infoPLC ++ / Mercado / La industria europea del plástico: esperando lo mejor, preparándose para lo peor

La industria europea del plástico: esperando lo mejor, preparándose para lo peor


La industria del plástico en Europa «se enfrenta al momento de rendir cuentas»

La industria europea del plástico: esperando lo mejor, preparándose para lo peor

En el período previo a la celebración del K 2019, la industria europea del plástico tiene abiertos varios frentes. En general, la economía se está acelerando; la dilatada salida del Reino Unido de la Unión Europea está creando inquietud; los principales mercados tradicionales de exportación se están tambaleando; y la reticencia cada vez mayor por parte de los consumidores ante el uso de envases de plástico está provocando movimientos apresurados, algunos dicen que mal calculados, entre los legisladores que proponen un camino hacia la economía circular.

La economía alemana, el puntal de Europa por excelencia, se encuentra en una situación tensa, con un descenso de las exportaciones y las importaciones en los últimos meses. Una encuesta entre los ejecutivos de la industria mostró que la actividad de las fábricas en marzo superó las ya bajas expectativas. Los analistas de la consultoría IHS Markit llegaron a la conclusión que el sector manufacturero alemán «se encontraba claramente en una profunda recesión». Alemania no está sola. En Italia, por ejemplo, el desempleo ha empezado a aumentar de nuevo. De hecho, el índice medio de gestores de compras (PMI) de la eurozona (los 19 países donde circula el euro) es inferior a 50 (neutro). De las cuatro economías más potentes, solo España se encuentra en rango positivo. Algunos analistas esperan que el PIB de la eurozona aumente este año, aunque solo ligeramente. A través del Canal de la Mancha, la industria británica creció más rápido en marzo que en un año, pero en gran medida porque las fábricas han estado almacenando productos en previsión del Brexit.

Las ventas de la industria de procesamiento de plásticos en Alemania aumentaron más del tres por ciento el año pasado, casi el doble de rápido que el PIB, señala Oliver Möllenstädt, Director Ejecutivo de GKV, la Asociación Alemana de transformadores de Plásticos. «Esto resulta llamativo ya que la economía se mueve en un entorno internacional cada vez más incierto», afirma Oliver Möllenstädt. Un crecimiento sólido en gran parte de la industria, sin embargo, «no debe ocultar el hecho de que la industria del plástico se enfrenta a grandes desafíos. El debate sobre los plásticos en el medio ambiente, que en ocasiones cala hondo en los medios de comunicación y en el público, tiene un enorme impacto en las empresas de procesamiento de plásticos». Según Möllenstädt, la encuesta anual de la GKV ha mostrado que la gran mayoría de las empresas se han visto afectadas.

«En nuestra opinión, el curso del debate político y público hasta ahora va en la dirección equivocada», apunta Möllenstädt. «La Comisión Europea y los gobiernos nacionales están intentando abordar las inquietudes de los consumidores con gestos simbólicos como las restricciones a los plásticos de un solo uso (SUP) y las bolsas. Esta estrategia es capaz de calmar el debate público a corto plazo y dar la impresión de ser muy activa, pero no resulta eficaz en cuanto al medio ambiente y la sostenibilidad».

La industria del plástico en Europa «se enfrenta al momento de rendir cuentas», apunta Martin Wiesweg, director de productos químicos (PS, EPS y PET) de IHS Markit. «Durante años, el sector ha experimentado un crecimiento moderado pero constante, con cuantiosas ganancias y brillantes contribuciones en cuanto a innovación de productos y procesos, generación de empleo y valor añadido en términos de funcionalidad, comodidad y estética para la vida de las personas. Sin embargo, está perdiendo cada vez más el pacto social y la buena voluntad pública. «El motivo de la discordia es el enorme problema de los residuos plásticos. Cada vez con mayor intensidad y premura, los consumidores y las autoridades europeas se unen para luchar contra los plásticos adoptando medidas radicales a fin de frenar su uso y aplicar estrictamente una jerarquía de residuos», puntualiza Wiesweg. «El hecho de que las autoridades estén dispuestas a arriesgar costes considerables y causar molestias a los consumidores se hace eco de lo debilitada que está la confianza de la gente en el tema de los plásticos».

