infoPLC ++ / Mercado / Tribuna / Buscando respuestas

Buscando respuestas


He de confesar que los mecanismos de la economía, esa disciplina basada en sistemas de simulación y modelos matemáticos, siempre me resultan obtusos.

Buscando respuestas

Según los datos económicos ha llegado el crecimiento y puede darse por finalizada la última y larga crisis. Al profesor Estapé le gustaba decir que las crisis son necesarias para sanear la economía capitalista. Sin embargo, al sanear esa ideología, que no deja de ser el capitalismo, las mejoras derivadas del renacido crecimiento económico, ¿lo son para todos?

Buscando respuestas, me he encontrado en Internet con una conferencia que Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, pronunció en la Universidad de Liverpool poco tiempo después que los británicos votaran su salida de la Unión Europea. Resulta interesante tanto en cuanto el señor Carney intentaba dar una visión del estado actual del capitalismo global.

Un primer aspecto que me llamó la atención fue la aparente contradicción de que aceptando que en la crisis han sido lo más pobres los que más han sufrido, afirmara que el capitalismo ha beneficiado mucho a la gente. Para ilustrarlo señaló que desde 1960 y a nivel mundial, el PIB real per cápita ha aumentado más de dos veces y media, mientras los ingresos medios han tendido a converger.  Mil millones de personas han salido de la pobreza, afirmó.

Una pregunta: ¿Ha sido realmente el capitalismo y el libre mercado los que han logrado estas considerables mejoras en la vida de millones de personas?

Quizás no sea del todo cierto si se tiene en cuenta que, según otras informaciones, muchos de quienes han salido de la pobreza profunda están en China. Pues bien, en la economía china se dan muchas restricciones al libre mercado y a la globalización mientras mantiene importantes inversiones estatales e importantes controles del capital. No parece, por tanto, que en este caso las buenas noticias puedan considerarse estrictas consecuencias del capitalismo.

En todo caso, si contemplamos lo que ha ocurrido en países auténticamente capitalistas y de mercado libre, el panorama no es tan optimista. La globalización y el libre comercio han dejado que la gran mayoría de los pobres hayan seguido siendo igual de pobres o más.  Los ingresos per cápita pueden haber aumentado, pero, en todo caso, no ha sido de forma equitativa. Basta señalar que la riqueza en poder del 1% más rico de los estadounidenses aumentó del 25% en 1990 al 40% en 2012. Otro dato: un asalariado medio en nuestro país gana 8.000 euros anuales menos que antes de la crisis.

Ante esta situación, el gobernador del Banco de Inglaterra se pregunta por qué si bien el capitalismo ha tenido éxito durante los 50 años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, no ha sido así durante los últimos diez años.

Ante esta realidad, Carney optó por mostrarse muy crítico con la teoría económica convencional, "para ella la creencia en el libre comercio es totémica" y no tiene en cuenta que los beneficios del comercio se distribuyen de manera desigual, de forma que mientras que unos se enriquecen, muchos trabajadores pierden sus puestos de trabajo y otros muchos ven como sus salarios son igualados a la baja. Esto es precisamente lo que ha ocurrido con la reciente crisis.

Es decir, que habrá que aceptar que son muchas las teorías económicas que han fallado a la mayoría de la población. Ahora se dice que la crisis es ya historia, pero queda claro que no lo es para todos.

Mi interés por la conferencia del señor Carney radicaba en saber cuáles podían ser las fórmulas que un hombre tan influyente ofrecería para esta desigual salida de nuestra reciente crisis. Sin embargo, las respuestas que da a la vieja pregunta de ¿qué hacer? se resumen a expresar el deseo de que la economía avance con el objetivo de un crecimiento más inclusivo en el que todos los ciudadanos obtengan beneficios.

Un deseo en el que todos podemos estar de acuerdo, pero me he quedado sin saber qué se debía hacer para conseguirlo.

Seguiré buscando respuestas...