¿Fabricar o comprar? Cómo acelerar el proceso de aprendizaje del IIoT

Fecha de publicación
Cateogría del artículo HMS Industrial Networks
Visualizaciones del artículo Leído  529  veces
Tags del artículo

 ¿Cuál es la mejor forma de impulsar la digitalización? HMS Industrial Networks nos muestra los pros y contras de acometer la digitalización de máquinas por uno mismo o comprar soluciones y conocimientos

¿Fabricar o comprar? Cómo acelerar el proceso de aprendizaje del IIoT

La digitalización no se implementa de un día para otro, sino que es un proceso formado por varios pasos y niveles a los que es necesario llegar para seguir avanzando. Los responsables de digitalización se ven inmersos en varios procesos de aprendizaje para obtener los conocimientos básicos necesarios, y eso no solo afecta a cuestiones técnicas, sino también a las estructuras organizativas, a cuestiones de seguridad, a las expectativas de los clientes y mucho más.

El aprendizaje requiere procesos repetitivos, por lo que hace falta tiempo, y a menudo solo se avanza a base de errores, lo que no solo implica gasto de tiempo, sino también de dinero. Por lo tanto, surge la siguiente pregunta: ¿cuál es la mejor forma de impulsar la digitalización paso a paso en las empresas?

La digitalización se suele considerar como un modelo estructurado que se divide en cuatro niveles. El primer nivel se dedica a aumentar la eficiencia del negocio con el objetivo de elevar la productividad. En este nivel se reúnen datos de las instalaciones de fabricación para controlar mejor el proceso productivo, aumentar la flexibilidad y reducir los costes operativos. Actualmente, la mayoría de las empresas se encuentran en este nivel, aunque ya hay algunas que han dado el siguiente paso. Este consiste en implementar nuevos productos y servicios como el pago por uso, la monetización de los datos y los servicios basados en software.

A ello le sigue el nivel de la economía de los resultados con sus modelos de negocio basados en datos. Las empresas pasarán a vender productos y servicios que satisfagan por completo las necesidades individuales de los clientes y que aporten resultados medibles. El cuarto nivel es el de la fábrica inteligente, que se basa en la digitalización total con sistemas autónomos e inteligencia artificial y que, en última instancia, hace posible una producción personalizada y controlada de forma autónoma.

La primera prueba de concepto es decisiva

O eso dice la teoría. Porque, en la práctica, la empresa HMS Industrial Networks, de Karlsruhe, tiene algo que decir. Esta empresa es uno de los proveedores líderes e independientes de soluciones para la comunicación industrial y el internet de las cosas industrial (IIoT), que ha adquirido gran experiencia con proyectos de IIoT en los sectores más diversos. «Por lo que hemos hablado con nuestros numerosos clientes, sabemos que la motivación al comienzo de la digitalización varía mucho, pero para que el proceso sea satisfactorio debe haber compromiso y unas expectativas claramente definidas, por ejemplo en lo que se refiere al retorno de la inversión», explica Thierry Bieber, Industry Segment Manager de Industrial Automation en HMS. Por eso, con la primera prueba de concepto (PDC) conviene centrarse en algunas ganancias rápidas.

Opciones para implementar una solución de IIoT por cuenta propia

En principio, existen cuatro opciones para implementar una solución de IIoT por cuenta propia: por ejemplo, transfiriendo los datos a una plataforma en la nube con hardware económico, implementando controladores con MQTT de código abierto y aprendiendo a usar plataformas de IoT como Microsoft Azure o Amazon Web Services (AWS). Pero ¿qué costes se ahorran después de la implementación y cuánto tiempo y conocimientos hacen falta para crear una primera PDC?

HMS aconseja a sus clientes seguir un procedimiento calculable, por ejemplo, con una pasarela IoT industrial. Se trata de una solución de IIoT integrada; los sensores digitales o analógicos de una máquina pueden «conectarse» sencillamente a una plataforma. A su vez, es posible acceder a los datos del PLC de una máquina, crear alarmas o paneles de visualización en local y recrear todo eso en una cuenta en la nube.

La primera PDC se puede realizar en aproximadamente media jornada, incluso por parte de empleados sin conocimientos avanzados de informática, para mostrar al equipo directivo los resultados de forma clara e inmediata. Los pasos de la estrategia del IIoT se pueden validar o adaptar rápidamente para establecer las bases del siguiente paso. Este podría consistir en implementar la nueva solución de IIoT en clientes piloto propios, por ejemplo, para realizar tareas de mantenimiento en remoto. Y aquí es donde se complican las cosas. Es posible que haya que implementar diversos estándares de comunicación, por ejemplo, si hay que instalar la solución en diferentes mercados para que interactúe con las unidades de control más importantes, las cuales tienen sus propios estándares. Por otro lado, la conexión a la nube puede presentar dificultades, por ejemplo, si además se debe tener en cuenta la tecnología inalámbrica o móvil para la comunicación.

