infoPLC ++ / Tecnología / Noticias tecnología / Cataluña quiere posicionarse a la cabeza de la fabricación aditiva

Cataluña quiere posicionarse a la cabeza de la fabricación aditiva


Se presenta en Barcelona el Global 3D Printing Hub, un espacio público-privado que quiere ser líder a nivel mundial en investigación, testeo y desarrollo de iniciativas de impresión 3D.

Cataluña quiere posicionarse a la cabeza de la fabricación aditiva

La Generalitat de Catalunya ha presentado la que denomina “una nueva infraestructura industrial para el país”: el Global 3D Printing Hub, un centro para el impulso de iniciativas en el campo de la fabricación aditiva que persigue convertirse en “referente a nivel mundial de las tecnologías de impresión 3D”, tal y como señaló el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante la presentación de la plataforma.

El Hub nace fruto de la colaboración público privada y la Generalitat ha comprometido una inversión de 28 millones de euros hasta el 2020, cinco de los cuales se harán efectivos este mismo año, y el resto de manera escalonada en los próximos tres ejercicios a través de los fondos Feder de la UE. El objetivo: conseguir el que el Campus Diagonal Besòs de Barcelona tenga la más alta concentración de empresas que ofrecen servicios 3D, firmas maduras para la utilización de esta tecnología, start-ups líderes de este segmento y talento para alimentar a esta industria.

En términos prácticos, el espacio ofrecerá un área de I+D, un laboratorio de pruebas, propuestas de formación para incorporar la impresión 3D a los modelos de negocio empresariales, servicios para la búsqueda de financiación, una aceleradora de empresas, un centro de certificación de nuevos materiales y un showroom permanente de nuevos productos industriales.

La idea es que el Global 3D Printing Hub lleve a cabo iniciativas de investigación en impresión 3D y actuar como “un laboratorio público” capaz de dar acceso a las empresas catalanas a las infraestructuras necesarias para hacer pruebas, test o series cortas para acelerar la transformación hacia el paradigma digital del tejido productivo local. El proyecto, de titularidad pública pero gestión privada, es una apuesta hecha por la Generalitat a través de su oficina para la competitividad, ACC10, y cuenta con el soporte de empresas y centros tecnológicos como HP, Renishaw, Eurecat-Leitat, Fira de Barcelona o el Instituto de Bioingeniería de Cataluña.

Durante la presentación de la nueva plataforma de fabricación aditiva tuvo especial protagonismo HP, que tiene su centro mundial de desarrollo de soluciones de impresión en Barcelona, confirmando así el renovado protagonismo del gigante de la impresión gracias a este segmento. Ramón Pastor, vicepresidente y general manager de HP 3D Printing, se dirigió a la audiencia justo después del Conseller de Empresa i Conocimiento, Jordi Baiget, y antes que el president Puigdemont clausurara el acto para explicar que el negocio de la fabricación superará los 12 mil millones de dólares en 2020 y que, más allá del impacto económico, la irrupción de esta tecnología implica un cambio de paradigma empresarial y social.

 “Las empresas que no suban a esta transformación se verán afectadas en su competitividad”, comentó el directivo de HP. “Impresión 3D quiere decir aceleración en la fabricación de productos, entregar más valor añadido al cliente gracias a productos personalizados o a medida, abre las puertas a los diseñadores para plantear soluciones que hasta ahora era imposible fabricar”, añadió, explicando, además, que sectores como la salud o el deporte ya están sacando partido de la híper personalización. En la industria, el cambio tendrá un fuerte componente social: “Veremos fábricas más pequeñas, más ágiles, que cambiarán la dinámica de la fuerza de trabajo... Es volver atrás 200 años, al mundo artesanal, aquel donde venía un cliente y se le hacía la pieza a medida. Bienvenidos a la fabricación distribuida y cercana”.

Una tecnología llena de oportunidades

Tal y como detallaron los impulsores de la iniciativa, la impresión 3D es una de las tecnologías más relevantes de la industria 4.0 “que redefinirá la manera cómo las fábricas producen sus bienes alrededor del mundo y cómo se organizan las cadenas de aprovisionamiento y logísticas”. Según explicaron, es vital que se entienda que la impresión 3D no tiene como único objetivo hacer prototipos y componentes individuales, sino que es la herramienta que permitirá la fabricación de lotes de productos personalizados, hechos a medida y donde se reducen para siempre las distancias de transporte.

Bajo esta visión, la fabricación aditiva se caracteriza por la transversalidad, capaz de aplicarse en múltiples sectores industriales, ya sea a nivel de producción o de proptotipaje; flexible en cuanto a medida de las series y materiales utilizados; mayor valor añadido gracias a la capacidad de fabricar en geometrías tridimensionales hasta ahora imposibles de realizar con la maquinaria tradicional; fabricación ‘kilómetro 0’, con las consecuentes ventajas a nivel de costes logísticos; mayor personalización para mercados que demandan cada vez más productos customizados, y la creación de nuevos modelos de negocio empresariales.