Desconectemos de la revolución 4.0 alemana ¡España tiene mucho potencial!

Fecha de publicación
Visualizaciones del artículo Leído  792  veces
Tags del artículo

Desde la profunda experiencia y conocimiento de Henrik Von Scheel nació el término "Industria 4.0" tal y como lo presentó el gobierno alemán allá por el año 2009. Aprovechando su presencia en Advanced Factories, hablamos con uno de los padres de la cuarta revolución industrial.

Desconectemos de la revolución 4.0 alemana ¡España tiene mucho potencial!

Tal y como nos explica Henrik Von Scheel, la cuarta revolución, la Industria 4.0, es el mayor cambio estructural de la sociedad en los últimos doscientos años. Está alterando todos los aspectos de nuestras vidas, de nuestra economía, en cada industria y país. Y, debido a su escala, alcance y complejidad, esta transformación será diferente a todo lo que la humanidad haya experimentado antes. Este nuevo paradigma combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías digitales inteligentes para crear una empresa digital que no solo estará interconectada y será autónoma, sino que también podrá comunicarse, analizar y usar datos para impulsar acciones inteligentes adicionales en el mundo físico. Representa la forma en que las tecnologías inteligentes y conectadas pueden integrarse en organizaciones, personas y activos, y está marcado por la aparición de capacidades tales como robótica, análisis, inteligencia artificial y tecnologías cognitivas, nanotecnología, computación cuántica, wearables, Internet. de cosas, fabricación aditiva y materiales avanzados.

¿Qué es exactamente la Cuarta Revolución Industrial? Sabemos lo que es, conocemos muchas definiciones del término, pero nos interesa conocer la de su originador...

La cuarta revolución industrial trae la fusión del mundo digital, físico y virtual, y es el mayor cambio estructural de los últimos 250 años. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será diferente a todo lo que la humanidad haya experimentado antes. Está afectando a todas las industrias y economías de todos los países. Y altera fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos, consumimos, comerciamos, invertimos y cómo nos relacionamos entre nosotros.

¿Qué implica para la industria y sus profesionales?

Tenemos que ser conscientes que la Industria 4.0 contiene en sí el máximo potencial que la industria puede alcanzar. Hay que aprender a pensar de manera funcional y estratégica de manera simultánea. La primera implicación de relevancia que tiene para la industria española es que se ha de aprender de lo que han hecho los alemanes, pero hacerlo mejor. ¡España tiene mucho potencial! Puede encontrar su propio modelo de Industria 4.0. Nunca antes ha habido una oportunidad tan grande para las empresas españolas. Pero hay que centrarse. Tal y como expliqué en la keynote session de apertura de Advanced Factories, hay tres estado de madurez de las iniciativas. Y el problema es que las empresas y los profesionales en España están obsesionados con la tecnología... La industria 4.0 no es sólo tecnología, es mucho más, por lo que limitarse a ella limita también sus posibilidades de consolidarse.

¿Donde hay que poner el foco, entonces?

Primero en comprender qué significa exactamente la Industria 4.0: la Cuarta Revolución Industrial es de naturaleza exponencial.

El efecto exponencial es difícil de comprender... Probemos con un Gedankenexperiment (experimento mental): si quieres viajar a la luna a pie y cada paso que das se duplicará en longitud, ¿cuántos pasos harán falta para llegar a la luna? Tu paso 29 te llevará a la luna. Y el paso 30 te traerá de vuelta a la tierra. Este es el primer cambio de paradigma que hace falta asumir, no se trata de tecnología, sino de innovación exponencial en la que están implicadas 17 tecnologías pilares: realidad aumentada, IoT, big data...). La Industria 4.0 es mi bebé y vosotros estáis poniendo el foco en el lugar equivocado. Sé de lo que hablo. Esto no va sólo de tecnología.

