infoPLC ++ / Mercado / Las tecnologías inmersivas están entrando en la planta

Las tecnologías inmersivas están entrando en la planta


Según Capgemini, un 46% de las empresas de automoción, industria y utilities implantará las tecnologías de Realidad Aumentada y Realidad Virtual.

Las tecnologías inmersivas están entrando en la planta

Un nuevo informe del Instituto de Investigación de Capgemini pone de manifiesto que cada vez más las empresas están usando la realidad aumentada y la realidad virtual (AR y VR, según sus siglas en inglés) para mejorar sus operaciones internas. Según el informe "Augmented and Virtual Reality in Operations: A guide for business investment", el 82% de las empresas que usa AR o VR, conocidas también como tecnologías inmersivas, asegura que las ventajas que obtienen cumplen o superan sus expectativas. Sin embargo, la falta de talento dentro de las empresas y la insuficiencia de las infraestructuras de back-end suponen un lastre importante para su adopción. El estudio también arroja una nueva perspectiva sobre el uso de estas tecnologías en las empresas, cuya aplicación hasta ahora se ha centrado más de cara al consumidor.

En la investigación se ha encuestado a más de 700 directivos[4] de empresas de automoción, industria y utilities con un profundo conocimiento de las iniciativas de AR o VR, concluye que el 50% de las empresas de estos sectores que todavía no han implantado estas tecnologías empezarán a explorar cómo utilizarlas en sus operaciones internas en los próximos tres años. Esto incluye, entre otros usos, la utilización de la AR para obtener ayuda de expertos de forma remota y en tiempo real utilizando dispositivos portátiles y de la VR para impartir formación a empleados. De media, un 46% de las empresas considera que el uso de las tecnologías inmersivas se generalizará en sus organizaciones en los próximos tres años, mientras que otro 38% cree que lo hará en un plazo de entre tres y cinco años.

Las organizaciones están comprobando las ventajas de la tecnología inmersiva

Aunque la implantación de la realidad aumentada es más compleja, el estudio indica que las organizaciones la perciben como más ventajosa que la virtual. Destaca que la AR mejora la productividad gracias a la agilización de los flujos de trabajo. Para ello, cita ejemplos tales como el uso de gafas de AR por parte de técnicos de Porsche que paso a paso proyectan instrucciones y diagramas, a la vez que permiten que expertos accedan en remoto al campo de visión del técnico para ofrecer asesoramiento. Esta solución puede reducir el tiempo necesario para realizar las labores en hasta un 40%[5]. También señala que la VR aumenta la eficiencia y seguridad y ayuda a gestionar las complejidades de las tareas, lo que incrementa la productividad. Por ejemplo, el informe destaca el caso de uso de VR por parte de Airbus, que integra maquetas digitales en entornos de producción para dar acceso a trabajadores de montaje a modelos en 3D de la aeronave en construcción. Esto reduce el tiempo necesario para inspecciones de tres semanas a tres días[6]. Además, según el estudio, al menos tres de cada cuatro (75%) compañías con implementaciones de AR/VR a gran escala han obtenido beneficios operativos de más del 10%.

Reparación y mantenimiento, diseño y montaje: las aplicaciones más habituales de estas tecnologías

En los sectores de automoción, industrial y utilities, las tecnologías inmersivas se usan de forma más extendida para trabajos de reparación y mantenimiento, diseño y montaje. Entre el 29% y el 31% de las empresas que las usan lo hace en trabajos de reparación y mantenimiento, específicamente para consultar materiales de referencia en soporte digital (31%), obtener la asistencia de un experto en remoto (30%), visualizar digitalmente componentes situados fuera del campo de visión (30%) y superponer instrucciones detalladas en estaciones de trabajo (29%). Para los trabajos de diseño y montaje, las empresas usan la VR o AR para visualizar instrucciones de montaje en soporte digital (28%), simular el rendimiento de productos en condiciones extremas (27%), visualizar infraestructuras desde diferentes ángulos (27%) y superponer componentes de diseño en módulos existentes (26%). Por ejemplo, el informe cita cómo Ford capta los movimientos de sus empleados durante el montaje y los recrea con VR, con lo que ha conseguido diseñar acciones alternativas que han reducido en un 70% las lesiones de los empleados y mejorado en un 90% las cuestiones problemáticas relacionadas con la ergonomía[7], como movimientos innecesarios y las dificultades a la hora de maniobrar.

