Malas cifras para la máquina-herramienta alemana en 2019

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  320  veces

La falta de pedidos pendientes llevará también a una disminución de la producción de dos dígitos en 2020. La máquina herramienta se enfrenta a desfíos como la recesión o el cambio de modelo del sector de la automoción: "No habíamos vivido un período de retroceso en mucho tiempo".

Malas cifras para la máquina-herramienta alemana en 2019

En el cuarto trimestre de 2019, la entrada de pedidos en la industria alemana de máquina-herramienta disminuyó en un 20% en comparación con el mismo período del año anterior. Los pedidos del mercado local alemán disminuyeron en un 18%  Los pedidos internacionales cayeron un 20%. Para el global de 2019, la entrada de pedidos disminuyó en un total de 22%. Las ventas nacionales cayeron un 21% y las ventas al exterior un 22%.

"La demanda de máquinas herramienta fue decepcionante el año pasado", comentó Wilfried Schäfer, director Gerente de la VDW (Asociación de Constructores de Máquinas-Herramienta Alemana). "La zona no euro creció un 23%", explicó. "Esto se debe principalmente al negocio de proyectos en Asia y Europa del Este y aún no es una señal de un cambio en el desarrollo.

En general, Schäfer está preocupado porque la disminución de los pedidos se está produciendo en casi todos los mercados. Apenas se ven sectores que despunten, lo que indica que se está produciendo una tormenta perfecta: a la debilidad cíclica de la demanda y los conflictos comerciales por causas políticasse suma la reestructuración de la industria debido a los objetivos climáticos, situación que aún no se ha resuelto. "La VDW espera una disminución del 18 por ciento en la producción en 2020 y no esperamos que se recupere rápidamente", dice Schäfer. Más bien, la industria de la máquina-herramienta solo tiene como soporte los pedidos entrantes en el transcurso del año, lo que, sin embargo, no será suficiente para un cambio detendencia.

Grandes desafíos en 2020

La VDW espera una disminución de la producción del 18% en 2020. "La industria, que ha crecido en los últimos años, no ha vivido un período de retroceso en mucho tiempo", explica Heinz-Jürgen Prokop, presidente de VDW, con motivo de la rueda de prensa anual de la institución el 13 de febrero de 2020 en Frankfurt am Main. "La disminución de la demanda, que comenzó en la segunda mitad de 2018, realmente aumentó la velocidad de su caida en 2019", explica.

El año pasado, sin embargo, fue mucho mejor de lo esperado. "Con una disminución de solo el 1%, el resultado de producción fue récord en 2018 con casi 17 mil millones de euros", informa Prokop. El pilar principal fueron las ventas nacionales, que aumentaron un 16%. En contraste, las exportaciones cayeron un 9%. Esto se debe principalmente a la disminución del 11% en las entregas a Asia y el 16% a América. Los dos mercados más grandes, China, menos 13%, y Estados Unidos, menos 15%, dominan el resultado regional. Europa, la región de con mayores ventas, que absorbe más de la mitad de las exportaciones alemanas, se mantuvo relativamente bien con una disminución de menos del 5%.

La combinación actual de recesión económica cíclica, cambio estructural en la industria automotriz, las turbulencias motivadas por estrategias comerciales y, por último, pero no menos importante, por el cornavirus frena el ritmo de las inversiones. Según Oxford Economics, socio pronosticador de VDW, se espera que las inversiones en activos fijos aumenten en menos del 1 por ciento este año. Solo los mercados más pequeños como Vietnam, Tailandia, Eslovaquia, Hungría y Polonia están mucho mejor. De ninguna manera pueden compensar la renuencia de los grandes países clientes de China, Estados Unidos, Italia o Francia. El resultado es una desventaja correspondientemente grande para todos los parámetros de la industria alemana de máquinas herramienta en el año actual, producción, exportación, importación y consumo.

Alemania ocupa el primer puesto en el ranking internacional

En el ranking internacional, la industria alemana de máquinas herramienta ha mantenido su posición entre los tres primeros, porque todos los demás países fabricantes están luchando con desarrollos similares a los de los alemanes. Según los datos preliminares de los 20 principales productores, la VDW ha calculado una disminución del 3% en la producción internacional sin piezas y accesorios para 2019, alcanzando los 72.100 millones de euros. En los tres primeros puestos, solo China creció un 2%. "En comparación con las tasas de crecimiento anteriores, esto parece muy modesto", comenta Prokop. Japón en tercer lugar, perdió un 5%. Alemania sigue siendo el campeón mundial en exportación. Japón en segundo lugar, de manera similar a Alemania, perdió un 9%. E Italia, en tercer lugar, un 2%. Finalmente, en el consumo, el mercado más grande del mundo, China, pierde un 8% por segunda vez consecutiva, mientras que Estados Unidos está un 3% por debajo del año anterior. Solo Alemania en tercer lugar, puede crecer un 6%.

