Dudas sobre los protocolos de seguridad ante desastres químicos

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Empresas
Visualizaciones del artículo Leído  450  veces

El grave accidente en la planta de Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE) del 14 de enero en Tarragona cuestiona los protocolos de seguridad internos de la industria, y por otro, aquellos destinados a proteger a la población que ha de convivir con estas instalaciones.

Dudas sobre los protocolos de seguridad ante desastres químicos

El 14 de enero a las 18.41 horas en la factoría de la empresa Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE) se produjo una explosión en uno de las cuatro plantas de productos derivados, concretamente en la nueva planta que se puso en operación en junio 2017, y que según informa la empresa ha venido funcionando con total normalidad. Como consecuencia de este accidente han muerto dos trabajadores de la planta, un vecino de un barrio próximo, La Canonja (Tarragona), y han resultado heridas siete personas.

Tras la lógica conmoción por las consecuencias del accidente, el debate se sitúa ahora en entender el porqué de esta grave situación ¿qué falló en la planta para que se produjese la explosión? ¿Se pudo hacer algo para evitarlo? ¿Estaban los servicios de seguridad y la población preparados para hacer frente auna situación de estas características? Pese a que IQOXE ya ha abierto una investigación interna para conocer la causa del incidente y está colaborando con los bomberos para trasvasar el producto restante del depósito afectado, las dudas se ciernen sobre el sector químico ¿estamos preparados para un desastre de envergadura?

Protocolos internos

Tal y como detalló el jefe operativo de Bomberos de la Generalitat en Tarragona, Albert Ventosa, la explosión se habría originado en un reactor de la petroquímica que afectó a una cisterna cercana pero todavía se desconocen las causas. El tanque reactor es donde se llevan a cabo las procesos químicos para conformar el óxido de etileno que fabrica la empresa. Fuentes del departamento de Empresa de la Generalitat han explicado a Efe que un primer análisis documental parece indicar que cumplía con la normativa en vigor, pero que el expediente deberá certificarlo.

IQOXE es un productor de óxido de etileno, un gas altamente inflamable utilizado para fabricar, entre otras cosas, etilenglicol, utilizado en ordenadores y vehículos. La compañía tenía 135 trabajadores en plantilla. El complejo industrial fue inaugurado en 2017 y la misma compañía inauguró un bloque en julio. En el ayuntamiento no consta ningún expediente abierto por la actividad de la empresa.

La seguridad de la población

La Asociación Empresarial Qiímica de Tarragona, entidad a la que  Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE) está adscrita, ha asegurado que las empresas asociadas "han reaccionado de manera inmediata poniendo en marcha las medidas de prevención y protección adecuadas en cada caso, siguiendo en todo momento los protocolos de seguridad existentes y las indicaciones de los servicios de emergencia".

Pese al mensaje de tranquilidad, las dudas se plantean a consecuencia de las declaraciones realizadas por diversos responsables de la seguridad ciudadana. En declaraciones a una emisora de radio catalana, Sergi Delgado, subdirector de protección civil, insistió que la empresa "no siguió los protocolos costó evaluar la situación" y ha reconocido que "hubo dificultades para poder hacer la evaluación de los riesgos de nube tóxica". El responsable de coordinar los protocolos de seguridad ciudadana en el terreno afirmó que "la información relevante, por diferentes circunstancias, no se recibió y no se siguieron los protocolos. Nos costó mucho hacer esta evaluación y esto provocó un desfase", indicó. Por otra parte, ha pedido al Estado y a las operadoras que se active ya el sistema de envío de mensajes a los móviles de la zona afectada en caso de accidente químico, y ha recordado que este sistema ya existe en otros países .

De hecho, la Asociación Empresarial Qiímica de Tarragona confirma que se ha convocado para los próximos días "y de manera urgente" reuniones con todos los agentes implicados del territorio a fin de trabajar conjuntamente, y coordinar posibles acciones y mejoras a implementar como sector. Entre estos agentes se incluyen los ayuntamientos del entorno (provincia de Tarragona), los sindicatos, las entidades vecinales, así como plataformas ecologistas. La AEQT también confirmó que está organizando una reunión urgente con el Govern de la Generalitat de Catalunya.

En relación a las dudas generadas por los protocolos de actuación para la protección de la población, la AEQT explica: "hemos iniciado un proceso de análisis interno de la situación para identificar posibles medidas de mejora y al mismo tiempo, intensificaremos la colaboración con las administraciones para trabajar en la revisión de los protocolos existentes".

Más duro en el análisis fue el Colectivo de abogados Ronda. Jaume Cortés, abogado experto en toxicología laboral y ambiental, que considera que las autoridades primaron el interés por no alertar la población frente a la obligada sumisión a primeros de precaución:"el gravísimo accidente de ayer al atardecer a las instalaciones de la empresa IQOXE provocó la combustión de grandes cantidades de esta sustancia química, extremadamente inflamable y volátil. Combustión que no tendría que comportar la emisión de gases tóxicos ni, por lo tanto, suponer un riesgo generalizado para la población de las localidades circundantes. Aun así, difícilmente podemos aceptar que esta ausencia de riesgo se pueda certificar de forma tan rápida, descartando la concurrencia otros escenarios de riesgo derivados de la afectación sobre las reservas de óxido de etileno presentes a la planta de IQOXE, hasta el punto de descartar la necesidad de confinamiento preventivo de la población cuando todavía no habían transcurrido dos horas desde el accidente".