Ciencia, tecnología e industria química diseñando el futuro

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Eventos y Ferias
Visualizaciones del artículo Leído  516  veces

En la jornada Encuentros Expoquimia se confirmó que digitalización, transferencia tecnológica y economía circular serán los 3 ejes de Expoquimia 2020

Ciencia, tecnología e industria química diseñando el futuro

En su periplo por la geografía española, el ciclo “Encuentros Expoquimia, Retos y Futuros del Sector” ha recalado recientemente en Barcelona para tomar el pulso al sector químico, y conocer de primera mano cuáles son los retos que afrontan las avanzadas e innovadoras empresas químicas de nuestro país, ya sean grandes compañías o pymes.

Abriendo la mesa, Pilar Navarro, directora de Expoquimia, Eurosurfas y Equiplast, agradecía a las entidades colaboradoras que acompañan a la plataforma de la química aplicada del mediterráneo en que se ha convertido Expoquimia, “para intentar adelantarnos a un futuro lo suficientemente esperanzador como para poder ofrecer un contenido, como mínimo, atractivo y potente en esta nueva edición que se celebrará en Barcelona del 2 al 5 de junio de 2020. Vamos a tener un verano químico concentrando el congreso de ingeniería química”, puntualizaba Navarro, al tiempo que daba a conocer el foco de un evento que se va a celebrar a siete meses vista en el marco de Fira de Barcelona. “Los tres grandes ejes de la semana de Expoquimia 2020 se centran en la economía circular, la parte de la digitalización como uno de los grandes retos del sector, y la transferencia de tecnología que, para el sector industrial, resulta vital”.

Pilar Navarro, directora de Expoquimia, Eurosurfas y Equiplast

Para Pilar Navarro, el paseo de los encuentros Expoquimia on the road por la geografía española ha permitido a los organizadores identificar los aspectos más acuciantes a abordar en el encuentro, con la finalidad de dar forma a estos tres grandes contenedores que son Expoquimia, Eurosurfas y Equiplast, cada uno con su correspondiente foco. “En el caso de Expoquimia el epicentro lo tenemos puesto en nuevos materiales para dar respuesta a las nuevas necesidades del sector. Y, por otra parte, daremos un protagonismo especial a nuevos procesos, focalizando mucho en el tema de la biotecnología con Expoquimia Bio como la gran apuesta a la hora de dar impulso a esta transferencia y mejora de los procesos productivos”. Esta experta explica que Equiplast se orienta en plásticos y medioambiente, mientras que Eurosurfas se va a lanzar de lleno esta edición hacia superficies inteligentes (smart surfaces) y a la industria de la automoción.

A la reflexión planteada por la directora de Expoquimia acerca de la situación por la que atraviesan los emprendedores y cuál ha de ser el posicionamiento de instituciones y universidades, Navarro señala que existen competencias que les pueden permitir conseguir financiación, aunque reconoce que es un proceso complejo. “La parte que más complicada es contactar con las empresas, pues existe una parte de la industria que procede de la cultura empresarial que recela de todo lo que procede de la investigación”, declara Pilar Navarro.

Por su parte, Joan Roget, presidente de FEDEQUIM, Federación Empresarial Catalana del Sector Químico, destaca los retos que propone el futuro de la industria. “La química forma parte de la solución a la hora de identificar qué necesidades que plantea. Barcelona está muy bien situada en el sector químico, ya que tenemos el privilegio de contar con centros especialmente de química así como de tecnología. Ello, en un día como hoy, es algo que no podemos desaprovechar”. Contando con un programa de aceleración de Repsol, Cristina Sáenz, CEO de Orchesta Scientific, se congratula por haber realizado un salto al sector industrial, gracias a su enfoque orientado a solucionar problemáticas relacionadas con la baja selectividad que suelen presentar las membranas para separar CO2, mejorando su rendimiento a través de un aditivo químico patentado. “Ofrecemos a nuestros clientes un producto modular, selectivo y económicamente viable para separar dióxido de carbono”.

Pese al éxito de su desarrollo, Saenz reconoce las dificultades que entraña la acción de emprender. “Para nosotros, el emprendimiento supone entrar en un barullo de decisiones y posibilidades, muchas de las cuales conducen a fracasos. En definitiva, se trata de tener idea y mercado y, para eliminar incertidumbres en esta travesía del emprendimiento que nos ha de llevar al camino del éxito, necesitamos contar con un buen equipo”, afirmaba Cristina Sáenz aludiendo a su grata experiencia trabajando codo con codo con centros tecnológicos punteros como el ICIQ.

Abordando una visión de la situación actual de la industria y las dificultades con que se enfrenta el sector químico a la hora de transferir tecnología, Jesús Torrecilla, presidente del consejo de administración de Biokemic y H2Site, explica la actividad de las organizaciones que preside. “Captamos y desarrollamos tecnología a través de los fondos de capacitación con financiación pública para hacer transferencia en todos los proyectos en los que trabajamos", señala Torrecilla. Desde la perspectiva de este tecnólogo, los cuatro grandes problemas que presentan las entidades de investigación tecnológica a la hora de transferir tecnología se concentran en que paquetizan las soluciones en lugar de efectuar una transferencia real. Un segundo reto de acuerdo con este experto se centra en la protección de las patentes; un tercero tiene que ver con el hecho de que los investigadores no son buenos CEO. A este respecto, Torrecilla añade que: “El mercado químico es muy rápido y vemos muchos expertos en tecnología y científicos que pasan a dirigir ámbitos industriales de gran complejidad. Es por ello por lo que necesitamos CEO externos y provenientes del ámbito industrial”. Un cuarto problema para transferencia de tecnología, de acuerdo con este experto, cabe buscarlo en el enfoque casi exclusivo de la tecnología, y no tanto en el mercado, cuando se aborda la transferencia de tecnología.

A la hora de armonizar la problemática que rodea a la transferencia de tecnología entre investigadores y mercado, Elena Corcuera, responsable de proyectos estratégicos Calaf Nuances, presentaba la experiencia exitosa de una startup del sector químico trabajando codo con codo con partners y con otros centros tecnológicos punteros logrando establecer un diálogo productivo con el mercado. Cerrando el encuentro, Rafael Foguet, doctor honoris causa por la Universitat de Barcelona (UB), y presidente emérito del salón Expoquimia, destacaba la notable presencia de generación de conocimiento en las universidades españolas, si bien apuntaba a la dilación en el caso de la transferencia tecnológica. “Este retraso de España se debe a una falta de legislación y apoyo institucional que evite el calvario por el que tienen que pasar las startup. Hay una generación muy importante de este tipo de compañías en Cataluña, pero es muy escaso el número de organizaciones que llega a convertirse en grandes empresas”. Para este experto, la escasez de transferencia tecnológica es una situación que se ha de revertir “a través del entusiasmo de los participantes al encuentro Expoquimia, convirtiendo las jornadas en un verdadero elemento de transmisión de esta problemática, con tal de que las autoridades se aperciban y entiendan que sin un buen programa de coaching en startups no habrá nuevas empresas”.