Cómo podría la hiperautomatización industrial ser algo más que un término de moda ?

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Blog Automatas
Visualizaciones del artículo Leído  1151  veces
Tags del artículo

El objetivo de una estrategia de hiperautomatización es eliminar cualquier paso innecesario en el proceso de completar una tarea y automatizar los restantes

Cómo podría la hiperautomatización industrial ser algo más que un término de moda ?

A primera vista, resulta difícil comprender por qué la idea de hiperautomatización es especialmente relevante para la automatización industrial si ya existe en el mundo real. Pero Neil Ballinger, director general en EMEA de EU Automation, cree las empresas que primero adopten esta solución tienen la oportunidad de superar al resto.

Existen dos mundos de automatización. Uno de ellos es el conservador, diario, de recogida y colocación en el que siguen participando innumerables empresas. En este caso, la idea de automatizar un proceso con un robot o de recopilar algunos datos de una máquina para realizar análisis avanzados sigue pareciendo bastante radical.

El segundo es el mundo de los usuarios pioneros, donde los robots fabrican robots en un entorno de fabricación de luces apagadas, en el que las máquinas toman decisiones respecto a otras máquinas y todas las comunicaciones se realizan en el borde, mediante una IA sofisticada. Probablemente haya visto ese entorno de fabricación a menudo. Por ejemplo, Will Smith lo recorría en un Audi TT en Yo, robot. Y seguro que también lo ha visto en Weyland-Yutani, Cyberdene Systems y Empresas Wayne.

La mayoría vivimos en un espacio comprendido entre esos dos mundos, donde lo habitual es una automatización a pequeña escala mientras que la automatización a gran escala es un zumbido de fondo constante, algo que utilizamos, a veces a diario en el caso de un sistema ERP, por ejemplo, pero que rara vez diseñamos o implementamos.

La idea de la automatización a pequeña escala se expuso por primera en la revista strategy+business en 2019, donde tres estrategas de PwC, Dan Priest, Kumar Krishnamurthy y Alex Blanter, argumentaron que «la automatización a pequeña escala es la implementación rápida de tecnologías flexibles y adaptables que cubren las lagunas que dejan los sistemas empresariales actuales, lo que permite nuevos niveles de productividad».

Es fácil ver que, aunque Priest, Krishnamurthy y Blanter pensaban en software, como el de ARP (automatización robótica de procesos), procesamiento de lenguaje natural y aprendizaje automático, la idea es igualmente aplicable a la tecnología operativa. La automatización a pequeña escala en el caso de la TO podría consistir en una sola instalación de robots industriales, en motores controlados por inversores que proporcionen información precisa, o en interfaces hombre máquina y PLC supervisando y ejecutando procesos a pequeña escala.

En este mundo, finalmente hemos llegado a comprender que la pila tecnológica empresarial y la pila tecnológica industrial están intrínsecamente conectadas, y esa constatación ha propiciado enormes aumentos en la productividad y la rentabilidad durante la última década.

Sin embargo, la hiperautomatización parece impulsar una nueva brecha entre el mundo de la TI y la TO. Pero esto no tiene por qué ser así; no hay razón para que la gestión de procesos empresariales (GPE) y la ARP, por ejemplo, deban detenerse en el borde de la capa empresarial.

Hiperautomatización y automatización a pequeña escala

Comprender que la hiperautomatización y la automatización a pequeña escala no son ideas opuestas, sino más bien compatibles, es la clave para beneficiarse de ambas, aunque aún no se encuentre en el mundo de la automatización de Yo, robot ni de Cyberdene Systems.

Johan Jonzon, CMO y cofundador de Crosser, pionero en análisis e integración en el borde, afirma: «El objetivo de una estrategia de hiperautomatización es eliminar cualquier paso innecesario en el proceso de completar una tarea y automatizar los restantes».

«Eso agiliza el proceso empresarial, reduciendo así la necesidad de intervención humana. Automatizar los flujos de trabajo de datos reduce la carga de trabajo de los equipos de TI y mejora la eficiencia general de la empresa. Una vez automatizados, los flujos de trabajo se pueden gestionar fácilmente en una única plataforma digital», concluye.

Esto parece compatible con la automatización a pequeña escala y es precisamente algo que veo que ocurre cada vez más en el mundo real. Por ejemplo, la mayoría de las empresas que fabriquen algo elaborarán una lista de materiales y muchas la utilizarán para generar un pedido de producción.

Hay muy poca diferencia entre ese proceso y poder compartir la lista de materiales con una serie de proveedores de piezas de automatización que, a su vez, pueden pujar para suministrar de dichas piezas. Incluso podría ocurrir que un software de GPE o ARP pudiera pujar automáticamente para obtener el contrato de suministro de las piezas.

De cualquier manera, conectar la hiperautomatización y la automatización a pequeña escala puede hacer que lo abrumador sea controlable y se vuelva a crear un vínculo entre la tecnología empresarial y la tecnología operativa.




Descargas