infoPLC ++ / Tecnología / 50 años del PLC: de la 3ª a la 4ª revolución industrial

50 años del PLC: de la 3ª a la 4ª revolución industrial


Hay equipos que son fieles testigos de la evolución de la tecnología industrial a lo largo de medio siglo. El PLC es uno de ellos.

50 años del PLC: de la 3ª a la 4ª revolución industrial

El grupo Schneider Electric celebra este año el 50 aniversario de Modicon, reconocido como el primer controlador lógico programable y que bien puede considerarse como protagonista de la llamada tercera revolución industrial. Diseñado en 1968, su historia empezó cuando un pequeño grupo de jóvenes ingenieros que habían creado una pequeña ingeniería llamada Bedford Associates, dirigida por Dick Morley, decidieron presentarse a una convocatoria lanzada por la automovilística General Motors con el objetivo de buscar procesos de producción más eficientes.

Dick Morley y sus muchachos tuvieron una gran idea: reemplazar los relés del sistema de control por tarjetas electrónicas, lo que permitiría programar nuevas funciones sin necesidad de recablear o cambiar el hardware. Obviamente fue el proyecto ganador y es así como nació hace cincuenta años Modicón (MOdularDIgital CONtroler), al que denominaron 084 porque era precisamente el proyecto de Bedford Associates nº 84. Esta empresa vendió Modicon en 1977 a Gould Electronics, posteriormente fue adquirida por la alemana AEG en 1989 y finalmente en 1996 por la francesa Schneider Electric, el actual propietario.

Aquel Modicon 84, que fue sin duda una auténtica revolución en el mundo de la automatización industrial, ha ido evolucionando en función de como evolucionaba la tecnología, Una buena muestra: de la conversión de 500 instrucciones por segundo en el Modicon 084 inicial se ha pasado a las 50,000,000 instrucciones por segundo de los últimos equipos desarrollados por Schneider Electric.

De ayer a hoy

Las habilidades de comunicación comenzaron a aparecer en 1973. El primer sistema fue el bus Modicon (Modbus). Por primera vez el PLC podía ahora dialogar con otros PLC's y en conjunto podían estar aislados de las máquinas que controlaban. Por otra parte, los PLC podían también enviar y recibir señales de tensión variables, entrando así en el mundo analógico.

Es cierto que con Modbus un PLC podía dialogar con otros pero siempre que fueran Modicon. Las comunicaciones no estaban estandarizadas, imposible por tanto que pudieran comunicarse equipos de distintos suministradores de forma que nos encontrábamos que el mundo de las comunicaciones industriales se convirtió en un mar de sistemas físicos y protocolos incompatibles entre sí.

En los 80 se produjo un intento de estandarización de las comunicaciones con el protocolo MAP (Manufacturing Automation Protocol) de General Motors y a comienzos de los noventa, aparecieron los microprocesadores de 32 bits con posibilidad de operaciones matemáticas complejas, y de comunicaciones entre PLCs de diferentes marcas y PCs, abriéndose ya la posibilidad de fábricas completamente automatizadas y con comunicación a la Gerencia en "tiempo real", se llamó CIM (Computer Integrated Manufacturing) y cabe señalar que a partir de los 90 se ha producido una progresiva reducción en el número de protocolos "estándar" y, lo que ha sido muy importante, soluciones de comunicación entre unos y otros.

También en los 90 se redujeron las dimensiones de los PLC (hoy día el PLC más pequeño es del tamaño de un simple relé) a la vez que se pasó a programar con programación simbólica a través de ordenadores personales en vez de los clásicos terminales de programación.

Actualmente el principal competidor de los PLC es el PC debido a las grandes posibilidades que éstos pueden proporcionar. A pesar de todo hay que señalar que los PLC con su reducido tamaño y su gran versatilidad aun controlan hoy en día el escenario industrial, sin embargo algunos analistas predicen que el futuro de los PLC es su desaparición. En todo caso, suceda lo que suceda (algo de lo que nadie tiene certeza) muchas felicidades en este 50 aniversario.