Así está reaccionando la industria americana al impacto del COVID-19

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Opinion
Visualizaciones del artículo Leído  626  veces

A través de su plataforma IIoT para OEMs MachineMetrics recoge datos de funcionamiento en tiempo real de más de mil millones de dispositivos en EE.UU. Su CEO, Bill Bither, muestra cómo ha sido la caída de la producción en la industria americana a consecuencia del COVID19

Así está reaccionando la industria americana al impacto del COVID-19

Un artículo de Bill Bither, CEO de MachineMetrics

La pandemia de COVID-19 está causando que todos se sientan un poco inciertos. Nuestra vida cotidiana se ve afectada y también nuestras empresas. Más que nunca, los empleados buscan orientación y dirección de sus equipos gerenciales en este momento difícil. La gestión cuidadosa de su personal y recursos, y el uso de datos para tomar buenas decisiones es fundamental. Habrá mucho que equilibrar en las próximas semanas: las necesidades del cliente, los desafíos de la cadena de suministro, las consideraciones de personal, pero la clave es tener una estrategia para aprovechar los datos para ayudar en la toma de decisiones.

Desde MachineMetrics, aprovechando nuestro conjunto de datos de máquinas en funcionamiento, estamos monitorizando de cerca el impacto que COVID-19 está teniendo en la fabricación. La utilización de la información en tiempo real de nuestras miles de máquinas conectadas en producción –respetando todos los aspectos relativos a la seguridad que este ejercicio requiere– nos permite tener una visión clara sobre la realidad de la industria

Actualmente MachineMetrics monitoriza datos en vivo de miles de máquinas en los Estados Unidos, cubriendo todas las geografías, tamaños de empresas y las principales industrias. Tenemos en nuestros sistemas más de mil millones de piezas, una muestra representativa del estado en tiempo real de la fabricación en los EE.UU. De hecho, regularmente lideramos indicadores como la utilización de la capacidad y la producción industrial en el país. Creemos que nuestros datos pueden ser especialmente útiles en momentos como éstos, cuando los indicadores económicos mensuales pueden ser lentos o inexactos debido a la falta de informes de las empresas incluidas en la muestra.

Seguimiento de la situación

Por ejemplo, el informe de la semana 3 de la pandemia (del 16 al 22 de marzo) se vio una caída continua en la utilización de la máquina de nuestros clientes llegando a niveles por debajo de los habituales en 2019. Vimos que la industria automotriz sufrió un golpe particular cuando los principales fabricantes de equipos originales cerraron sus fábricas esa semana. A partir del 21 de marzo, la utilización promedio de la máquina cayó al 26,3%, una caída de 2,2 puntos desde el 28,5% de la semana anterior. Esto es significativo, pero aún está por encima de los niveles de productividad el otoño pasado. La mayoría de las fábricas todavía están produciendo.

Figura 1. Comparativa de la producción en EE.UU. 2018, 2019 y 2020

Figura 2. Una vista de las últimas 3 semanas muestra la caída con mayor detalle. El 10 de marzo tuvo una producción máxima del 29,2%, pero a partir de ahí todo fue descenso.

Al segmentar los datos por industria, la industria automotriz, que generalmente tiene el mejor desempeño, se ha reducido al número 4, dejando al sector aeroespacial como el de mejor desempeño en la utilización de máquinas. Esto se correlaciona con los cierres de plantas que se han ideo publicando. Algunas industrias como dispositivos médicos y aeroespacial y defensa han visto un ligero aumento en la utilización en estos últimos días. Muchos de nuestros clientes nos comentan que no han disminuido las órdenes y siguen en funcionamiento. Dado nuestro conjunto de datos, podemos concluir que el automóvil es actualmente el principal impulsor de la disminución de la productividad hasta el momento, pero si otras industrias hacen lo mismo, tendremos un largo camino por recorrer.

Figura 3. Datos por industria

El impacto del COVID-19 en la economía

Es innegable que el impacto del virus impregnará numerosas áreas de fabricación. MachineMetrics organizó un panel de discusión virtual reciente con Steve Kline, director de datos de Gardner Intelligence, Bill Berrien, CEO de Pindel Precision, Vicente Martínez, líder de proyecto de Rassini Brakes y yo sobre los impactos a corto y largo plazo del coronavirus. Estas fueron algunas de nuestras conclusiones clave:

Actualmente, ha habido pocos ajustes de producción y capacidad. Los mayores cambios han sido en la dotación de personal, presupuestos y planes de contingencia: la necesidad de tener y administrar el flujo de efectivo, especialmente para aquellos fuera de la industria médica, nunca ha sido tan importante.

Para aumentar las posibilidades de gestionar y sobrevivir adecuadamente a una interrupción de esta magnitud, se requiere una evaluación de riesgos, buscando puntos de fallos de la producción junto con un programa de mejora continua de manera inmediata. Esta crisis, por ejemplo, acelerará la reorganización de la cadena de suministro a medida que las personas sean conscientes de los riesgos.

Las inversiones en automatización, Industria 4.0, fabricación virtual, monitorización de máquinas, fabricación aditiva están dando sus frutos. Las plantas se dan cuenta ahora de su verdadera capacidad de máquina subutilizada y la necesidad de hacer que las personas sean más productivas con el equipo que tienen. Esta crisis es un buen momento para que cualquier fabricante analice lo que está haciendo cuando se trata de recopilar y analizar datos. Es un buen momento para reflexionar sin urgencia cuando las tiendas están en plena producción nuevamente. Tómese el tiempo para hacer un poco de meditación industrial.

Necesitamos mejorar la fuerza laboral y las habilidades de nuestros profesionales. Los ingresos por empleado pueden ser una medida que ayude a determinar el correcto margen de beneficio. ¿Cuánto puede obtener una tienda a través de cada empleado? ¿Cómo organizo mi negocio para aprovechar al máximo a mis empleados?

Necesitamos movernos hacia la acción de manera urgente. Por ejemplo, las las órdenes de producción de emergencia tienen prioridad. Con cada pedido de compra, se envía un mensaje a los gerentes de abastecimiento de que los trabajos con entregas dentro de dos semanas deben ser priorizados, y se los alienta a comunicarse con grupos de la industria para externalizar ese trabajo y obtener ayuda.

Más información