%). "Esperamos que esta sea una luz al final del túnel y no solo un efecto a corto plazo provocado por un impulso temporal de la demanda acumulada", dice Barkowsky.

La prohibición de entrada en China, vigente desde el 28 de marzo de 2020 y que se ha ido relajando por zonas pero no en su totalidad, plantea nuevos problemas para los fabricantes de maquinaria. La puesta en marcha de nuevas líneas de producción a menudo no es posible sin el apoyo de la sede, se necesitan técnicos de servicio y, en algunos casos, los gerentes extranjeros aún no han regresado a China. "La prohibición de entrada puede poner a las empresas bajo una presión creciente. Los clientes en China no esperan hasta que la situación en el resto del mundo se haya estabilizado. La República Popular quiere volver a encauzar su economía lo más rápido posible y las empresas locales están presionando para negocios para reanudar", explicó Barkowsky. Sin embargo, no se ve un levantamiento de la prohibición de entrada.