Reestructuración para la división de robótica de Kuka

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Empresas
Visualizaciones del artículo Leído  647  veces
Tags del artículo

La compañía está reorganizando el negocio de soluciones robóticas automatizadas, celdas y máquinas especiales en Alemania. No se han anunciado ajustes para el resto de localizaciones a nivel mundial.

Reestructuración para la división de robótica de Kuka

Kuka ordena la casa. Tal y como anunció en septiembre 2019, la compañía ha iniciado la reestructuración de su división de robótica para consolidar un modelo de negocio sostenible en esta área. De los 735 empleados de esta unidad, se prevee la reducción de 165 puestos en la sede de Augsburgo (Baviera, Alemania) y 90 en Obernburg (también Baviera, Alemania). "El objetivo es que la subdivisión opere con una estructura más simple, mejorando su rendimiento, haciéndola más competitiva y las operaciones diarias más eficientes", comenta la compañía en un comunicado. Los detalles se resolverán en los próximos meses en estrecha coordinación con los representantes de los empleados, aclaran. El desarrollo económico en esta subdivisión ya ha sido tenso durante algunos años, y ahora se ve agravado por la actual incertidumbre económica, explican.

“La subdivisión, con sus ubicaciones en Obernburg y Augsburg, es y sigue siendo una parte importante de la estrategia de robótica. La experiencia se concentrará más localmente, y Obernburg se desarrollará aún más para convertirse en un centro de excelencia para las células estándar", explicó Klaus König, presidente del Consejo de Administración de KUKA Robotics. “Junto con los representantes de los empleados, estamos trabajando para que los recortes de empleo sean justos para los afectados. Sabemos que esta es una situación difícil y, por lo tanto, deseamos completar las negociaciones de la manera más rápida y diligente posible. Estamos convencidos de que la reestructuración es el curso correcto para permitir que la unidad funcione de manera rentable en el futuro y hacer una contribución a largo plazo al éxito de Kuka".

En 2016 el productor chino de electrodomésticos Midea se ha hizo con el 94,5% de las acciones del fabricante alemán de robots industriales Kuka. En su momento, se trató de una operación controvertida en Alemania por motivos políticos y por el temor a que la empresa asiática llevase a cabo la operaciónpara hacerse con los conocimientos tecnológicos de Kuka para trasladarlos a China, donde una adquisición similar sería imposible para una empresa extranjera ya que China exige a los inversores extranjeros que quieran entrar en una empresa crear sociedades de riesgo compartido con un socio chino.