infoPLC ++ / Mercado / Noticias Mercado / La IA como protagonista del futuro crecimiento

La IA como protagonista del futuro crecimiento


La inteligencia artificial promete beneficios en todos los niveles. La clave para disfrutar de ellos: que salga del laboratorio para ser implementada en procesos reales.

La IA como protagonista del futuro crecimiento

Accenture, en asociación con Frontier Economics, ha realizado un estudio para analizar el  potencial impacto económico de la Inteligencia Artificial (IA) sobre 16 sectores industriales que cubren un campo muy diverso, desde la manufactura hasta las ciencias de la vida, analizando el potencial crecimiento del valor añadido. Se plantean dos escenarios para cada sector, comparándose el crecimiento esperado siguiendo los supuestos actuales con el caso en que se hubiera integrado la IA en los procesos. Se ha tomado como año de comparación el 2035.

A partir del resultado de la investigación, se demuestra que los sectores de manufactura, comunicaciónes y finanzas son los que verán mayores tasas anuales de crecimiento con la introducción de las técnicas de IA. En el caso de la industria manufacturera, técnicas como la Internet de las Cosas crean condiciones favorables para la perfecta integración de sistemas inteligentes, al permitir la comunicación entre dispositivos físicos como puede ser una línea de montaje. En este caso, la IA puede salvar la brecha entre las formas actuales de automatización y soluciones más avanzadas.

Hablemos de la automatización

Según el trabajo que nos ocupa, la IA ofrece enormes ventajas sobre las soluciones tradicionales de automatización, poniendo un especial énfasis en la gestión de la cadena de suministro donde el tiempo significa dinero. Empresas como Tesla y Johnson & Jonshon ya han recurrido a Elementum, una star-up especializada en IA para agilizar sus cadenas de suministro.

Elementum monitorea incidentes puntuales, realiza un seguimiento del transporte y registra los productos manufacturados para proporcionar en tiempo real a la cadena de suministro. Al analizar más de 10 millones de incidentes por día Elementum puede proporcionar alertas tempranas de posibles problemas y proponer soluciones alternativas. En la industria, las máquinas o equipos inactivos se convertirán en una cosa del pasado, con un aumento continuado de las tasas de rendimiento debido a aportar capacidades para aprender, adaptarse y evolucionar a través del tiempo.

Se señala también que técnicas como el prototipado rápido o la asignación dinámica de recursos pueden reducir significativamente el tiempo de salida al mercado y reducir los costos en el proceso. Según la investigación que nos ocupa, la introducción de IA en las empresas de fabricación podría generar unos 3.800 millones de dólares en el 2035. No sólo el trabajo humano será más productivo, sino que la IA también conducirá a sacar todo el potencial de la maquinaria de una planta industrial.

Cómo hacer posible tantos beneficios

El estudio detecta que el interés por la IA todavía proviene en las empresas del sector intermedio de las organizaciones, técnicos entusiastas digitales que conocen estas tecnologías y se muestran implicados personalmente. "Nuestro análisis sugiere que alcanzar el valor aportado por la IA exigirá el reconocimiento y la acción de la parte superior de la empresa, es decir la gerencia y la propiedad", se señala textualmente y para ello será necesario hacer tangibles los beneficios que aporta y esto significa pasar tiempo con las máquinas reales de la IA, interactuando con ellas, cuestionando y probándolas. "No hay sustitutos a visitar laboratorios de IA o centros de innovación, donde las ideas pueden ser probadas y los prototipos se pueden desarrollar", se señala.

Será esencial generar una hoja de ruta, planificar el crecimiento del negocio, incorporando IA como un facilitador crítico. Importante es también tener suficiente dominio de la IA para transformar efectivamente planes de negocio existentes, definir los puntos de decisión clave y las decisiones de inversión apropiadas. Asimismo, es imprescindible que la cultura corporativa se adapte a la presencia de sus nuevos técnicos de IACom. Humanos y máquinas estarán colaborando, enseñando y aprendiendo unos de otros. Esto exige confianza, apertura, transparencia, como cualquier otra relación. Por ejemplo, pueden culparse a las máquinas de rendimientos pobres o de una salida defectuosa, en lugar de identificar debilidades-ya sean o no de las máquinas- y mejorarlos.

Impacto sobre la mano de obra

El estudio hace referencia a cómo la introducción de IA puede despertar inquietudes en la mano de obra de las empresas, creando actitudes más o menos negativas frente a la nueva situación. En este sentido, los líderes tienen la responsabilidad de explicar los riesgos y las oportunidades del trabajo con un híbrido máquina-humano. También pueden transmitir nueva cultura y directrices que minimicen los riesgos y maximizar las oportunidades. Así, por ejemplo, la aplicación proactiva del uso de IA puede mejorar la cultura del lugar de trabajo. Ya existen soluciones IA que, por ejemplo, pueden detectar el estrés y el agotamiento de los trabajadores, ayudando así a mejorar la cultura y la satisfacción en el lugar de trabajo.

 

A modo de resumen

La automatización ha sido un elemento básico en las estrategias empresariales en el pasado, pero con los avances en IA las empresas necesitan dar un paso más allá al aprovechar la inteligencia, el autoaprendizaje y las máquinas autónomas.
La investigación de Accenture revela que el potencial de beneficios que puede aportar la IA pueden ser tantos como el impacto que ha tenido la automatización. Entre 1993 y 2007, por ejemplo, la automatización tradicional se estima que ha generado un 0,9 % de crecimiento interanual.

Pues bien, según el estudio, el futuro impacto de la IA podría ser mayor. Abrazar la IA puede, por lo tanto, ser una poderosa fuente de ventaja competitiva. En este sentido y como ejemplo: la empresa alemana Bosch está colocando a la IA en la vanguardia de su negocio. Plantas automotrices, tiene como objetivo permitir máquinas para auto-diagnosticar fallas técnicas, ordenar de forma autónoma piezas y anticipar sus necesidades de mantenimiento. En general, Bosch predice más de 2 mil millones de dólares de ingresos y ahorros derivados del uso de sistemas y máquinas inteligentes para el periodo 2020-2021.