Cloud Manufacturing: ocho ventajas de llevar tu fábrica a la nube

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Opinion
Visualizaciones del artículo Leído  942  veces

¿Está el cloud preparado para las necesidades de la industria? Según Javier Román de Lantek, sí, y la industria del metal es un sector idóneo para dar el salto hacia un sistema híbrido.

Cloud Manufacturing: ocho ventajas de llevar tu fábrica a la nube

Una tribuna de Javier Román, Product Manager de Lantek

La fabricación cloud o cloud manufacturing es el nuevo paradigma de fabricación desarrollado de la mano de las posibilidades que ofrece la conectividad y nube. En consecuencia, cada vez son más las empresas que ofrecen su software de ERP, CRM o MES asociado a Cloud Manufacturing.

De acuerdo con un informe de la consultora Gartner, este año los servicios relacionados con la nube crecerán un 17% a nivel mundial, hasta los 266.400 millones de dólares, siendo el Software as a Service (SaaS) el que mayor volumen de negocio moverá, alcanzado los 116.000 millones. Asimismo, las previsiones apuntan que, en 2022, está previsto que Cloud aumente un 33%, hasta los 354.600 millones de dólares.

¿Cómo funciona Cloud Computing?

De un lado nos encontramos con una interfaz del usuario o frontend y, de otro, el backend, que es el servicio en sí mismo en la nube (almacenamiento, servidores, programas, aplicaciones). Ambas se conectan entre sí a través de internet a un servidor central que va suministrando los servicios a partir de nodos, de tal manera que, si es necesaria mayor capacidad, se van abriendo nuevos espacios. Y todo ello es fácilmente integrable con el resto de los programas y procesos de la planta. Por eso, es un error pensar que la nube solo atañe a las grandes corporaciones. Con esta tecnología las pymes pueden operar de igual a igual, con independencia de su tamaño. Cloud Manufacturing es la nueva palanca para ganar competitividad con una fábrica inteligente capaz de ofrecer soluciones personalizadas durante todo el ciclo de vida del proceso de fabricación.

Ventajas de cloud manufacturing en el mundo del metal

Si nos fijamos en el mundo de la industria del metal, la transformación digital está permitiendo entornos cada vez más deslocalizados. Además de los dispositivos móviles y las herramientas de software que interconectan máquinas y procesos y capturan datos, almacenar toda esta información que generan las fábricas en la nube nos brinda la posibilidad de sacar mayor partido a toda esa información de una manera más ágil y eficaz.

Las ventajas del cloud computing son enormes, y conforme vaya avanzando la implantación de los habilitadores asociados a la Industria 4.0 (Inteligencia Artificial, Machine Learning, Big Data, Internet of Things, Blockchain), surgirán todavía más oportunidades para beneficiarnos de ello.

Visto la anterior, nos podemos preguntar si es posible tener todo el software de un proceso de fabricación en la nube. La respuesta es sí, pero la mejor solución pasa por tener un sistema híbrido, donde hay un programa local en planta con baja latencia y con una cierta inteligencia, capaz de funcionar durante un tiempo autónomo sin Cloud. Es lo que llamamos Edge or Fog Computing. De tal manera que las empresas pueden tener sus programas, aplicaciones y datos en un entorno in house o externo, en la nube.

Para algunos fabricantes la idea de "desconectar" les hace sentir incómodos pues se plantean que si todos los miembros de la organización pueden acceder a los datos desde cualquier lugar, algunos ojos no deseados podrían estar accediendo a información sensible. Además, temen que procesos críticos se queden parados. Sin embargo, con las medidas adecuadas, Cloud es tanto o más seguro que un servidor local y garantiza una continuidad de los procesos.

En definitiva, Cloud Manufacturing es una nueva forma de trabajar en un entorno digital y colaborativo, los departamentos de IT y OT se unen para ser competitivos en la Industria 4.0, que democratiza el acceso al hardware y software de última generación. Veamos a continuación las ventajas de incorporar Cloud Manufacturing a nuestra planta:

1. Menos costes. Trabajar en la nube reduce de forma sustancial el coste en hardware y software al no ser necesarias inversiones en infraestructuras de IT, algo de por sí costoso, no solo por la propia tecnología, sino por los recursos asociados a las instalaciones, al mantenimiento, energía o personal técnico, por no mencionar problemas derivados de interrupciones y paros de actividad. Servidores y licencias están en Cloud bajo un modelo de suscripción, donde se alquila en función del uso.

2. Escalabilidad. Ese pago por uso es idóneo para empresas con demandas de ancho de banda crecientes o fluctuantes. Si las necesidades de los clientes aumentan o disminuyen, el sistema es capaz de escalar la capacidad de forma automática. Es decir, Cloud es flexible y se va adaptando a las necesidades de producción, lo que ahonda en la reducción de costes al pagar únicamente por lo que se necesita.

3. Datos. Todos los datos se envían a Cloud, donde se procesan y almacenan. Este almacenamiento no es precisamente el gasto más elevado de los servicios basados en la nube, sino que el coste se deriva de todas las aplicaciones que hay y se están desarrollando alrededor de esta tecnología y con las que se podrá sacar mayor partido a los datos de la planta, así como usar técnicas de Machine Learning para, entre otros, anticipar picos de demanda, prevenir retrasos en la producción, redistribuir carga de trabajo o evitar problemas con el stock, etc. Todo ello no solo incide nuevamente en la reducción de costes, sino en una sustancial mejora de los tiempos de respuesta.

4. Actualizaciones automáticas. Uno de los problemas de las brechas de seguridad, es que los ataques van dirigidos, no a una empresa, sino a equipos que, si no están debidamente actualizados, terminan siendo vulnerables aumentando la probabilidad de sufrir ataques. Con Cloud, esta debilidad desaparece porque, por un lado, los servidores están fuera de las instalaciones de la fábrica y, por otro, el sistema siempre opera con la última versión de software.

5. No obsolescencia. Esa actualización de los programas es extensiva a la infraestructura hardware, por lo que no hay riesgo de obsolescencia.

6. Seguridad. Ahondando en la seguridad, un tema crítico para el usuario, hay que destacar que los datos almacenados en Cloud Manufacturing están encriptados y hay sistemas de back up automáticos que permiten tener copias de seguridad de forma regular. Por otra parte, se pueden acceder a ellos independientemente de lo que suceda con las máquinas.

7. Movilidad. Al ser únicamente necesario disponer de conectividad, se puede trabajar desde cualquier lugar, con independencia del dispositivo desde el que se quiera acceder al sistema. Se deja de estar atado a un espacio físico para trabajar con la información.

8. Mayor colaboración. Ya sea empleado, proveedor o cliente, los datos se comparten. Se puede trabajar con ellos en cualquier momento y desde cualquier lugar, lo que agiliza y hace más eficiente la producción. El flujo de trabajo basado en la Cloud y las aplicaciones para compartir archivos ayudan a realizar actualizaciones en tiempo real y dan una visibilidad completa a los procesos.

Más información