También es en este momento, a más tardar, cuando se plantea la pregunta de si conviene buscar ayuda para la digitalización en lugar de hacerlo todo solos. «Quienes reúnen e implementan por sí mismos diversas tecnologías, software y hardware, tienen todo el control, pero también necesitan mucho tiempo y conocimientos», reflexiona Bieber. «En el último caso mencionado, por ejemplo, nuestras diversas familias Edge ofrecen una solución "llave en mano" con las que los usuarios pueden dirigirse a cualquier mercado. Eso incluye la compatibilidad con los buses de campo convencionales para sincronizar los datos de proceso rápidamente, así como los protocolos de mensajería propios de los PLC para leer los datos de la CPU de los PLC sin cambiar de programas, lo cual es ideal en el caso de instalaciones ya existentes».

Requisitos de seguridad y aceptación de los clientes

El éxito de una solución IIoT de este tipo depende en gran medida de la aceptación de los clientes finales, que deben permitir la conectividad externa y el uso compartido de los datos. Los servicios de acceso remoto son un buen ejemplo de ello.

«La mayoría de los fabricantes de máquinas que recurren a nosotros ya han utilizado esta conectividad de las máquinas para solucionar fallos sin salir de la oficina. Hoy en día, alrededor del 10 % de las máquinas están equipadas con soluciones que suelen basarse en una conectividad de software como Teamviewer o en routers informáticos normales», explica Bieber. No obstante, hay que garantizar la seguridad, y para eso no basta con implementar un túnel VPN o cifrado TLS para las comunicaciones.

Las certificaciones conforme a normas de seguridad como ISO 27001 o IEC 62443 son un aspecto importante a la hora de elegir, reducen considerablemente el tiempo de las auditorías de seguridad y conllevan una mayor aceptación por parte de los clientes. Este es uno de los mayores desafíos para aquellos que se plantean implementar una solución de IIoT por su cuenta y requiere grandes inversiones y adaptaciones organizativas en la empresa.

Con la ayuda de profesionales competentes, estos procesos se llevan a cabo de manera más rápida, optimizada y económica, dando lugar a una solución «llave en mano». Para garantizar la seguridad constante hace falta una plataforma con pasarela Edge, una comunicación fiable con gestión de la integridad de los datos (que evite la pérdida de datos en caso de problemas de la conexión a Internet) y una plataforma en la nube segura y con alta disponibilidad que se compruebe regularmente con ataques simulados.

A más tardar, cuando las empresas de todo el mundo quieran utilizar soluciones de IIoT, habrá que considerar el factor tiempo —además de la aceptación de los usuarios y la seguridad—, ya que abrir nuevos caminos siempre implica una curva de aprendizaje y enfrentarse a mucha incertidumbre. Hoy en día ya no es admisible emplear mucho tiempo en aprender, ya que el tiempo de comercialización está cobrando cada vez más importancia. «Por eso vale la pena buscar ayuda para la digitalización. Una y otra vez vemos lo útil que puede llegar a ser si nuestros clientes se centran en sus propias competencias. Y para los usuarios finales genera mucho más valor añadido, lo que a su vez aumenta la aceptación», remarca Bieber.

¿Fabricar o comprar?

Entonces, ¿es buena idea realizar la digitalización uno mismo o es mejor comprar soluciones y conocimientos? Apostando por lo primero, se tiene el control de las tecnologías y las funciones que se van a implementar. Sin embargo, hacen falta muchos recursos y conocimientos técnicos para crear una infraestructura para la conectividad IIoT y mantenerla a lo largo de los años. Además, la curva de implementación y aprendizaje suele retardar la comercialización. A ello se le suma la gestión interna de riesgos y rendimiento en el caso de los servicios, así como los gastos de inversión en hardware, licencias, formación, etc.

En cambio, los que deciden comprar se pueden centrar en su actividad y así se acorta el tiempo de comercialización. Además, así los usuarios se benefician enormemente de soluciones eficaces para la conectividad IIoT, incluidos los contratos de nivel de servicio con los proveedores. Por otro lado, pueden calcular los costes con antelación y aprovechar infraestructuras comunes. El único requisito es poder fiarse de las tecnologías «compradas». «Así se establece una buena base para una colaboración larga y estable durante todo el proceso de digitalización», concluye Bieber.

/noticias/marcas/49-hms-industrial-networks




Descargas