infoPLC ++ / Tecnología / Tendencias / Integración de datos en química, oil y gas

Integración de datos en química, oil y gas


Además de requisitos de gestión avanzada, deberían estar también disponibles grandes volúmenes de datos actualizados en todo momento desde la etapa de planificación hasta la de operación.

Integración de datos en química, oil y gas

Las plantas industriales hoy en día presentan niveles de complejidad importantes, tanto si se trata de plantas de procesos continuos como si pertenecen al sector manufacturero. Sensores, instrumentación o accionamientos pueden proporcionar grandes volúmenes de datos que, de tenerlos disponibles, podrían resultar sumamente útiles tanto en la etapa de planificación como después en la de operación de la planta. Ahora bien, para que ello sea factible, es necesario un importante proceso de gestión e integración a lo largo de todo el ciclo de vida de las instalaciones.

Si se observa la situación actual parece claro que las industrias manufactureras lo han comprendido pronto. Ante propuestas como Industria 4.0, Internet Industrial de las Cosas o las técnicas Big Data son ya muchas, principalmente en el sector del automóvil o en el de electrónica, que están cambiando progresivamente sus procesos. Mucho más lenta es la reacción por parte de las industrias de proceso. Una explicación puede estar en las diferentes preocupaciones de los responsables de unas y otras. En el caso de las primeras se trata de la producción de piezas y los objetivos de optimización que buscan en general son la flexibilidad, acortar los tiempos de fabricación y acortar el tiempo de comercialización para satisfacer los cambios del mercado, como es el caso de la demanda cada vez más personalizada y el rápido acortamiento del ciclo de vida de los productos.

Los objetivos prioritarios en el caso de la industria de proceso son notablemente diferentes. Los usuarios finales tienden a ser más conservadores: se preocupan más por cómo optimizar los procesos, ahorrar energía, reducir las emisiones, mejorar las condiciones de trabajo y mejorar los niveles operativos con la premisa de garantizar la seguridad y la fiabilidad. Pero el hecho es que con objetivos relativamente diferentes, en ambos casos la consecución de los mismos sólo será posible mediante la integración y gestión de los flujos de datos. Es decir, que la combinación de sistemas de control distribuido y de sistemas de tecnología de información podrán proporcionar la integración necesaria, incluyendo diseño e implementación de ingeniería, administración de planta, sistema de control de procesos y configuración de equipos.

Y es que un hecho es cierto: la integración optimiza la ingeniería de procesos. Como resultado de ello podrá obtenerse un menor tiempo de lanzamiento al mercado y optimizar el diseño, la ejecución y la operación de la planta. Por otra parte, la comparación automatizada de datos garantiza que la última documentación de la planta esté disponible en todo momento, hecho muy importante también en la industria de proceso, sin olvidar que al poder acceder a los datos actuales se optimizarán las tareas de mantenimiento, lo que evita el apagado del sistema en el diseño, la ejecución y la operación de la planta. Gracias a la gestión coherente de datos y la transmisión sin fisuras de los mismos dentro de los sistemas de diseño de procesos y automatización, la industria de proceso, al igual que en el caso de la manufacturera, pueden beneficiarse de una mayor productividad, mayor eficiencia y más flexibilidad.

Las empresas de proceso son cautas

Parece claro, pues, que la ingeniería integrada puede llegar a aportar importantes beneficios también a las industrias de proceso, sin embargo también es de suponer que su implementación no se realice de la noche a la mañana.

La cautela ha sido una actitud habitual en este sector ante la propuesta de nuevas soluciones. Ello se explica porque si bien los procesos discretos suelen estar emplazados dentro de una secuencia temporal que podremos acelerar o frenar, o incluso parar, sin grandes implicaciones, por el contrario, un proceso continuo no se puede parar fácilmente. Las materias primas que se utilizan en estos procesos (productos químicos o pasta de papel, por poner dos ejemplos) alcanzan un estado al arrancar la producción, que impide que se pueda parar el proceso sin consecuencias negativas, tanto de seguridad para las materias y para las personas como obviamente consecuencias importantes de carácter económico.

De todos modos, también es verdad que cada vez se despierta más el interés en estos sectores por la integración, gestión y proceso de los grandes volúmenes de datos que pueden aportarse desde las plantas. Una muestra es, por ejemplo, las actividades organizadas por el grupo de trabajo "Industrial IT/Process Control Technology" donde se abordan temas respecto a la interacción de la tecnología de la información y la tecnología de control de procesos, mediante el intercambio de experiencias, el desarrollo de conceptos y la formulación de requisitos que deben satisfacer las soluciones de automatización y su implicación en la normalización nacional e internacional.