infoPLC ++ / Tecnología / Noticias tecnología / Parlamento Europeo, legislar ante la nueva era digital

Parlamento Europeo, legislar ante la nueva era digital


El Parlamento europeo ha elaborado un informe para hacer frente a los nuevos retos a los que se enfrenta la sociedad

Parlamento Europeo, legislar ante la nueva era digital

Todos los expertos coinciden en señalar que la inteligencia artificial, bajo sus múltiples formas, se prepara para revolucionar la sociedad. Automóviles autónomos, industrias robotizadas, automatización de los trabajos de oficina... casi ninguna actividad se escapa de las consecuencias de la digitalización.

Pues bien, parece que las instituciones de la Unión Europea se interesan también por estos nuevos desarrollos, y a pesar de que el Parlamento Europeo no tiene derecho a proponer una nueva legislación, ya que esto es una competencia exclusiva de la Comisión Europea, loable es que dicho Parlamento haya elaborado un informe para hacer frente a los nuevos retos a los que se enfrenta la sociedad. Los temas son muchos, desde el impacto social y la responsabilidad jurídica hasta la competitividad. El informe intenta abordar los diferentes aspectos del problema, anticipándose a las necesidades que se presentarán a corto o largo plazo y cuáles han de ser los criterios de regulación a abordar.

El informe, titulado "Documento conteniendo recomendaciones sobre el régimen legal a aplicar a los robots", fue presentado a la prensa europea los pasados 7 y 8 de febrero durante un seminario en Bruselas relativo a la fábrica digital, como prólogo de una sesión plenaria que se celebrará a mediados de febrero, durante el cual será votado en el Parlamento.

A juzgar por la documentación a que hemos tenido acceso, podría decirse que ninguno de los temas tratados es especialmente nuevo. Sin embargo, el hecho de que el Parlamento Europeo determine enmarcar la situación legal sobre este nuevo panorama no deja de ser importante y es evidente que se trata de un tema complejo. Al parecer, la redacción de este informe ha tomado dos años y medio y no parece un tiempo excesivo debido a esta complejidad. Cabe señalar que el caso de los usos militares, a pesar que se apunta, se ha excluido del informe. 

Qué legislar y cuando

Según un reportaje publicado en la revista francesa L'Usine Nouvelle, en el seminario donde se presentó el informe uno de los aspectos más destacados por los ponentes se refirió a la necesidad de encontrar un equilibrio en el desarrollo de la normativa que se trata impulsar. No se debe legislar demasiado pronto pero tampoco demasiado tarde, ni con exceso ni insuficiente.

Por ahora, los ponentes coincidían en que el mejor camino a seguir es confiar en las leyes existentes, incluidas las relacionadas con la protección del personal o las de seguridad de datos para determinar responsabilidades ante posibles  incidentes.

Otro aspecto sobre el que se hizo hincapié en repetidas ocasiones fue sobre la necesidad de estandarizar y regular. Siguiendo con el reportaje publicado en L'Usine Nouvelle, se cita como ejemplo el caso del vehículo autónomo al que se refirió un ponente. "No podemos pedir a los industriales que tengan 28 procedimientos y 28 versiones de su software para cada país de la UE, de forma que haya que reiniciar el sistema cada vez que se cruce una frontera dentro de la UE. Parece claro que, como en tantos otros casos, establecer reglas claras ayuda a un desarrollo más rápido en la adopción de estas tecnologías y también a favor de la sociedad.

Robótica e impuestos

El Informe define la robótica en su sentido más amplio, incluyendo tanto los robots físicos que ejecutan acciones preprogramadas (robots industriales en las líneas de montaje) y asistentes virtuales inteligentes, así como todos los que se encuentran  en la intersección de los dos citados.

Un viejo debate desde la introducción de los primeros robots industriales es su impacto económico resultado de las pérdidas de puestos de trabajo. En los años 80 se apuntó la posibilidad de imponer un impuesto para cada robot equivalente a lo que suponía los puestos de trabajo que sustituía (2,4 se decía entonces). En el simposio de preparación del informe hubo en este sentido un importante debate entre los que proponían la posibilidad de introducir un impuesto sobre los robots que podría alimentar una subvención universal (Renta básica) y quienes señalaban la posibilidad de otras soluciones, como por ejemplo crear un impuesto sobre el valor añadido de las empresas o el impuesto de sociedades, cosa que sería más fácil, ya que se basaría en fórmulas ya existentes y que han resultado eficaces.  En todo caso, parece que lo que sí es necesario es encontrar una fórmula en este sentido.

¿Cuál es el impacto sobre el empleo?

Como no podía faltar en un simposio e informe como el que nos ocupa, se habló también de la posible destrucción de empleo en una sociedad digital. Según la fuente citada, hubo un amplio consenso sobre que, al igual como ha ocurrido con otras revoluciones industriales, los puestos de trabajo destruidos estarán a la larga sustituidos por otros de características muy diferentes. Según su opinión, el problema está en la transición entre una y otra tecnología, precisamente la etapa en la que ahora nos encontramos. Quizás sea cierto a medio plazo, pero ante la realidad del hoy por hoy, esta conclusión cabe calificarla, como mínimo, de optimista, como lo es también, en nuestra opinión, la afirmación de que los resultados de la evolución tecnológica deben ser siempre complementarios al trabajo de los humanos y no sustituirlos, es decir, que el ser humano debe permanecer en el centro de nuestra sociedad. Cabe esperar que sea así y que no estemos confundiendo la realidad con el deseo.