Machine visión y machine learning para cultivar viñedos

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Empresas
Visualizaciones del artículo Leído  695  veces
Tags del artículo

En la actualidad, España cuenta con 969.000 hectáreas de viñedo cosechado, lo que supone el 13% del terreno mundial pero está lejos de ser el país más productivo

Machine visión y machine learning para cultivar viñedos

Terraview, ha anunciado su llegada al mercado español, “con el objetivo de promover un cambio a través de su capacidad tecnológica que revolucionará el sector vitivinícola local”. La start-up está especializada en el procesamiento de imágenes en viñedos a través de una plataforma de software propia que combina la potencia del procesamiento avanzado de imagen, aprendizaje automatizado (machine learning) y realidad aumentada. Cuenta con inversores consolidados a nivel global.

En la actualidad, España cuenta con 969.000 hectáreas de viñedo cosechado, lo que supone el 13% del terreno mundial destinado a este tipo de cultivo, y que le convierten en el país con más superficie dedicada. A pesar de ello, España está lejos de ser el país más productivo –el pasado año se recolectaron 6 millones de toneladas de uva–, por detrás de países sin tradición vinícola como China, donde la cosecha alcanzó los 11,7 millones de toneladas de uva. Además, una gestión ineficiente de los viñedos provoca importantes pérdidas económicas. Terraview cifra en 32.000 millones de dólares anuales las pérdidas globales provocadas por un manejo inapropiado de la hidratación y por las enfermedades y en 15.000 millones de dólares anuales las que ocasionan errores en el pronóstico del tiempo.

Terraview captura imágenes de alta calidad a través de un conjunto de drones que sobrevuelan la plantación, y los datos recogidos son procesados por su plataforma, que se basa en inteligencia artificial, machine learning y realidad aumentada. La compañía ha desarrollado un algoritmo propio con el que procesa las imágenes proporcionando un escaneado completo y detallado del viñedo, a través del cual el viticultor puede tener información sobre el nivel de hidratación del suelo o cuál es el momento adecuado para la poda, así como detectar de forma temprana posibles plagas y anticiparse a otras futuras. Además, permite tener una previsión meteorológica precisa y detallada y un análisis aéreo e informe de cobertura de dosel.

Permite al viticultor, gracias a la realidad aumentada, realizar la poda como si de verdad entrase en el viñedo al identificar las localizaciones exactas sin margen de error; detectar antes de tiempo las infecciones bacterianas y de hongos, e incluso, identificar variaciones hídricas en el suelo, mediante el uso de uno de los sensores más avanzados del mundo, mejorando la productividad y la calidad del cultivo.

En palabras de Srivastava, “Queremos aportar inteligencia respaldada por datos al mundo del vino, ya que ha sido durante mucho tiempo una gran tradición de la civilización y estamos enfocados en asegurarnos de que los viñedos de todo el mundo estén preparados para el futuro. Creemos que ha llegado el momento de cambiar y estamos totalmente comprometidos a trabajar con los viticultores para ayudarles a lograr este cambio”.