El segundo cambio de paradigma tiene que ver con el cambio climático, cómo esta prioridad cambiará las maneras de producir y consumir con el objetivo de sustentar el desarrollo. Tiene que ver con ello el tercero de los paradigmas: la creciente posibilidad de una sexta extinción masiva, que afectará seriamente a la biodiversidad del planeta. La nueva era económica es el cuarto de los paradigmas, la sobrecarga del consumo el quinto, y el acceso a una nueva realidad a través de la ciencia cuántica, el sexto. La humanidad está en una encrucijada, con estos seis cambios en marcha de manera simultánea: renacimiento o destrucción

Henrik Von Scheel conversa con Josep Maria Peiró y Xavier pi, colaboradores de InfoPLC++, durante la entrevista

Y si la tecnología no está en el centro ¿qué o quién ocupa ese lugar?

En esencia, la pieza central de la Industria 4.0 son las personas, no la tecnología. Desde que el primer hombre de las cavernas la humanidad se ha definido por la capacidad de equiparse con herramientas para gestionar su entorno. La era de la Industria 4.0 no será diferente. Las placas tectónicas de productividad y crecimiento están cambiando a una velocidad que da nueva forma al panorama competitivo y social, y redefine los límites de la prosperidad, el comercio y los valores.

Pero esas personas en el centro han de utilizar la tecnología...

Por supuesto. Existe un modelo apto para implementar ya, en 2020. La mayor parte de las compañías y sus líderes me hablan de procesos, mantenimiento, IoT, etc. ¡Qué aburrimiento! Invito a los líderes y a las empresas españolas a pensar. A pensar de verdad, liberándose de aquellas prioridades ficticias.

Entiendo, no en el centro, pero en ningún caso sin ella.

Así es. Hay ciertos requisitos tecnológicos que desbloquean y habilitan nuevas tecnologías en etapas posteriores. Actualmente, hemos entrado en la segunda ola de la cuarta revolución industrial, cuya característica principal es que cambia radicalmente la industria manufacturera. Altera la forma en que las empresas van a operar, así como la relación entre proveedores, clientes y otros terceros. Habrá muchas más interacciones entre todas esas partes. Una de las ventajas más relevantes será la cantidad de datos que se generarán y que pueden utilizarse para adaptarse a los cambios rápidamente o incluso para anticiparlos. El ecosistema conectado que se está construyendo tiene muchos beneficios y aprovecharlos generará una ventaja competitiva.

Olas tecnológicas implicadas en la cuarta revolución industrial. Con la confluencia de varias tecnologías simultáneas, se avanza de una ola a otra.

¿Y como se traduce eso en términos de negocio?

Una era de disrupción como la actual requiere un replanteamiento de la propuesta de valor de la compañía. La diferenciación es lo que hace que cada día se pueda servir a los clientes mejor que la competencia. Cada avance en diferenciación erosiona las viejas fronteras de la industria y crea oportunidades. Simplificando: convertir los cambios en una ventaja para mantener un crecimiento rentable, con operaciones altamente competitivas en un entorno con bajas tasa de interés para servir a una población que envejece.

¿Y cuál es el camino para lograrlo?

Más que camino, me refiero a que existen tres etapas comunes para la evolución digital: Preguntémonos en cuál estamos y avancemos:

1. Aumentar la excelencia operativa (Etapa 1): todas las organizaciones que desean permanecer en el negocio deben realizar y cumplir. Por lo tanto, todos se centran en la excelencia operativa, es decir, productividad, menor riesgo, calidad, reducción de costos, efectividad y eficiencia. El 70% de todas las organizaciones se basan en actividades no básicas como Recursos Humanos, Finanzas, Compras, etc. Esta es el área donde Industry 4.0 permite que los niveles más altos de rendimiento sigan siendo relevantes en términos de integración y automatización a través de IoT, inteligencia artificial, la nube, análisis avanzado, etc.

2. Mejorar el crecimiento (Etapa 2): la esencia del crecimiento es que eres mejor que tus competidores. En la mayoría de las organizaciones, las competencias centrales constituyen aproximadamente el 15% de una organización. Esta es el área donde se aplica la Industria 4.0 en la gestión de la cadena de suministro inteligente, productos inteligentes, ecosistemas integrados (aguas arriba/aguas abajo), automatización inteligente, Contratos inteligentes (usando Blockchain), etc.

