Digitalización y localización: así será la supply chain post COVID-19

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Opinion
Visualizaciones del artículo Leído  412  veces

Juan Jose Colás de Lantek ahonda en la evolución de la cadena de suministro de la industria del metal hacia un modelo descentralizado, local y digital. Una reflexión extrapolable al resto de sectores industriales

Digitalización y localización: así será la supply chain post COVID-19

Una tribuna de Juan Jose Colás, director comercial y marketing de Lantek

Hablar de la importancia de la digitalización de las cadenas de suministro no es algo nuevo, pero hizo falta que allá por el mes de marzo se proclamara el Estado de Alarma y comenzara el confinamiento, para que se pusiera en valor de nuevo la importancia de apostar por los habilitadores de la Industria 4.0 para que la realidad de la digital factory o smart factory cobre un impulso renovado.

Apenas unos meses después de que se levantara el confinamiento y la nueva normalidad se instalara en nuestras vidas, nos encontramos de nuevo con la necesidad de abordar el asunto con el objeto de garantizar su resiliencia, no ya ante una pandemia, si no con un enfoque más holístico.

El impacto de la COVID-19 en las cadenas de suministro ha puesto de relieve que la diversificación es clave. Las restricciones sanitarias cerraron la fábrica del mundo desajustando la relación entre la oferta y la demanda de ciertos productos, dejando patente la necesidad de operar de manera flexible para compensar grandes fluctuaciones. La internacionalización aporta perspectiva global y facilita la toma de mejores decisiones a nivel local. Esto nos llevó a sacar la conclusión de que en ciertos sectores, como el de la industria del metal, era en los mercados regionales donde había que fortalecer las cadenas de suministro y estar cerca de los clientes era más necesario que nunca.

Un análisis de McKinsey, titulado The Restart, sobre la vuelta a la normalidad fija como punto de partida mapear producto por producto el comportamiento del consumo desde el país, bajando hasta cada región y cada cliente y así poder priorizar oportunidades de recuperación en mercados locales.

Otro informe de Accenture (Impulsando la resiliencia en la cadena de suministro: cómo actuar hoy y qué hacer mañana ante el COVID-19) señala que, para mejorar la capacidad de respuesta y la resiliencia de las cadenas de suministro en tiempos de coronavirus, hay que protegerlas y reforzarlas frente a posibles alteraciones futuras a través de la digitalización. Sin duda, tecnologías como el sensorizado de máquinas y plantas, el Internet de las Cosas (IoT), el alojamiento Cloud, la Inteligencia Artificial, y su versión más profunda, el Machine Learning, y la Analítica de Datos, dan respuesta a diferentes desafíos. Los modelos de fabricación inteligente sirven y servirán para sortear de la mejor manera futuras disrupciones.

La implementación de softwares de última generación hábiles para la gestión en remoto, la automatización de procesos y la visibilidad en tiempo real de la fábrica, serán clave para hacer frente a shocks de oferta/demanda provocados por acontecimientos inesperados como la COVID-19.

La digitalización nos da la posibilidad de monitorizar lo que acontece en la planta, desde que llega un pedido, el diseño, la fabricación, el almacén y su distribución. Tener monitorizada cada fase es fundamental para evitar problemas de stock, gestionar eficientemente la utilización del material y el reparto de la carga de trabajo.

En la industria de la chapa y el metal esto es posible gracias a la visión integrada de softwares de CAD/CAM, Manufacturing Execution System (MES) y ERP en su versión avanzada, en la que se trabaja para la puesta en práctica de esos habilitadores que mencionábamos y poder sacar mayor partido a nuestras plantas.

A través de plataformas de gestión, integradas y adaptadas a un sector tan específico como es el del corte de chapa, tubos y perfiles es posible hacer realidad este nuevo paradigma que vislumbra la Industria 4.0.

Así, existen ya en el mercado tecnologías que aglutinan bajo una plataforma diferentes aplicaciones como por ejemplo, una que pone a disposición del usuario un sistema de presupuestación de piezas; otra que permite controlar el inventario; otra que posibilite herramientas que faciliten la visualización y análisis de datos para mostrar el estado actual y disponibilidad de las máquinas y cargas de trabajo; y soluciones analíticas que permiten cruzar datos y convertirlos en información útil para la toma de decisiones. Estás aplicaciones hacen posible que, desde cualquier dispositivo en remoto se pueda trabajar con la flexibilidad y agilidad que ayer, hoy y mañana nos demandará el mercado.

Estas son las fórmulas para afrontar los desafíos y fortalecernos ante momentos de incertidumbre. Lo que no cambiará en las cadenas de suministro tras el impacto de la COVID-19 es la reflexión que venimos haciendo desde hace tiempo: para competir es clave implementar estrategias de digitalización que den soluciones reales y llevadas a la práctica.

Más información