infoPLC ++ / Mercado / Panoramas / La M-H continuará teniendo en las operaciones altamente automatizadas su principal vía de crecimiento

La M-H continuará teniendo en las operaciones altamente automatizadas su principal vía de crecimiento


Se espera la consolidación definitiva de los tres ejes tecnológicos de la propuesta: impresión 3D, software avanzado y automatización.

La M-H continuará teniendo en las operaciones altamente automatizadas su principal vía de crecimiento

El mercado mundial de máquinas-herramienta prevé superar los 120.000 millones de dólares el año 2020, según un informe publicado en enero de 2017 por la firma de investigación Technavio. La principal tendencia para este mercado es la consolidación definitiva de los tres ejes tecnológicos de la propuesta: impresión 3D, software avanzado y automatización. Es decir: una mezcla de las clásicas propuestas, fabricación sustractiva, y la consolidación de un nuevo segmento, la fabricación aditiva industrial.

Y es que de hecho, Anju Ajaykumar, analista de la consultora, confirma que la máquina-herramienta continuará teniendo en las operaciones altamente automatizadas su principal vía de crecimiento: “Los sectores industriales en los que la automatización se emplea a gran escala, como automoción, aeroespacial y defensa, electricidad y electrónica, dispositivos médicos, maquinaria industrial y energía renovable, serán claves para el desarrollo del mercado”, explica.

La primera de las tendencias emergentes de la máquina-herramienta para 2017 es la integración de la tecnología de impresión 3D. Si en un inicio la fabricación aditiva era capaz únicamente de crear pequeños modelos de plástico y prototipos, cada vez se utilizan más para crear prótesis y otros insumos médicos, ropa a gran escala y  productos electrónicos. La clave pasa por el avance de la misma tecnología, que en cuatro años se ha abierto a nuevos materiales, lo que amplia considerablemente sus oportunidades de utilización.

En el caso de la máquina-herramienta, la impresión 3D es una tecnología especialmente atractiva ya que es capaz de reducir entre un 30% y un 70% la cantidad de material utilizado en comparación a métodos tradicionales. Pero más allá del impacto económico directo en relación a la reducción de las materias primas, Technavio destaca el impacto que tiene en el time-to-market industrial: “más allá de la reducción en los costes de desarrollo,  la definitiva incorporación de la fabricación 3D se traduce en una mayor velocidad de comercialización de nuevos productos”. Los ejemplos de esta tendencia ya están operativos en el mercado. Un ejemplo: el fabricante japonés de máquinas-herramienta Yamazaki Mazak ha integrado la tecnología de impresión 3D de metal en su línea de productos de control numérico de computadoras (CNC).

La segunda de las tendencias pasa por los avances que está experimentando el software. Hay acuerdo en que hoy las máquinas-herramienta son indudablemente más rápidas, inteligentes y versátiles. Se han convertido en multifuncionales y son capaces de realizar una amplia gama de tareas dentro de una sola configuración: “máquinas de descarga eléctrica, ultrasonido y con tecnología de haz electrónico están revolucionado la tecnología de fabricación”. La clave es que hoy pueden estandarizarse múltiples productos de software en una única plataforma. Por ejemplo: la tecnología CAM se está utilizando para las máquinas multieje, multihusillos y multitorretas integrada en el proceso global de fabricación. ”Las aplicaciones de software proporcionan una visión integrada del funcionamiento mediante la integración directa con la gestión del ciclo de vida del producto, los servicios de ejecución de fabricación, la planificación de procesos y los sistemas de planificación de recursos empresariales”, explican desde Technavio.

La inversión en automatización de procesos continúa creciendo a un tasa que supera el 6% y se proyecta que llegará a 120.000 millones de dólares en 2019. Esta es la tercera de las tendencias que marca el desarrollo de la máquina-herramienta. El crecimiento se centra en áreas como tecnología, hardware, software, servicios y los protocolos de automatización, y es un comportamiento que se replica en el sector de la máquina-herramienta: el mercado mundial está siendo colonizado por las máquinas CNC en lugar de máquinas convencionales.

Además del factor tecnológico, según la Asociación Alemana de Fabricantes de Máquina Herramienta (VDW), el principal motor de crecimiento para el sector vendrá de la explosión de mercados emergentes, como es el caso de la movilidad eléctrica: “Pese a que no hay nada claro en relación al verdadero despliegue de los vehículos eléctricos puros, qué cantidad será capaz de absorber el mercado o qué cambio se deberá aplicar a los tipos de corte de metal, la realidad muestra que viviremos un período más amplio con modelos híbridos. La transición será más larga”. Así, debido a la combinación de motores de combustión y motores eléctricos, el grado de complejidad que deberá asumir la máquina-herramienta es importante. Según los fabricantes alemanes, se necesitarán altos volúmenes de máquinas de viruta.

Para España, las cifras provisionales correspondientes al cierre de 2016 indican que la máquina-herramienta superó los 1.500 millones de euros de facturación, creciendo un 1,8% sobre la cifra de 2015. Pese a que puede parecer un buen dato, el presidente de AFM, Antxon López Usoz, confirma que ha sido un ejercicio complejo: “En el ámbito de las máquinas, el arranque ha sufrido en sus mercados `tradicionales´ (Alemania, China, USA, India, Rusia o incluso España), que han mostrado claros signos de debilidad. Esto nos ha llevado a que, a pesar de haber conseguido una cifra de facturación similar a la de 2015, la captación de pedidos ha sido compleja y ha caído ligeramente”.

Pese a este dato negativo, la deformación ha tenido un comportamiento excepcional, tal y como vaticinaban los fabricantes alemanes. “Arrastrada por el alto volumen de inversión de la industria del automóvil, ha registrado cifras históricas de captación en todos los mercados, que vaticinan una actividad productiva muy interesante”. En lo que se refiere al resto de subsectores, los componentes y los accesorios han evolucionado de manera similar a las máquinas en las que se integran, y las herramientas han crecido “en un contexto en el que la actividad industrial mantiene un tono razonable”, matiza.

Para 2017, el Director de AFM, Xabier Ortueta, pronostica un crecimiento en la facturación. “Aunque la pelea de nuestras empresas va a estar principalmente centrada en lograr pedidos y proyectos, la extraordinaria captación del subsector de la deformación apunta a que 2017 será un año de crecimiento en la facturación. De todas formas debemos ser conscientes que el panorama geopolítico actual es francamente incierto a nivel doméstico, europeo e internacional, pero confiamos en que el sector pueda concluir un año similar, pero más equilibrado en captación”.