Directiva para frenar el uso de plásticos de un solo uso

El Parlamento Europeo aprobó en marzo la directiva sobre plásticos de un solo uso. Es probable que se aplique en todos los Estados miembros para 2021. Las normas se refieren a los diez artículos que se han encontrado con mayor frecuencia en las playas de la UE. Las medidas incluyen la prohibición de determinados productos plásticos de un solo uso para los que existen alternativas en el mercado: bastoncillos de algodón, cubiertos, platos, pajitas y agitadores, así como vasos, recipientes de alimentos y bebidas fabricados de poliestireno expandido y todos los productos de plástico oxobiodegradable - además de palitos de globos. La directiva también incluye un objetivo de recogida selectiva del 90% de las botellas de plástico para 2029 (77% para 2025) y la introducción de requisitos de diseño para que las tapas queden unidas a las botellas, así como un objetivo de incorporar el 25% de plástico reciclado en las botellas de PET a partir de 2025 y el 30% en todas las botellas de plástico a partir de 2030.

PlasticsEurope, la asociación profesional de productores de materiales plásticos de Europa, aplaude la adopción de la directiva y de que se reconozca que «la cruzada contra los desechos es una responsabilidad compartida entre las autoridades competentes, los productores y los consumidores». Asimismo, solicitó que se establecieran rápidamente directrices sobre definiciones y categorías para evitar el riesgo de que prevalezcan interpretaciones divergentes entre los estados miembros. La directiva es el resultado de la «Estrategia Europea para los Plásticos en una Economía Circular» publicada por la Comisión Europea a principios de 2018. Esta estrategia incluye planes para reducir los residuos, dejar de tirar basura al mar y hacer que el reciclado de plásticos sea más rentable para las empresas de la Unión Europea. Todos los envases de plástico del mercado de la UE deberán ser reciclables hasta 2030.

En la Asociación Europea de Transformadores de Plásticos, EuPC, con sede en Bruselas, que representa a los transformadores de plásticos europeos, su Director Gerente, Alexandre Dangis, lamenta las recientes medidas legislativas para frenar los plásticos. «Con demasiada frecuencia se ignoran los beneficios de los plásticos», afirma. «Ayudan a combatir el cambio climático al permitir el ahorro de emisiones de CO2 en todos los aspectos de nuestras vidas, evitan el desperdicio de alimentos y permiten la construcción ligera, el aislamiento y mucho más. La industria del plástico está comprometida y se esfuerza en potenciar su circularidad». Numerosas asociaciones y empresas se han comprometido a aumentar el reciclaje de los residuos plásticos y el uso de polímeros reciclados, señala.

Para supervisar y registrar los esfuerzos de la industria por alcanzar el objetivo de la UE de 10 millones de toneladas de polímeros reciclados utilizados al año entre 2025 y 2030, la EuPC acaba de crear una plataforma de seguimiento online. MORE (MOnitoring Recyclates for Europe). «MORE» será la única herramienta unificada online para supervisar la conversión de polímeros reciclados en productos por parte de los transformadores de plásticos en Europa», según Dangis. «Permitirá a la industria demostrar sus esfuerzos e informar de cifras consolidadas sobre el uso de materiales reciclados en toda la UE». La calidad de los materiales reciclados deberá mejorar si se quieren alcanzar los ambiciosos objetivos de la UE. Los estudios realizados por la EuPC en 2017 y 2018 muestran que los transformadores de plásticos encuentran dificultades para encontrar un suministro adecuado de polímeros reciclados.

Hace casi tres años, durante la feria K 2016, la EuPC, PlasticsEurope y Plastics Recyclers Europe lanzaron la Plataforma de Economía Circular de Poliolefina (PCEP). Su secretaria general, Venetia Spencer, la describe como un foro de colaboración y acción, que reúne a todos los que trabajan en el sector de las poliolefinas para transformar nuestra industria y avanzar en la economía circular. «La afiliación está abierta a toda la cadena de valor, productores, empresas de transformación y reciclado, propietarios de marcas, minoristas, empresas de gestión de residuos y todos los demás actores que intervienen en cualquier etapa del ciclo de materiales», afirma. La PCEP se ha comprometido a aumentar en un millón de toneladas el volumen de contenido de poliolefinas recicladas utilizadas en los productos en Europa. Se trata del mayor compromiso en materia de polímeros en el marco de la campaña de la Unión Europea, cuyo objetivo es lograr 10 millones de toneladas de componentes reciclados en productos en Europa para 2025 mediante la acción voluntaria de la industria. «También nos comprometemos a reutilizar o reciclar para el año 2030 el 60% de los envases de poliolefina recogidos y a que más del 75% de los envases de poliolefina estén diseñados para el reciclaje», declara Spencer.

«La transformación del sistema lineal actual en un sistema regenerativo será una tarea ardua y compleja, que requerirá innovación y colaboración entre los socios de la industria», afirma el productor de poliolefinas Borealis, con la mayor parte de su producción en Europa. Asimismo señala que ofrece diversas soluciones para la nueva economía circular. Borealis ha tomado el toro por los cuernos y en los últimos años se ha dedicado más al reciclaje mecánico. En 2016, por ejemplo, adquirió dos de las mayores empresas europeas del sector hoy conocidas como mtm plastics. El año pasado, estas adquisiciones se ampliaron con la compra de otra empresa líder en reciclaje, Ecoplast. Entre las actividades relacionadas se incluye el concepto de laminado PE completo, un monomaterial fácilmente reciclable para envases flexibles a base de polietileno.

