ASPAPEL - 2022: El año de la descarbonización y bicircularidad

ASPAPEL - 2022: El año de la descarbonización y bicircularidad

Carlos Reinoso, director general de la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL)

Los grandes retos de nuestra industria en la actualidad son la necesaria descarbonización, con la que estamos firmemente comprometidos, y avanzar en la doble circularidad del papel

¿Qué perspectivas tiene para la marcha del negocio del sector que representa en el 2022?

La industria de la celulosa y el papel es un sector que cree en su futuro y en los últimos años ha realizado importantes inversiones por un montante superior al 8% de su facturación, fundamentalmente en ampliaciones de capacidad y en renovación tecnológica e innovación. En 2020, como industria esencial, mantuvimos abiertas la práctica totalidad de las 69 fábricas de papel y 10 fábricas de celulosa que el sector tiene en España y la producción se situó en niveles no muy lejanos a los del año anterior (con una caída en la producción de papel del 2,6% y del 0,4% en la de celulosa). Y en el año 2021 estimamos un incremento en la producción de papel superior al 6% y en la celulosa superior al 8%, por encima de los niveles prepandemia.

Esta fortaleza del sector está, sin embargo, sufriendo el embate de la escalada de la energía, que está deteriorando gravemente la situación del sector ya desde los últimos meses de 2021. Hacer predicciones en esta situación en la que un entorno prometedor se ha visto seriamente comprometido especialmente por los costes energéticos, pero también por el coste de las materias primas, los fletes… Resulta complicado, cuando no sabemos cómo van a evolucionar estos costes ahora disparados.

¿Cuál cree que será el principal desafío al que se enfrentarán las empresas asociadas a su organización en los próximos meses?

Los grandes retos de nuestra industria en la actualidad son la necesaria descarbonización, con la que estamos firmemente comprometidos, y avanzar en la doble circularidad del papel, que aúna la circularidad natural del carácter renovable de nuestra materia prima —la madera cultivada en plantaciones locales— con la circularidad social del reciclaje masivo de nuestros productos.

Pero descarbonización y competitividad deben ir de la mano. Y esa es la cuadratura del círculo a que nos enfrentamos. La energía supone, el 30% de los costes del sector. Con los costes energéticos disparados, batiendo récords un día sí y otro también, necesitamos urgentemente un marco normativo que nos dé certidumbre y un entorno de costes energéticos competitivos para poder avanzar en la bicircularidad descarbonzada..

¿Cuáles creen serán las principales innovaciones que veremos en su sector en el 2022?

En el ámbito de la descarbonización no ya solo en 2022 sino en los próximos años, los esfuerzos de innovación en el proceso papelero se enfocan hacia la sustitución del gas y los combustibles fósiles por combustibles renovables e hidrógeno verde en las cogeneraciones (ecogeneración), la incorporación de biogás e hidrógeno verde como combustibles con impacto neto nulo para cubrir la demanda de energía térmica en la producción de celulosa y papel y la integración de instalaciones de generación de electricidad a partir de fuentes renovables (fotovoltaica, biomasa, residuos renovables, etc.).

Estamos viviendo también un proceso importante de sustitución de productos. Por ejemplo, en el ámbito del embalaje, muchos prescriptores, envasadores, diseñadores y distribuidores, ante la demanda de los consumidores finales, están buscando soluciones más sostenibles y, por tanto, dirigiendo su mirada hacia el papel y el cartón, que son renovables, reciclables y biodegradables.

Desde luego, ningún material es óptimo para todas las posibles aplicaciones y en ese sentido creo que lo realista es emplear papel y cartón en aquellas aplicaciones en que sea posible hacerlo y emplear el plástico en aquéllas en que sea más útil.

Según estudios de diversas consultoras especializadas, el 25% del uso actual de materiales no renovables en envases podría reemplazarse, sin comprometer la funcionalidad. Por ejemplo, ya se están desarrollando polímeros naturales que se pueden incorporar a envases de papel y cartón para protegerlos de la humedad y hacerlos impermeables sin comprometer su reciclaje. La innovación está jugando y va a jugar un papel fundamental en este proceso en nuestro sector tanto en el desarrollo de productos para nuevas aplicaciones como en el ecodiseño de esos productos para mejorar la circularidad.

