infoPLC ++ / Tecnología / Noticias tecnología / El objetivo: garantizar un cloud abierto

El objetivo: garantizar un cloud abierto


Un nutrido grupo de actores de la industria del cloud anuncia su intención de fundar la Open Cloud Foundation para establecer un marco que garantice la libertad de opciones comerciales.

El objetivo: garantizar un cloud abierto

Establecer un marco regulatorio que permita garantizar la libertad de opciones comerciales y evitar que los clientes estén cautivos de determinados proveedores es el objetivo de la iniciativa Open Cloud Foundation. La propuesta viene de la mano de las siguientes empresas: Acronis, Aruba, Auchan Retail, BCG, CISPE, GoDaddy, ICT4V, Ikoula, INRIA, ISPConnect, i2Coalition, Kamet (Axa), La Poste Colissimo, Linkbynet, NetApp, OpenStack Foundation, Ormuco, OVH, Plesk, SolidHost, Sourcia o UKCloud, entre otros proveedores.

La iniciativa ya ha anunciado su intención de establecer un marco regulatorio autoimpuesto que garantice la apertura del cloud gracias a la colaboración entre proveedores, clientes, centros de investigación y organismos reguladores. Contará con un observatorio de prácticas industriales encargado de garantizar el respeto de dicho marco, y utilizará todos los mecanismos necesarios para ayudar al conjunto de actores del sector a avanzar juntos en esa dirección. Cada miembro será responsable de apoyar los objetivos de la Open Cloud Foundation y deberá participar en al menos un grupo de trabajo.

Se espera que la Open Cloud Foundation se registre formalmente y empiece a operar durante el primer trimestre de 2018. La primera reunión preparatoria tendrá lugar el próximo mes de diciembre en París. Aquellos que no puedan asistir podrán seguir la reunión a través de una conferencia web en la que todo el mundo podrá participar.

La necesidad de asegurar la libertad comercial del cloud

"La industria del cloud marca el ritmo de la innovación y la industrialización como nunca antes en la historia, permitiendo la democratización de los servicios IT en todos los sectores. Dentro de poco, prácticamente cualquier capa del cloud estará disponible como servicio, desde la infraestructura hasta las plataformas o las capas de función o cognitiva. Como consecuencia de esta tendencia, muchos de los actuales usuarios de tecnologías de la información podrán recurrir a servicios de valor añadido cada vez más externalizados e industrializados, aumentando así su capacidad de desarrollo y escalabilidad", señala el comunicado.

La clave está en la propiedad de un activo en alza: los datos. "Muchos de los datos, algoritmos, servicios e infraestructuras de estas empresas están o estarán alojados en proveedores de cloud, lo cual abre el debate sobre la propiedad y el control de los datos, el secreto industrial o las ventajas competitivas (algoritmos), cuestiones sin duda alguna fundamentales para evitar la cautividad de los usuarios", explican los impulsores en un comunicado. En opinión de los impulsore, los proveedores de cloud están cada vez más consolidados, "dando lugar a auténticos gigantes del cloud con el poder suficiente como para crear normas de facto que limitan la fluidez del mercado y la facilidad de uso de las soluciones". Para estas compañías, el objetivo debería ser que los clientes puedan elaborar su propia estrategia combinando servicios desarrollados por distintos proveedores con servicios preexistentes ya desplegados en sus propias instalaciones.

"Para garantizar el crecimiento sostenido de cualquier empresa, es fundamental que el cloud sea abierto". En la base de la propuesta está la interoperabilidad: si los clientes pueden cambiar de un proveedor a otro, disponiendo de acceso a funcionalidades no solo de los tres modelos de cloud computing (IaaS, PaaS y SaaS), sino también de las capas cognitivas, nuevos actores podrían entrar en escena "para impulsar la innovación, más allá de los actuales gigantes del cloud. Un cloud abierto beneficiará a todo el mundo".

Aunque la reglamentación podría ser una respuesta a estas cuestiones, las compañías adscritas a esta naciente iniciativa consideran que el marco legal "está demasiado alejada de la industria, es demasiado lenta y el riesgo de que sea incluso perjudicial es demasiado elevado, sin olvidar la posibilidad de que las distintas normativas de cada país entren en conflicto".

La solución, en opinión de los firmantes, es que la industria del cloud y los principales actores del sector colaboren en el desarrollo de unas directrices que permitan abordar este asunto de forma práctica, dentro de un marco que pueda evolucionar con la misma rapidez con la que lo hace la propia tecnología basándose, en la medida de lo posible, en los estándares existentes. "El grupo identificará aquellos casos en los que no exista ningún estándar y trabajará para solventar posibles carencias cuando sea necesario. Estas directrices serán aplicables en todo el mundo, pero también deberán adaptarse al marco legal local". Sólo un ejemplo, la "portabilidad de datos" del reciente Reglamento sobre la Libre Circulación de Datos de la Comisión Europea.