No se espera una recuperación rápida

"Para la mayor parte de la industria, la sequía en Alemania continuará por un tiempo", comenta Heinz-Jürgen Prokop. "La producción industrial en Alemania disminuirá nuevamente. Las inversiones de capital fijo en las principales industrias aumentarán solo marginalmente. Después de una ligera disminución en el año anterior 2020, se espera una disminución de un 20% en el consumo de máquinas herramienta".

De hecho, en opinión de la patronal, a diferencia de las crisis anteriores, es poco probable que los negocios vuelvan a dinamizarse rápidamente", dice Prokop. Más bien, la industria de la máquina herramienta solo ve un cierto fondo en la entrada de pedidos en la segunda mitad del año, lo que, sin embargo, es poco probable que sea suficiente para el cambio. Por lo tanto, la producción solo se recuperará lentamente y tardará un tiempo en volver al nivel de años anteriores.

La digitalización y la sostenibilidad son los principales problemas en la industria de máquina-herramienta

"Los tiempos difíciles también ofrecen la oportunidad de reinventarte", comentan desde la VDW. "Las redes digitales ofrecerán un mayor apalancamiento en el futuro. Ella serán las facilitadoras de nuevos modelos de negocio, un terreno en el que todavía se puede lograr mucho con creatividad".

Apostar por una mayor eficiencia en la producción, además de la gestión sostenible, allanará el camino para la economía circular. "La tecnología de control y la comunicación continua de la máquina son importantes. El acceso inalámbrico a la información en tiempo real es clave para optimizar los procesos de fabricación, las capacidades, el consumo de energía y materias primas".

En la actualidad, la industria de la máquina- herramienta alemana presume de ser una de las más sostenibles del mundo. "Se caracterizan por una larga vida útil. Las piezas de repuesto han estado disponibles durante mucho tiempo para todos los componentes de la máquina. Los proveedores garantizan actualizaciones de software para los componentes de control durante varias generaciones. Las máquinas herramientas generalmente se revisan y revenden como máquinas usadas en lugar de descartarse. Esto conduce a una segunda y a veces tercera vida útil de la máquina. Si se desechan al final de sus vidas, casi todos los materiales pueden reciclarse o reciclarse, porque se utilizan principalmente materiales de alta calidad que pueden reutilizarse. Después de todo, la productividad de las máquinas es extremadamente alta. Esto significa que cada componente individual se produce de manera eficiente en energía y recursos".

El vehículo eléctrico ¿freno o impulso a la máquina-herramienta?

Los ejemplos mencionados muestran que se deben hacer muchos ajustes para desarrollar nuevas fuentes de ventas y lograr el cambio hacia una mayor sostenibilidad. Esto también se aplica a los cambios estructurales en la industria de la automoción, que están lejos de terminar. En particular, no está claro qué tecnología de accionamiento se utilizará, en qué medida, cuándo y cuál es la mayor contribución para reducir el CO2. Hibridación, electrificación completa y tecnología de batería, celdas de combustible y combustibles sintéticos: todo está en discusión. "Estamos firmemente convencidos de que debe haber soluciones diferenciadas para diferentes requisitos", dijo el presidente de VDW, Prokop.

Máquina-herramienta de Danobat para la fabricación de ruedas y ejes

La industria automotriz y sus proveedores son clientes de una parte significativa de la producción de la máquina-herramienta, entre 35 y 40%. De hecho, estas entregas no están destinadas únicamente al tren motriz: en 2019 alrededor del 60% de las ventas con OEM y proveedores fueron generados por el motor y la transmisión, 40% por el cuerpo y otros componentes del sistema. Sin embargo, se puede ver que los pedidos entrantes en el área del tren motriz están perdiendo un volumen significativo.

No está en discusión que la transición a las nuevas tecnologías de accionamiento es un proceso largo. La última actualización del estudio de VDMA "Drive in Change" también mostró que para 2030 un 20% de los vehículos estarán completamente electrificados en Europa, Estados Unidos y China. Las tres regiones representan aproximadamente la mitad del mercado automotriz internacional. El resultado significa un 64% menos de valor agregado en el proceso de fabricación de unidades eléctricas puras, pero casi un cuarto de aumento en el valor agregado para unidades híbridas.

Esto también abre nuevas oportunidades para la industria de máquina-herramienta, por ejemplo en la fabricación de componentes para motores eléctricos, la fabricación de componentes en la pila de baterías o la electrónica de alto rendimiento. "Sin embargo, el hecho de que las ventas de automóviles con batería eléctrica en China y EE. UU. Se hayan estancado, el gobierno chino ha dejado de financiarlos y los vehículos eléctricos apenas se compran en Alemania a pesar del apoyo financiero, pero existen dudas razonables sobre si concentrarse en una sola tecnología es el camino correcto", señala Prokop. Renueva la demanda de no descartar ninguna tecnología nueva per se y agrega: "Nuestra preocupación siempre debe ser insistir en que todas las medidas de conversión se controlen utilizando instrumentos basados ​​en el mercado y que las mejores opciones para evitar el CO2 se busquen de manera neutral en cuanto a la tecnología".