Las claves del RD que inyectará liquidez a la industria

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Opinion
Visualizaciones del artículo Leído  614  veces
Tags del artículo

¿Cómo se pueden beneficias las empresas de las medidas económicas anunciadas por el Gobierno esta misma semana? Un resumen de las medidas pensadas para la industria y aquellos vacíos que no incluye el Real Decreto.

Las claves del RD que inyectará liquidez a la industria

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-ley de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. Se ha decidido movilizar cerca del 20% del PIB, 200.000 millones de euros (combinando inversión pública y privada) con medidas para proteger y apoyar a familias, trabajadores, autónomos y empresas.

Qué ofrece concretamente el RD a la industria

Tal y como anunció el presidente Sánchez, el tercer bloque de medidas del Real Decreto permite asegurar la liquidez de las empresas para que puedan mantenerse operativas con el objetivo de que un problema de liquidez no se convierta en un problema de solvencia.

- Se ha aprobado la creación de una línea de avales y garantías públicas por un valor de hasta 100.000 millones de euros. Esto va a permitir movilizar entre 150.000 y 200.000 millones de euros. El Estado será el garante de las operaciones.

- Además, se aprueban líneas de avales adicionales de 2.000 millones de euros para las empresas exportadoras con mecanismos ágiles, favoreciendo especialmente a las pequeñas y medianas empresas.

- Por otro lado, las Administraciones Públicas van a ayudar a sus empresas contratistas para mitigar las consecuencias del COVID-19 en los contratos del sector público. Se va a establecer un régimen específico de suspensión de contratos públicos, con ampliación de plazos y compensación de salarios, con el fin de evitar la resolución de los contratos y la consecuente pérdida de empleo.

- Para apoyar el sistema productivo y empresarial, el Gobierno también reforma la normativa sobre inversiones exteriores, para impedir que empresas de países de fuera de la Unión Europea puedan hacerse con el control de entidades españolas en sectores estratégicos, aprovechando la caída coyuntural del valor de sus acciones en esta situación de crisis económica.

Directamente ligado con el consumo y vitalidad del mercado interior, el segundo bloque de medidas del Real Decreto refuerza la protección al empleo para evitar que una crisis temporal como la actual tenga un impacto negativo permanente sobre el mercado de trabajo. Para ello el Gobierno ha acordado que:

- Los trabajadores asalariados puedan adaptar o reducir su jornada de trabajo, incluso hasta un 100%, para hacer frente a las necesidades de conciliación y cuidado derivadas de esta crisis.

- Se establece el teletrabajo como medida de flexibilidad principal, cuando las circunstancias lo permitan.

- Se promoverán los ajustes temporales de plantilla a través de la flexibilización de los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo. Los ERTES causados por la crisis del Coronavirus serán considerados de fuerza mayor y los trabajadores tendrán derecho a la prestación contributiva por desempleo, aunque no cumplan el requisito de cotización previa exigido. El cobro de esa prestación no les computará a efectos del cobro posterior de la prestación por desempleo.

- En caso de ERTEs, se exonerará al empresario de la aportación empresarial de las cuotas de la Seguridad Social.

- Para el colectivo de autónomos se flexibilizar el acceso al cese de actividad para que puedan cobrar con rapidez una prestación en caso de dificultad económica.

En relación a cómo se concreta la implementación de cada una de las medidas, el Gobierno aún no ha dado detalles. Desde InfoPLC++ estaremos atentos a ampliar información sobre ello.

Qué piensan los empresarios de la medida: lo que falta para evitar la caída

Desde CEOE y CEPYME creen que éstas medidas serán útiles para que el flujo crediticio pueda seguir llegando hasta las empresas y espera que ayuden a preservar al mismo tiempo el empleo, aunque están a la espera de marco de concreción de las mismas: "vemos positivo que se haya desplegado esta importante batería de medidas económicas, especialmente avales públicos, a la espera de que se concreten los detalles referidos a los porcentajes y las garantías y confiando en que estén en la línea de los anunciados en países como Alemania e Italia", dicen los empresarios en un comunicado.

