infoPLC ++ / Empresas / Noticias empresa / Bosch, coches autónomos y IIoT como objetivo

Bosch, coches autónomos y IIoT como objetivo


La estrategia de Grupo Bosch se basa en dos ejes: la evolución del sector de la movilidad y la interconexión a través de Internet de las Cosas.

Bosch, coches autónomos y IIoT como objetivo

El Grupo Bosch ha tenido un buen comienzo de año con incrementos progresivos de ventas de hasta un 12% en el primer trimestre del 2017. Todos los sectores y todas las regiones han aumentado durante los tres primeros meses de 2017, y de manera significativa en algunos casos. Para el presente año, Bosch espera un crecimiento del 3 al 5% de sus ingresos a pesar de unas previsiones económicas no demasiado optimistas y también ciertas incertidumbres geopolíticas. El grupo también espera un aumento de sus resultados.

"Desarrollar la actividad existente, conquistar nuevas áreas y asegurar el liderazgo tecnológico: esta es nuestra estrategia para llevar a cabo el proceso de transformación", ha declarado Volkmar Denner, CEO de Bosch. El cambio se basa en dos ejes: la evolución del sector de la movilidad y la interconexión a través de Internet de las Cosas.

Las ventas del Grupo Bosch llegaron a 73,1 mil millones de euros en 2016, lo que significa un incremento del 3,6% frente al año anterior.

En términos de conducción autónoma, Bosch ha hecho avances tecnológicos y ha registrado éxitos comerciales. En 2016, la compañía alcanzó más de mil millones de euros en ventas con sus sistemas de asistencia al conductor, obteniendo pedidos por un total de 3,5 mil millones de euros . En esta área, Bosch tiene la intención de tener un crecimiento en 2017 más rápido que el del mercado, que se prevé del 30%. Cerca de 3000 ingenieros de Bosch se dedican actualmente al tema de la conducción automatizada, 500 más que en 2016. Con Daimler, Bosch está trabajando actualmente en una conducción totalmente automatizada sin conductor urbano. A principios de la década siguiente, los vehículos viajarán en la ciudad con total autonomía. El ordenador de a bordo Bosch tiene inteligencia artificial, considerándolo uno de los componentes clave. Puede decirse que constituye el cerebro  del vehículo autónomo. Antes del final de la década, la compañía habrá logrado una serie de mapas de alta precisión a partir de las señales de radar. Este es un requisito previo esencial para una conducción automatizada. En el marco de la colaboración con Vodafone, Telecom, Huawei y Nokia, Bosch también está trabajando para desarrollar la infraestructura para el tráfico automatizado y conectado. El grupo lleva a cabo este tipo de pruebas para desarrollar una comunicación inalámbrica confiable entre los vehículos.

También en 2020, Bosch estima que el volumen del mercado mundial del Internet de las cosas crecerá en un 35% por año, llegando a los 250 mil millones. En 2016, la compañía ya ha vendido 27 millones de productos que se pueden conectar a Internet. En 2020, todos los nuevos componentes electrónicos de Bosch se podrán conectar. Y en el futuro los servicios relacionados serán proporcionados alrededor de cada producto. La clave de todos estos desarrollos es la inteligencia artificial. Durante los próximos cinco años, Bosch invertirá 300 millones de euros en su centro de inteligencia artificial.