infoPLC ++ / Opinion / ¿Descrédito y degradación del conocimiento?

¿Descrédito y degradación del conocimiento?


El homenaje a la trayectoria del ingeniero Albert Corominas dejó una reflexión inquietante: son muchas las vías para desacreditar el conocimiento en la sociedad actual y la universidad no está haciendo nada para evitarlo.

¿Descrédito y degradación del conocimiento?

Hace unos días se celebró en la Escuela de Ingenieros Industriales un homenaje a Albert Corominas, recientemente jubilado después de una larga historia de catedrático y de ostentar un buen número de cargos académicos.

En el homenaje, Corominas tuvo una muy interesante intervención sobre el descrédito del conocimiento en la sociedad actual y también en el mundo universitario, cosa muy paradójica si se tiene en cuenta que, en principio, universidad y conocimiento son inseparables. Conocer implica tener la capacidad de reconocer las conexiones de los saberes. El conocimiento ha sido a lo largo de la historia el objetivo de todos los movimientos progresistas.

Son muchas las vías para desacreditar el conocimiento en nuestra sociedad, dijo el catedrático que pasó a enumerar las más importantes: la fragmentación del conocimiento (cursos por semestres y en ocasiones para plazos de tiempo inferiores), desvirtuar la evaluación y total descrédito de los exámenes, la innovación como objetivo no solo en los métodos de enseñanza sino también en los contenidos, desprestigio del profesorado (endogámico, rígido, poco innovador), etc.

A todo ello hay que añadir las continuas referencias de unos y otros a que los conocimientos que se imparten no se adecuan a las necesidades de la sociedad actual, Además todo el conocimiento está en la red y en un futuro próximo la inteligencia artificial lo resolverá todo (para qué aprender idiomas, por ejemplo). Desde esta perspectiva, Corominas se preguntaba entonces quién generará nuevos conocimientos o actualizar los existentes.

Todos hemos leído y oído más de una vez en boca de supuestos expertos en el futuro próximo que adquirir conocimientos será de poca utilidad si el 65% (algunos afirman el 85%) de los trabajos del 2030 todavía no existen. Ante este panorama, el catedrático concluye que lo que ocurre es que la sociedad capitalista moderna no tiene ningún interés en una sociedad instruida porque es peligrosa y demasiado cara.

Una reflexión contundente e interesante a la que desde InfoPLC++ daremos seguimiento.