infoPLC ++ / Tecnología / Tendencias / La automatización irrumpe en toda la cadena del packaging (Parte 2)

La automatización irrumpe en toda la cadena del packaging (Parte 2)


Tras el suministro, la fabricación, distribución y el final del ciclo de vida también pueden sacar partido de los altos niveles de digitalización y automatización de los procesos del packaging. 10 expertos apuntan a las principales tendencias.

La automatización irrumpe en toda la cadena del packaging (Parte 2)

En el marco de la preparación de Hispack 2018, InfoPLC++ compartió visiones y opiniones con 10 expertos que estuvieron de acuerdo que la automatización puede aportar valor a todas las fases del ciclo de vida del packaging. Esta es la segunda parte de un encuentro donde se analizaron las principales tendencias tecnológicas que vendrán.

Fabricación: flexibilidad en la producción

Se detecta como tendencia que el usuario final es hoy más que nunca quien marca el ritmo de las innovaciones tecnológicas en la fase se fabricación, es decir, será él quien fuerce la evolución de la maquinaria utilizada por los principales sectores del packaging –industria química, farmacia, food & beverage, comsética...–. Sus demandas fuerzan hacia nuevos límites los procesos productivos de empresas de todos los sectores. Éstas, a su vez, demandan a los fabricantes de maquinaria y proveedores de tecnología soluciones cada vez más flexibles y automatizadas.

Por ello la mesa de expertos prevé un nuevo concepto de diseño de maquinaria. Nuevos niveles de automatización, agilidad y flexibilidad utilizando tecnologías avanzadas. Pero, ¿es posible llegar más allá? Los cambios prometen venir, principalmente, en en lo que tiene que con el peso de los componentes y el incremento de los servomotores, sensórica, sensórica predictiva y bidireccional. Asimismo, la actual evolución de la robótica y los desafíos de la cadencia o el peso que son capaces de gestionar estos dispositivos deberán ser seguidos atentamente para descifrar qué sirve y que no sirve en packaging.

Tendrá importancia también la capacidad de los usuarios de maquinaria de packaging redefinición del OEE (Asset Intensity): producir eficientemente, en diversos formatos, respondiendo a diferentes estándares, con agilidad y automatización total en los cambios. También se habló de la safety & security, la necesidad de atender a los dos ámbitos de la seguridad de la máquina, el tecnológico y el funcional, y de cómo el diseño ha de poner la mirada en el potencial que le otorgan los sistemas ciberfísicos. Un grupo de tecnologías donde se integran las capacidades de computación, almacenamiento y comunicación de datos con el seguimiento y/o control de objetos en el mundo físico: customización de la máquina para responder a la customización del producto, avances en simulación –para mecánica, servos, robots, flujo...– y pertinencia de su utilización. Soluciones ‘extremas’ tipo digital twin serían la parada final de la adopción de esta tecnologías.

En línea con la propuesta de diseño, el encuentro de Hispack 2018 dejo constancia que tanto fabricantes como usuarios son conscientes que la servitización de la máquina en la industria del packaging es ya una realidad. Se esperan cambios en los modelos de negocio para los proveedores de maquinaria de packaging y tecnologías anexas a través de nuevas vías de negocio para el sector: mantenimiento predictivo, oportunidades en el cloud –nuevas alianzas de valor entre proveedores IT/OT donde buscar al mejor partner marcará la diferencia–, formación en uso –realidad virtual– y en diseño –simulación/digital twin– y posible utilización de la fabricación aditiva (impresión 3D).

Distribución: mejora de los procesos críticos

En esta fase del ciclo, la tendencia tienen que ver con la capacidad que se detecta en el ecosistema de proveedores de tecnología 4.0 para resolver los diversos retos a los que se enfrenta la industria del packaging por sectores verticales. Algunos ejemplos:

  • El desafío de la trazabilidad en sectores como farmacia y food & beverage en relación a cuestiones como la cadena del frio

  • La detección de las falsificaciones en farmacia

  • La personalización de los envases

Por lo mismo, los expertos reunidos ven oportunidades en sacar mayor partido de la sensorización de la cadena: pasar de actuaciones correctivas o en el mejor de los casos reactivas a acciones preventivas. De la misma manera, el incorporar avances de otras industrias que se están mostrando efectivos sería una buena respuesta: botones IoT para ordenes simples y concretas, tipo Amazon, sería sólo un ejemplo. Para ello, la propuesta pasaría por incorporar 'aire fresco' al ecosistema de innovaciones de la industria: conectar con el ecosistema start-ups para plantearles el desafío de resolver retos específicos de la industria del packaging es una opción.

