infoPLC ++ / Mercado / Industria química y farmacéutica: inversión mediocre en digitalización

Industria química y farmacéutica: inversión mediocre en digitalización


Un estudido de D.velop ha identificado importantes déficits en las habilidades digitales de la industria de procesos en comparación con el resto de sectores productivos.

Industria química y farmacéutica: inversión mediocre en digitalización

La transformación digital en el sector químico-farmacéutico parece ser lenta, tal y como se recoge en las conclusiones de un amplio estudio publicado por la firma D.velop. Según una encuesta realizada en 200 empresas industriales de procesos, tan sólo un tercio del presupuesto global de las firmas se destina a proyectos de orientación digital para la organización y producción. Este rango de inversión está justo por debajo del promedio de todas las industrias examinadas. Sin embargo, en comparación con la industria automotriz, primera en el ranking de digitalización de la industria, la diferencia en el compromiso de inversión representa tan sólo el 8%. La diferencia es que, la industria del automóvil, lleva años de ventaja a la de procesos en relación a su apuesta por el entorno digital en planta y eso le permite contener la inversión destinada ya que se encuentra en un punto de maduración.

En términos del éxito de los proyectos de digitalización que ya se han realizado, las compañías químicas y farmacéuticas tampoco tienen resutados halagüeños: ocupan el séptimo lugar en relación a proyectos en marcha si se compara con el resto de la industria. Así, en una escala de 1 a 10, solo se logró un puntaje de satisfacción de 5,83 en relación al retorno de la inversión de las iniciativas de digitalización. "Este no es un dato para alegrarse, ya que apunta a déficits considerables en la realización de los proyectos", explicó el CEO de D.velop, Mario Dönnebrink.

El estudio ha revelado que el principal problema para llevar a buen término este tipo de proyectos en la industria de procesos es la alfabetización digital inadecuada. Las debilidades existen, entre otros ámbitos, en las definiciones de requisitos insuficientes, porque no hay un conocimiento claro de las opciones que la digitalización aporta. También se detectan deficiencias en la implementación metodológica de los objetivos del proyecto, así como en el coste y el calendari de despliegue, según detallaron las compañías químico-farmacéuticas. Pero en la base de esta situación, según confirma el estudio, está la poca permeabilidad al cambio por parte de las direcciones: las empresas aún no han logrado incorporar los niveles jerárquicos superiores las medidas de digitalización de los departamentos. Y si no hay conciencia en relación a la necesidad de avanzar, por supuesto, no se avanza.

"Las empresas deberían buscar nuevas formas y construir redes para la transferencia de conocimiento", recomienda Dönnebrink en vista de los resultados. Para el directivo, el ejemplo de comunicación abierta entre las compañías en el Silicon Valley estadounidense es un modelo a seguir por las compañías industriales de procesos: "Un ecosistema con pensadores digitales, socios comerciales, clientes y otros actores clave puede brindar una variedad de inspiraciones a todos los involucrados, que se benefician unos de otros. El efecto clave es que las empresas pueden acortar significativamente su proceso de aprendizaje digital".