Cables LAPP en las cámaras frigoríficas para la vacuna COVID-19

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Historias de Exito
Visualizaciones del artículo Leído  1831  veces

Los dos compresores de la cámaras frigorífica tienen una potencia de 20 kW cada uno, y corrientes de 40 amperios fluyen a través del ÖLFLEX® CLASSIC 110

Cables LAPP en las cámaras frigoríficas para la vacuna COVID-19

 La vacuna Covid-19 ya está aquí, pero ¿cómo se distribuyen millones de dosis de vacunas cuando estas deben almacenarse a -70ºC? Los expertos en refrigeración de L&R Kältetechnik en Sundern, Alemania, tienen la respuesta: en contenedores de transporte que están totalmente equipados con tecnología de refrigeración y generación de electricidad. Y con cables de LAPP.

En noviembre de 2020 la empresa alemana Biontech solicitó la aprobación de su vacuna Covid-19 en Estados Unidos y anunció que las primeras vacunas comenzarían a administrarse en diciembre. Las esperanzas se desvanecieron un poco cuando se supo que la vacuna debe almacenarse a -70ºC y solo en un refrigerador normal durante un corto tiempo antes de administrarla.

Biontech suministra la vacuna en cajas que actúan como grandes termos, manteniendo el contenido a la temperatura adecuada durante varios días, pero ¿qué pueden hacer las empresas de logística si quieren enviar la vacuna en contenedores por vía aérea o marítima, donde el transporte tarda más? “Tan pronto como se conoció el problema, nos dispusimos a encontrar una solución autónoma móvil”, dice Christoph Wiemer, jefe de ventas de sistemas especiales en L&R Kältetechnik. La empresa alemana con sede en Sundern y con 150 empleados, fabrica sistemas de refrigeración que incluyen enfriamiento de máquinas con agua fría y sistemas especiales para temperaturas excepcionalmente bajas para las industrias química y farmacéutica.

Un contenedor para 3,5 millones de dosis de vacuna

La empresa ha estado construyendo sistemas de refrigeración estacionarios durante 25 años. Pero la vacuna requiere una solución móvil. A L&R se le ocurrió la idea de tomar un contenedor de envío convencional con una longitud de 20 o 40 pies e instalar una cámara de refrigeración, incluido el enfriamiento e incluso una fuente de alimentación autónoma de emergencia con un generador diésel o nitrógeno líquido, y asegurarse de que todo tenga respaldo en caso de algún fallo.

Un contenedor estándar de 40 pies de largo puede contener una cámara de refrigeración de 40 metros cúbicos con una temperatura de -80°C y una cámara preliminar a -20°C, que actúa como una esclusa de aire de baja temperatura.

Se estima que el área de almacenamiento tiene una capacidad de hasta 3,5 millones de dosis de vacuna. El primer contenedor estará listo en unas pocas semanas y costará entre 150.000 y 300.000 euros, según el tamaño y el equipo instalado. El precio es más bajo de lo que parece. Para temperaturas tan bajas, las empresas de transporte normalmente tienen que utilizar docenas de armarios de congelación para laboratorio, que no solo son costosos, sino que requieren significativamente más energía y espacio. Según Wiemer, el anuncio causó gran interés, particularmente en Rusia y Japón. “Nuestra administración espera que vendamos hasta 70 contenedores en 2021. Ya tenemos muchas consultas”.

Caliente y fría

Durante 20 años, L&R Kältetechnik ha estado utilizando exclusivamente cables LAPP. “Servicio, tiempo de entrega, precios: todo encaja y estamos muy satisfechos”, dice Wiemer. LAPP también entrega a tiempo a los sitios de construcción, por ejemplo, para proyectos de minería donde el suelo está congelado, lo que facilita la perforación y no hay necesidad de bombear el agua subterránea. Tanto allí como en el contenedor para las vacunas, los cables tienen que soportar temperaturas extremas, tanto frías como calientes. Por ejemplo, el refrigerante fluye a través del evaporador a una temperatura de -90°C. Los ventiladores aseguran que el calor se disipe.

Para evitar que sus motores eléctricos se congelen, los cojinetes se calientan. Los dos compresores tienen una potencia de 20 kW cada uno, y corrientes de 40 amperios fluyen a través del ÖLFLEX® CLASSIC 110. Directamente en el generador diésel, la temperatura puede elevarse a más de 100 °C. En el compartimento de almacenamiento, donde puede hacer hasta -100 °C en algunos lugares, se instalan cables ÖLFLEX® HEAT con cubierta de PTFE. L&R Kältetechnik va a lo seguro, ya que el ÖLFLEX® HEAT 260 SC es adecuado para los requisitos de aplicación más extremos. Es robusto, resistente a los productos químicos y ahorra espacio para su uso en la construcción de máquinas y equipos de -190 °C a + 260 °C.

Calefacción para las luces y el marco de las puertas

Además de los cables de alimentación del sistema de refrigeración, el contenedor también contiene cables de transmisión de señales, por ejemplo, del sensor de temperatura que controla el convertidor de frecuencia y, por tanto, el compresor. Además, el operador puede conectar un cable de datos al armario de control en una interfaz disponible. También hay algunos cables que no se encargan de enfriar, sino de calentar. Cuando se enciende una luz en casa, la bombilla no debe taparse para que el calor se disipe.

En cuanto a este contenedor para vacunas, el problema es precisamente el contrario. En este caso, las tiras de luz LED en realidad deben calentarse porque, de lo contrario, podrían fallar. El sello de goma de la puerta entre la cerradura y la cámara de almacenamiento también puede congelarse inmediatamente, dejando a cualquier persona dentro atrapada y rápidamente en peligro de muerte. Pare evitarlo, hay calefacción en el marco de la puerta y los contactos de la puerta y se supervisa cuando alguien ingresa en la cámara. La persona presente en la sección de baja temperatura del contenedor debe presionar un botón con regularidad.

Si no hay señal, es posible que la persona haya perdido el conocimiento y se active una alarma. Cualquier falla en el sistema eléctrico podría costar vidas, razón por la cual L&R Kältetechnik está jugando a lo seguro con los cables de LAPP. “En nuestras ofertas no solo especificamos las propiedades de los cables, sino también que son cables ÖLFLEX® de LAPP y de qué tipo”, subraya Christoph Wiemer. "Eso realmente marca la diferencia para nuestros clientes".

Por cierto, -80° Celsius no es el sistema más frío de Sundern. L&R Kältetechnik produce cámaras de refrigeración que funcionan hasta -110 °C, incluidas algunas para aplicaciones terapéuticas. Las “saunas frías” son cada vez más populares, para regenerar el cuerpo y también para reducir el estrés y aliviar el dolor. A -110 °C, los usuarios solo necesitan 2-3 minutos por sesión para lograr los objetivos.




Descargas