infoPLC ++ / Tecnología / Noticias tecnología / Las posibilidades del IoT en las smart cities

Las posibilidades del IoT en las smart cities


Toda la ingeniería y conocimiento de las operaciones industriales pueden trasladarse a soluciones aplicables en las ciudades inteligentes.

Las posibilidades del IoT en las smart cities

El concepto de ciudad inteligente no es nuevo, pero su definición sigue siendo bastante heterogénea. En términos generales, una ciudad inteligente está conectada, de forma inteligente y optimizada, para que un municipio reduzca costes, aumente la seguridad y atraiga inversiones, a la vez que sea más sostenible y mejore la habitabilidad. Para lograrlo se requerirá una gobernanza inteligente, la educación de una mano de obra y ciudadanos inteligentes, la transformación digital de activos y el despliegue de redes de sensores con conectividad multimodal ubicua.

Las ciudades inteligentes presentan enormes oportunidades para el IoT industrial, pero los desafíos abundan. El hecho de que la innovación tecnológica a menudo supera la política, incluidas las normas para la privacidad de los datos, y la burocracia de los contratos gubernamentales, siguen siendo obstáculos importantes.

Los problemas de interoperabilidad y la lenta adopción de los estándares abiertos también están retrasando la adopción del mercado y la portabilidad de las aplicaciones. Por otra parte, el gran número de actores en este ecosistema que une los intereses privados, públicos y de consumo solo aumenta la complejidad. La insuficiencia de las infraestructuras de comunicación y las limitaciones de financiación hacen que muchas ciudades se hayan limitado hasta ahora a proyectos piloto ad hoc. Teniendo en cuenta que los estudios han demostrado que las necesidades de ancho de banda de datos de las ciudades crecerán seis veces debido a la urbanización y al crecimiento exponencial en la conectividad de los dispositivos, las ciudades necesitan planificar en consecuencia.

Singapur, un buen ejemplo

La red redundante de banda ancha de Singapur, la gobernanza inteligente y los ciudadanos inteligentes le han permitido avanzar más rápido en lo que supone el enfoque del "cerebro de la ciudad" y proporciona a otras ciudades un modelo centralizado de desarrollo inteligente. Singapur tiene la intención de conectar 100 millones de objetos inteligentes en los próximos cinco años, incluyendo cada semáforo, farola, sensor y cámara. También está considerando la posibilidad de conectar a sus ciudadanos con sus 5 millones de teléfonos inteligentes para que puedan utilizar la información GPS para ayudar a programar los autobuses de tránsito público basándose en el análisis de la acumulación de gente en una ciudad donde la mitad de sus residentes van a trabajar usando transporte público.

Por otra parte, la ciudad ya ha comenzado a conectar los coches con la intención de utilizar el GPS para asesorar a los conductores señalándoles nuevas rutas en función del tráfico en tiempo real. También se han aplicado incentivos financieros, de manera que los conductores que siguen los consejos son recompensados ​​y los que no, son penalizados. Estos son solo dos ejemplos de cómo una ciudad puede utilizar el IoT para operar de una forma nueva y más eficiente.

Toda la ingeniería y conocimiento de las operaciones industriales pueden trasladarse a soluciones aplicables en las ciudades inteligentes. Redes inteligentes, edificios inteligentes, sistemas de gestión de transporte, ciberseguridad industrial, centros de operaciones, análisis, cloud computing, pasarelas industriales, redes y plataformas son piezas clave para el diseño de una smart city.