3. Aumentar la competitividad (Etapa 3): en la era actual de cambio, es necesario repensar cuál es su diferenciación central. La diferenciación es lo que hace, todos los días, a través de actividades repetibles para servir a sus clientes mejor que la competencia. Esta es la verdadera ventaja competitiva. Muchos hablan de eso, pero pocos lo hacen. Éste es un ámbito raro y difícil de dominar. Lleva meses desarrollar y refinar, y constituye solo el 5% de una organización. Pero ésta es el área donde los primeros usuarios aplican la Industria 4.0 para desarrollar el próximo mercado, servicio, producto o modelo comercial, como bioinformática, nanotecnología o tecnología Cuántica, por nombrar algunos.

Pero nos parece que son recomendaciones que todavía están en el terreno de la teoría...

Concretemos, me parece bien. Hay tres modelos generadores de valor que definen el imperativo de productividad. Ellos establecen un conjunto relevante de KPIs para incorporar en nuestra producción, los que si se controlan bien, permiten ser escalados. El primero, la fabricación de lotes pequeños tiene como objetivo seguir siendo eficientes. Aquí, los impulsores de valor clave son un modelo de datos de producto integrado desde la ingeniería hasta la puesta en marcha, la habilitación de trabajadores digitales y la optimización de la eficacia general del equipo (OEE) basada en datos. El segundo, la producción a medida en masa que se enfoca en permitir un cierto grado de variación del producto mientras se mantiene un alto rendimiento y una calidad constante. Aquí, el valor de Industry 4.0 está en bucles de control cerrados (habilitados por inspección de calidad en línea basada en sensores), enrutamiento flexible, programación, equilibrio de carga y gestión del rendimiento, y la extensión de la automatización al ensamblaje final. Por último, el tercero, la producción de alto volumen que tiene como objetivo la producción totalmente automatizada y la OEE maximizada con flexibilidad para adaptarse a variedad de productos. Se trata de circuitos de control cerrados a través de una inspección de calidad en línea basada en sensores y en la que la mano de obra es prácticamente reemplazada por la automatización y la trazabilidad.

Con estos modelos en mente, estructure el de su compañía. Y sobre todo, concéntrese en cómo escalar enfocándose en el valor, movilizando la organización e innovando la infraestructura. Para ello, piense en value-backward, no en technology-forward. Centrarse en los valores clave y tener una visión convincente son cruciales para la Industria 4.0. Asimismo, no olvide centrarse en las personas, no centrarse en las herramientas. Las transformaciones de la Industria 4.0 deben enfocarse en el desarrollo de capacidades y perseguirse como un esfuerzo organizacional estratégico. Hace falta un liderazgo empresarial claro, no basta con un proceso de ingeniería o TI. Por último, priorice innovar sus infraestructuras hacia un modelo integrado y una imagen clara del objetivo. La infraestructura debe permitir las operaciones locales antes de escalar globalmente. Muchos casos de uso ya brindan valor en el ámbito local.

Ésta es la cuarta revolución industrial, explicada según Von Scheel, en una única diapositiva

¿Estamos preparados para todo ello?

Soy optimista en relación a las posibilidades que tiene España de liderar la Industria 4.0. Hace falta educar a los líderes para que la innovación comience a generarse aquí. Ahora no está ocurriendo y es fundamental que comience a suceder. No copiar, innovar. Seamos exigentes con nuestra innovación industrial: ingenieros, IT y estrategas empresariales deben trabajar juntos. De la misma manera, se ha de intentar salir de la visión del workflow para la mejora operativa. Ninguna compañía competitiva en el mundo trabaja basándose en el workflow. El proceso es lo único que aguanta un correcto workflow. 

Por último, no quiero acabar sin mencionar un último elemento fundamental: nuestros gobiernos deben apoyar esta evolución. Con tasas altas y gobiernos poco confiables no podremos avanzar. Se necesita bajar los impuestos para impulsar una nueva economía. Con un cambio de visión, España puede controlar el mundo. Estoy seguro.

 

Más información

  • Nombre
    Henrik Von Scheel
  • Cargo
    Fourth Industrial Revolution Originator
  • Empresa
    Von Scheel