Pese a que también manifiestan su apoyo, desde el Consejo de Economistas, demandan aún más contundencia en las medidas: exonerar de la Seguridad Social a empresas que mantienen actividad y empleo pese al Covid-19: "aquellos autónomos que por su tipo de trabajo puedan seguir desarrollando*su actividad deberían ser exonerados del pago de la cuota de autónomos durante el tiempo que dure el estado de alarma. De no hacerlo así, consideran que se estaría "priorizando o dando mayores ventajas al cese de actividad y la suspensión de los contratos de trabajo frente a aquellas empresas que, por tipología, pueden seguir prestando sus servicios, agravándose la situación económica". A fecha de hoy, el Gobierno no se ha manifestado a favor de la medida.

En materia de fiscalidad, ven una "buena medida" aplazar hasta 30.000 euros los pagos tributarios, pero avisan de un problema en la elaboración con información fiable de dichas autoliquidaciones: "los plazos de los procedimientos tributarios no se consideran ampliados con carácter general, y pide que las administraciones tributarias se abstengan de notificar inicio de procedimientos, requerimientos o solicitudes de información en esta situación, máxime cuando, al menos la AEAT, se ha blindado para que no corran plazos de duración de procedimientos, prescripción o caducidad".

En relación a las medidas en el ámbito concursal, siguiendo lo establecido en Alemania, de forma que no haya obligación de declarar concurso de acreedores en dos meses tras la finalización del Estado de alarma, así como la extensión de la moratoria en caso de haber solicitado preconcurso de acreedores, acuerdo de refinanciación o extrajudicial de pagos. Asimismo, no ven adecuado el tratamiento que se ha dado a que las pymes exportadoras que se encuentren en preconcurso o concurso de acreedores, ya que no podrán beneficiarse de líneas de crédito. "Esta excepción estigmatiza indebidamente a las empresas en concurso de acreedores e incluso en situación preconcursal", critican los economistas.

Foment tampoco ha recibido con demasiado entusiasmo las medidas. Josep Sánchez LLibre, su presidente, ha solicitado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el aplazamiento por tres meses de las declaraciones y autoliquidaciones tributarias que no se ven afectadas por las suspensión de plazos regulados en el Real Decreto-ley 8/2020: "muy poco o ningún protagonismo se ha atribuido dentro de la política económica de emergencia, desarrollada por el Gobierno, a la política fiscal y tributaria", declara. Se refiere, por ejemplo a la “extravagancia de tener que pagar IRPF e IS del ejercicio de 2019, cuando el ejercicio de 2020 habrá, en muchos casos, bases imponibles negativas a compensar en el ejercicio de 2021 y siguientes. Cuando en una situación excepcional como ésta debería -probablemente- actuarse a la inversa”.

Asimismo, La patronal reclamó nuevas medidas “excepcionales y de supervivencia” entre las que destaca la suspensión de cuotas y cotizaciones para los autónomos, la moratoria del pago de impuestos para el sector del comercio afectado por el cierre o la radical reducción de ingresos, y la consideración de pymes para las empresas de menos de 250 trabajadores y, sobre todo, que el acceso a la liquidez sea en el corto plazo para dar oxígeno a la cadena de pagos.

¿Y los próximos meses?

La agencia de calificación crediticia S&P Global ha anticipado una recesión global en 2020 como consecuencia de la crisis del coronavirus Covid-19, que ha generado un incremento en la volatilidad de los mercados financieros y ha aumentado el "estrés de crédito", según ha informado la firma este martes en un comunicado.

or áreas geográficas, Estados Unidos registrará un crecimiento plano de su economía durante este año, mientras que si el impacto del virus es peor de lo esperado, su PIB podría llegar a contraerse un 0,5%.

En lo que respecta a la eurozona, su PIB descenderá entre cinco décimas y un punto porcentual completo durante 2020. S&P considera que los datos económicos del primer trimestre estarán afectados hasta cierto punto, pero el impacto significativo tendrá lugar entre abril y junio.

China, la segunda mayor economía del mundo, registrará un alza del 3,2% en su PIB, aunque si el impacto es peor de lo esperado podría llegar a crecer tan solo un 2,7%.