La AR se considera más relevante y está implantada más ampliamente que la VR

Dos terceras partes de las organizaciones objeto del estudio consideran que la realidad aumentada se aplica mejor a sus operaciones empresariales que la virtual. Aunque se ha comprobado que esta última mejora la experiencia inmersiva de un único usuario aislado del mundo real, la AR conecta el mundo digital con el mundo real y, por tanto, es idónea para una serie de novedosas aplicaciones prácticas. De entre las empresas que emplean la AR, el 45% ha implantado esta tecnología (el resto aún está en fase de experimentación), frente a solo un 36% que utiliza la VR.

Las empresas estadounidenses y chinas lideran actualmente la carrera en la adopción y son los únicos países del estudio en el que más del 50% de las empresas usa ya estas tecnologías inmersivas aplicadas a sus operaciones. Por el contrario, más de la mitad de las empresas de Francia, Alemania, países nórdicos (Suecia, Noruega y Finlandia) y Reino Unido todavía están en fase de experimentación con iniciativas de AR o VR.

"La tecnología inmersiva ha avanzado mucho en muy poco tiempo y seguirá evolucionando. Frente a la dura competencia de los inversores de EE.UU. y China, las empresas tienen que racionalizar sus inversiones para aprovechar el potencial de crecimiento que ofrecen estas tecnologías a largo plazo", afirma Lanny Cohen, Director de Innovación de Capgemini. "Para obtener el máximo valor de negocio de la AR y la VR, las empresas necesitan una estructura de gobierno centralizada, pruebas de concepto que estén alineadas con su estrategia y la capacidad de impulsar la innovación y la gestión de cambios para los empleados".

Cuatro estrategias clave para ampliar las iniciativas sobre las tecnologías inmersivas

El informe identifica y analiza más en detalle al grupo de organizaciones que están más avanzadas en iniciativas de tecnología inmersiva y que más provecho están sacando de ellas. Estas compañías, que representan el 16% del total, se están centrando en cuatro estrategias clave para ampliar sus iniciativas en materia de AR o VR:

  1. Establecer un modelo centralizado de gobierno y fomentar el conocimiento de las tecnologías inmersivas: el 78% de esas compañías más avanzadas cuenta con equipos centrales especializados o centros de innovación dedicados a dirigir sus actividades en materia de AR o VR, frente a solo el 51% de las otras empresas.
  2. Invertir en actualizar el talento para adoptar las tecnologías en el futuro: el 93% de las avanzadas están realizando fuertes inversiones para crear equipos internos de expertos ágiles, frente a solo el 76% de las demás empresas objeto del estudio.
  3. Priorizar la identificación de casos de uso que ofrezcan un valor duradero y apoyen a sus empleados: Encontrar cuál es la forma de uso más adecuada y probar su viabilidad es una de las tres principales prioridades de las empresas avanzadas, mientras que la incapacidad de identificar usos apropiados supone actualmente un reto para más de la mitad del resto de organizaciones.
  4. Preparar la infraestructura tecnológica para integrar la AR o VR con las tecnologías que ya utilizan las empresas: El informe constata que la falta de datos y de preparación tecnológica constituyen importantes obstáculos a la adopción de las tecnologías inmersivas. En la actualidad, las empresas necesitan garantizar una integración ordenada de la AR o VR tanto con sus tecnologías existentes como con su cultura.