Uso y final de ciclo: smart packaging

Quizás el ámbito más alejado del ecosistema de automatización y digitalización, su punto de conexión se encontraría en el aporte que puede hacer la sensorización (IoT) a la customer experience. La clave podría venir por el debate acerca de dónde está el break-even de la inteligencia en envase y embalaje. La tecnología de automatización y control, con los avances en la electrónica o en fabricación aditiva, entre otros ámbitos, podría ofrecer packaging muy avanzado... Pero, ¿es rentable? ¿lo necesitamos? En la misma línea, está por verse si es posible añadir servicios digitales al packaging –mayor personalización de diseño, dosis y conformación de producto– o combinar elementos ajenos a la industria, como la gamificación, con avances de la automatización y digitalización –sensórica, electrónica, datos....– para proyectos que permitan hacer realidad la economía circular en el sector del packaging.

El futuro que será (o no)

Según la mesa de expertos, un tema en el que deberá prestar especial atención la industria del packaging –usuarios y proveedores de maquinaria y tecnología– es las oportunidades que otorga el 'virtual comissioning'. ¿De qué se trata? Si la puesta en marcha es en diseñar, instalar, probar, operar y mantener todos los sistemas de plantas industriales de acuerdo con los requisitos operativos, la "puesta en marcha virtual" es el proceso de utilizar la tecnología de simulación para probar los cambios en la planta antes de realizar cambios en la planta real. De esta forma, se evita el riesgo de tiempo de inactividad, retrasar los plazos del proyecto, no se expone la seguridad de las instalaciones, la reputación de la marca, y como no, no se juega con los ingresos de la planta y la empresa.

La existencia de múltiples factores que influyen en el diseño de la planta industrial, incluida la digitalización de sistemas analógicos, actualizaciones de equipos, sistemas ambientales y aplicaciones de control avanzado hacen complejo el momento del arranque de los sistemas. En la industria del packaging, como en tantos otros sectores, un error puede significar pérdidas "de muchos ceros", dejaron constancia los usuarios presentes en el debate.
Como se comentó, la idea de fondo no es nueva. Las industrias de fabricación discreta y de proceso han utilizado esta técnica a modo de pilotos a pequeña escala para diferentes puestas en marchas de sus líneas desde hace años. La simulación de cambios en la planta implica menos problemas en el arranque, y sin duda, una implementación más rápida.

El sutil, pero importante cambio, es que la verificación y realización de los cambios necesarios, en el caso del "virtual comissioning", no se realiza in-situ, sino que se trabaja a través de un simulador de alta fidelidad con el entorno. Un ‘digital twin’ del proceso completo se convierte en el entorno perfecto para verificar y validar los cambios en el diseño del proceso.

Otro de los asuntos a los que hoy debe atender el sector, principalmente los proveedores de soluciones de packaging, es la oportunidad que ofrece la economía de las plataformas, un ecosistema que en la industria del packaging ya está comenzando a tener las primeras iniciativas induviduales con ejemplos como www.packlane.com o www.turnavisual.com.

En un reciente informe, Accenture afirma que la economía de las plataformas el cambio más profundo en el entorno macroeconómico global desde la Revolución Industrial. Las predicciones expuestas por IDC apuntan a que en 2018 más del 50% de las grandes empresas y más del 80% de compañías con estrategias de transformación digital avanzadas tendrán su propia plataforma.
El concepto se refiere a que las compañías sean capaces de crear infraestructuras donde se promueva el contacto entre los usuarios y la propia empresa. En estos entornos, las plataformas, se incluirá, además, todo el ecosistema de actores relevantes para la cadena de valor: materias primas, distribuidores...

Pese a que existe la idea que las plataformas son una vía lógica de despliegue para las empresas nativas de la era digital (start-ups, compañías de servicios tecnológicos, makerers...), lo cierto es que ofrecen una excelente oportunidad de crecimiento a las compañías tradicionales, entre ellas a las empresas fabricantes de soluciones de packaging. En su informe, Accenture lo explica claramente: consiste en un nuevo paradigma de creación de valor. "En lugar de buscar nuevos productos y servicios que los lleven al crecimiento, las empresas han entendido que las plataformas digitales en las que se construyen esos productos y servicios, son los nuevos motores del desempeño del negocio"

Si grandes bancos ya han confirmado que están evolucionando hacia esa línea –"BBVA será una plataforma, como Netflix o Amazon", decía el presidente del BBVA, Francisco González, e el pasado Forbes Summit– ¿Por qué no debería interesarle a la industria del packaging? Falta por ver como estructurará la propuesta, si las empresas locales son capaces de organizarse de manera conjunta o se opta por un modelo atomizado. Lo cierto es que, en opinión de los expertos, las cosas han de cambiar. Y el sector es consciente de ello.