3 preguntas que los fabricantes deben abordar para el éxito de la transformación digital

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Opinion
Visualizaciones del artículo Leído  931  veces

José Velázquez, director general Infor Iberia invita a reflexionar sobre tres cuestiones claves antes de afrontar un proceso de digitalización ¿Están las empresas industriales preparadas para la evolución 4.0?

3 preguntas que los fabricantes deben abordar para el éxito de la transformación digital

Las principales empresas manufactureras de hoy en día son expertas en los cambios. Tienen que serlo para sobrevivir. La innovación, la modernización y el continuo perfeccionamiento de los procesos operativos son factores que impulsan el complejo panorama de la fabricación en el mercado actual. No importa si una organización fabrica piezas de automoción, maquinaria industrial o ventanas y puertas, tiene que estar al tanto de las tendencias y los retos y adaptarse. Las nuevas estrategias y acciones deben sincronizarse, así como alinearse con las expectativas de los clientes y superarlas. No es una tarea fácil y muchas organizaciones luchan por encontrar su punto de partida para la transformación digital.

Mientras trabajan hacia la transformación digital, los fabricantes deben dar un paso atrás y hacerse tres preguntas antes de iniciar un viaje potencialmente complicado.

#1. ¿Estamos preparados desde el punto de vista organizativo para un cambio significativo?

Las organizaciones son tan buenas como lo son sus personas, y los fabricantes deben analizar detenidamente si cuentan con las personas y la cultura adecuadas para apoyar una forma diferente de hacer las cosas. Son las personas las que se encargarán de implementar el cambio, y deben estar preparadas, comprometidas y a bordo de cualquier tipo de plan de transformación.

La cultura de una organización puede hacer o deshacer un proyecto de transformación digital y la "gestión del cambio organizativo" es uno de los componentes clave de dicho proyecto. Las organizaciones deben aspirar a una cultura inclusiva en la que las personas se sientan partícipes del éxito futuro de la empresa.

Para lograrlo, los equipos de dirección deben fomentar una cultura de apertura que ayude a los empleados a dar un paso adelante con sus ideas. Todo cambio, y toda transformación, comienza con una idea, por lo que es importante que los empleados se sientan capacitados para exponer sus ideas.

#2. ¿Qué esperamos conseguir y cuál es el resultado?

Llevar a cabo proyectos de transformación digital con éxito es difícil, y si una organización no entiende el destino, las posibilidades de éxito son mínimas. Las organizaciones deben invertir tiempo y esfuerzo por adelantado para entender exactamente lo que quieren conseguir con su transformación digital. Hágase las siguientes preguntas: ¿Qué necesitamos cambiar? ¿Por qué necesitamos el cambio? ¿Cuál es el impacto previsto?

No importa cuántas ideas tenga una organización, éstas caerán en una de estas cuatro categorías: alineación con el cliente, productividad de los empleados, visibilidad de la cadena de suministro o eficiencia operativa.

La cultura de una organización puede hacer o deshacer un proyecto de transformación digital y la 'gestión del cambio organizativo' es uno de los componentes clave de dicho proyecto

Clientes. Las organizaciones deben preguntarse si están transformando su forma de conectar y relacionarse con los clientes, y si quieren ofrecer un nuevo producto, aumentar su nivel de servicio o utilizar los datos para crear una nueva fuente de ingresos.

Empleados. Las organizaciones deben preguntarse si están proporcionando capacidades que ayuden a involucrar a la fuerza de trabajo y cómo las soluciones digitales ayudarán a mejorar la productividad de la fuerza de trabajo, potenciar la toma de decisiones y eliminar los cuellos de botella en los procesos.

Cadenas de suministro. Las organizaciones deben examinar si están simplificando las complejas cadenas de suministro y aumentando la visibilidad para anticiparse a los problemas y tomar medidas para resolverlos de forma proactiva.
• Operaciones. Al examinar la eficiencia operativa, las empresas se beneficiarán de preguntarse si pueden racionalizar su forma de operar como negocio y si están utilizando la tecnología para aportar eficiencia a sus procesos, para predecir los problemas y prescribir la siguiente mejor acción.

#3. ¿Nuestro entorno de sistemas es digitalmente compatible y está preparado?

Antes de iniciar un proyecto de transformación digital, los sistemas de una organización deben ser compatibles con la tecnología digital y altamente flexibles. Lo ideal es que la organización cuente con un ecosistema de sistemas en el que las personas puedan acceder a su trabajo, sus datos y sus procesos sin barreras, en cualquier momento y desde cualquier lugar. A menudo, disponer de sus soluciones en la nube es la mejor manera de avanzar.

Además, las organizaciones se beneficiarán de las soluciones creadas para su industria específica con las capacidades específicas del sector incorporadas. Las aplicaciones excesivamente modificadas impedirán con toda seguridad las actualizaciones y la modernización, introducirán riesgos y dificultarán la adopción de soluciones digitales avanzadas.

Lo ideal sería que los sistemas y aplicaciones de extremo a extremo de la organización se ejecutaran en una plataforma digital común que ofreciera capacidades modernas integradas, como el Internet de las cosas (IoT), la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático (ML), el big data, la movilidad y el análisis predictivo.

La estrategia de TI de una organización debe respaldar el concepto de hiperconectividad, no solo conectando las aplicaciones y la capacidad digital, sino conectando todo: sus personas, aplicaciones, dispositivos, datos, clientes y proveedores.

Descargas