Aumento del reciclaje químico

La creciente importancia del reciclaje químico se ha reflejado en la creación en enero de una nueva asociación, Chemical Recycling Europe Chemical Recycling Europe, con el objetivo de promover e implementar soluciones nuevas e innovadoras. «El rápido desarrollo de las tecnologías de reciclaje químico que pueden ofrecer una solución para reciclar los desechos plásticos difíciles de reciclar, avanza con mayor rapidez que la regulación y la política al respecto», afirma la asociación CRE.

En diciembre, uno de los principales proveedores de materiales, SABIC, firmó un memorando de entendimiento (MoU) con la empresa Plastic Energy, con sede en el Reino Unido y pionera en el reciclaje de plásticos químicos, para el suministro de materias. El objetivo de este memorando es el suministro de materias primas para apoyar las operaciones petroquímicas de SABIC en Europa. Ambas empresas tienen la intención de construir una planta comercial en los Países Bajos para refinar y mejorar una materia prima patentada por Plastic Energy llamada Tacoil. Esta materia prima será producida a partir del reciclado de residuos de plástico mezclado de baja calidad que, de otro modo, se destinarían a la incineración o al vertido. Está previsto que la planta inicie su producción comercial en 2021.

Otro cliente importante de polímeros que quiere impulsar el reciclaje químico es BASF. «Con el nuevo proyecto ChemCycling de BASF, queremos hacer una contribución significativa a la reutilización de residuos plásticos como materia prima en la producción», afirma un representante de la compañía. «Junto con nuestros clientes y socios, desarrollamos y fabricamos los primeros productos piloto basados en residuos plásticos reciclados químicamente». BASF también apoya el proyecto PolyStyreneLoop, que se encuentra en fase de planta piloto con una tecnología de reciclado basada en disolventes que debería permitir el reciclado del poliestireno expandido (EPS) utilizado en el aislamiento de edificios. A diferencia de los enfoques de reciclado mecánico existentes, la tecnología también sería adecuada para tratar los retardadores de llama que se han utilizado en el pasado, pero que ahora están prohibidos.

Crecimiento de bioplásticos

¿En qué medida contribuirán los bioplásticos a la economía circular? Europa está demostrando ser un centro importante para la producción de estos materiales. Los últimos datos de mercado recogidos por European Bioplastics, en cooperación con el Nova-Institute, muestran que alrededor del 20% de la capacidad de producción mundial de bioplásticos, que alcanzará los 2,11 millones de toneladas en 2018, se encuentra en Europa. Esta cifra debería aumentar hasta el 27 % en 2023, apoyada por las políticas recientemente adoptadas en varios Estados miembros europeos, especialmente en Italia y Francia.

No es de extrañar que la EUBP apoye plenamente la transición de una economía lineal a una bioeconomía circular en Europa que no tenga pérdidas. «Sin embargo, las regulaciones específicas como la directiva sobre los plásticos de un solo uso no reconocen el potencial de los plásticos biodegradables y certificados como compostables en situaciones en las cuales debe cumplirse la legislación de la UE en materia de higiene y contacto con los alimentos pero se pueden utilizar opciones de uso múltiple», según el informe. «En particular porque impulsar el reciclaje orgánico es uno de los pilares de la economía circular de la Unión Europea».

El efecto Brexit

¿Abandonará algún día el Reino Unido la Unión Europea? En el momento de redactar el presente informe, la respuesta parecía ser afirmativa, pero sigue siendo una incógnita la fecha y el modo exactos de hacerlo. Según el plan inicial, el Reino Unido ya tendría que haber salido de la UE el 29 de marzo del presente año, sin embargo el parlamento del Reino Unido solo ha logrado decidir qué tipo de «acuerdo de divorcio» de la UE no quiere. La inseguridad ha confundido a mucha gente. La fecha límite es el 31 de octubre.

Se desconocen cuáles serán las consecuencias para la industria del plástico. Pero muchas empresas que fabrican en el Reino Unido y/o comercian con él, están preparándose para lo peor, a la vez que esperan lo mejor. Entre los factores que se contemplan se encuentran la posible necesidad de un mayor almacenamiento, el riesgo de retrasos en las fronteras, los nuevos sistemas aduaneros y los códigos de tramitación. Esto también incluye la obligación de cumplir cualquier nueva legislación específica para Reino Unido, equivalente a las regulaciones REACH de la UE, por ejemplo.