De cara al desafío de la digitalización ¿Qué necesitarán las empresas de su sector de las firmas proveedoras de tecnología industrial?

Los proveedores de tecnología son nuestros partners imprescindibles en la búsqueda de eficiencia, mejoras productivas, nuevos desarrollos y por supuesto para el avance en digitalización. Respecto a esto último, el reto para nuestro sector se sitúa ahora en el concepto de fábrica digital donde todos los medios productivos están conectados, las cadenas de suministro están integradas y los canales de distribución y atención son digitales. Esto incluye, además, la digitalización de la cadena de suministro, la interacción con los clientes y los canales de distribución.

¿Tiene su organización un plan para asesorar a las empresas del sector en la implementación de los fondos Next Generation de la UE?

En el plan de inversiones estratégicas para los próximos tres años de la industria papelera española, presentado recientemente como propuesta de Proyecto Tractor de Competitividad y Sostenibilidad Industrial, dentro del marco del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia incluye numerosos proyectos encaminados a reducir la huella ambiental con el desarrollo de procesos y productos de sustitución, liderar la economía circular, avanzar en descarbonización y avanzar en transformación digital. 

ASPAPEL trabaja ahora, entre otros, en un programa para asegurar que las empresas papeleras españolas afronten con éxito la transformación tecnológica que requiere su descarbonización, con especial foco en la demanda térmica.

¿Qué talento serán los más demandados por las empresas del sector papelero en 2022?

La industria bicircular de la celulosa y el papel es el motor de una potente cadena de valor que supone el 18,5% del empleo industrial. La innovación y la sostenibilidad son las dos características básicas de un sector en permanente renovación tecnológica, que ofrece empleo cualificado y estable con grandes posibilidades de desarrollo profesional.

El empleo en nuestro sector abarca un amplio abanico de perfiles STEAM como ingenierías del ámbito industrial, forestal, químico, biotecnológico, agrónomo y ambiental, o licenciaturas en física, química, biología y ciencias ambientales

¿Algún otro taspecto al que debamos prestar especial atención en 2022?

Creo que un aspecto interesante es el nuevo consumidor del siglo XXI, claramente comprometido con la sostenibilidad. Según la Encuesta del papel 2020, realizada por Sigma Dos, el 85% de los consumidores quiere que el uso de productos papeleros se incremente sustituyendo a otros materiales (65%) o se mantenga (20%). Y los productos papeleros obtienen una alta valoración del 7,8 sobre 10, con la reciclabilidad (8,5) y la biodegradabilidad (8,1) como características más valoradas.

Otro signo distintivo de la industria papelera española es el uso de materias primas locales: el 97% de la madera utilizada procede de plantaciones españolas y el 71% del papel usado que recicla nuestra industria se recoge en nuestro país. Esas materias primas locales se transforman industrialmente en las diez fábricas de celulosa y sesenta y nueve fábricas de papel que el sector tiene en España, creando valor añadido.

Y en el ámbito de la circularidad es relevante mencionar que la industria papelera española es la segunda mayor recicladora de la UE en volumen solo por detrás de Alemania, gracias a la concurrencia de tres factores: un sistema de recogida altamente eficiente, con la implicación de los ayuntamientos y la colaboración masiva de la ciudadanía, un importante sector de la recuperación y una industria papelera con una gran capacidad recicladora que garantiza el reciclaje de todo el papel recogido en España conforme a los estándares europeos de calidad.

Asimismo, el sector papelero está comprometido con la promoción de la gestión forestal sostenible y su certificación. Hoy están certificados el 100% de las fábricas de celulosa y de los proveedores de celulosa, el 92% de los proveedores de madera del sector y el 62% de las fábricas de papel. En los últimos diez años, el uso de madera certificada ha experimentado un gran crecimiento en el sector, pasando del 16% en 2011 al actual 61%. Finalmente, por lo que se refiere a los productos, también la certificación forestal ha experimentado un desarrollo notable: actualmente el 60% de la celulosa consumida por el sector y el 62% del papel puesto en el mercado están certificados.