Pese a todo ello, Philip Law, director general de la asociación comercial de British Plastics Federation, anunció en abril que se sentía «muy optimista» sobre las perspectivas a largo plazo de la industria del plástico en el Reino Unido. «Siempre hay algún tipo de adversidad en los negocios, pero nuestra habilidad más importante es buscar el modo de encontrar oportunidades en la resolución de problemas», afirmó. La saga de Brexit para muchos ayudó a llenar el vacío televisivo que dejó la serie «Juego de Tronos» con numerosos personajes clave haciéndose el harakiri. Law predijo que el Brexit amenazaba con convertirse en un «calvario nacional». «Las empresas británicas se han vuelto razonablemente más cautelosas, evitando movimientos arriesgados, no obstante existen muchos otros factores que crean incertidumbre en la industria del plástico a nivel mundial: las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, la desaceleración de China y Alemania y las dificultades de la industria aeroespacial», apuntó. No obstante, dio una visión muy positiva de la situación. «En el caso del Reino Unido, debemos analizar los fundamentos que impulsarán el rendimiento de la industria del plástico a alcanzar nuevas cotas en las próximas décadas». Contamos con una sólida plataforma en la fabricación y distribución de materias primas (...) y con una industria de reciclaje palpitante. Todos los elementos de una economía circular están en su sitio».

Según Kühmann, Director General de Maquinaria para Plásticos y Caucho de VDMA, los fabricantes europeos de máquinas para plásticos y caucho han gozado de un excelente desarrollo en los últimos 10 años, llegando casi a duplicar su volumen de negocios en la industria. El punto de inflexión ya se ha alcanzado y la VDMA prevé para 2019 un descenso del 10 por ciento en las ventas de los fabricantes alemanes de maquinaria para plásticos y caucho. Uno de los motivos de este descenso es la desaceleración cíclica, que debería haberse producido tras diez años de crecimiento. Sin embargo, esta desaceleración se ve acentuada por la gran incertidumbre que prevalece actualmente en el sector de la automoción, donde las inversiones están en cierto modo paralizadas», explica Kühmann y añade: «También en el sector del envasado, el uso de los plásticos está suscitando cada vez mayor controversia. Aquí es donde se refleja plenamente la mala reputación que tiene el plástico hoy en día. Por otra parte, el conflicto comercial entre los EE. UU. y China está provocando cambios a escala mundial en las cadenas de suministro, a la vez que genera una gran incertidumbre en los mercados. Asimismo en Europa reina la incertidumbre debido a las modalidades todavía inciertas sobre la salida del Reino Unido de la UE y la inmensa deuda pública de Italia».


Los fabricantes de maquinaria ven el que el mercado «se tuerce»

Entre los principales fabricantes europeos de maquinaria, Engel, especialista en moldeo por inyección, afirma que las ventas en su ejercicio 2018/19 aumentaron en torno al 6%, lo que considera un crecimiento moderado. Sin embargo ahora la situación se está torciendo. «En Europa, los países germanoparlantes: Alemania, Austria y Suiza en particular, permanecen como antes a un buen nivel. Por un lado, desde el último trimestre de 2018, hemos percibido un descenso significativo en la producción de la industria automotriz alemana. Los efectos del Brexit, los aranceles punitivos y las sanciones, así como el debate sobre los límites de diésel y las prohibiciones de circulación son una incógnita». La compañía señala que los límites cada vez más bajos de emisiones de los vehículos jugarán a favor del uso de plásticos, ya que estos son los materiales ideales para el ahorro de peso. Durante mucho tiempo, la UE ha estado tomando medidas drásticas contra las emisiones de óxidos de nitrógeno, hidrocarburos, partículas y monóxido de carbono y, más recientemente, también ha regulado las emisiones de CO2. Entre 2012 y 2015 se introdujo gradualmente el objetivo de 130 g/km para los vehículos de pasajeros, y a partir de 2021 se aplicará un nuevo objetivo de 95 g/km.

La economía circular está suponiendo un fuerte impulso para la innovación entre los fabricantes de máquinas y las empresas de materiales. «Dado que la calidad del material reciclado suele ser más volátil que la del material nuevo, el material reciclado todavía no es adecuado para muchas aplicaciones», señala el estudio. «Los sistemas inteligentes de asistencia, que son una característica esencial de la industria 4.0, están a punto dar un vuelco a esta realidad». En la feria K 2019, Engel presentará por primera vez el uso de su software inteligente iQ Weight Control, que supervisa el proceso de moldeo por inyección disparo a disparo y compensa automáticamente las fluctuaciones en tiempo real, utilizando material reciclado.