infoPLC ++ / Empresas / Ferias / #5 Hannover: [Robots + IA + Nube] = Productividad escalable

#5 Hannover: [Robots + IA + Nube] = Productividad escalable


Cuando en 1968 el señor He Xiangjian comenzó a fabricar tapones para botellas en su pequeño taller de Beijao (China), poco podía sospechar que una compañía de su grupo estaría presente en Hannover y que, además, su stand sería uno de los elegidos por Angela Merkel para hacer una visita.

#5 Hannover: [Robots + IA + Nube] = Productividad escalable

Midea, la empresa que surgió de aquel humilde taller, es hoy uno de los mayores fabricantes de electrodomésticos del mundo y forma parte del selecto grupo de empresas Fortune 500. Con la adquisición de Kuka en 2016, Midea se ha convertido de un plumazo en el propietario del fabricante de robots con más prestigio de Alemania. Según Till Reuter, Director General de Kuka, la empresa sigue operando con total independencia, pero a partir de ahora tendrá ventajas tales como poder penetrar más intensamente en el mercado chino (que es el de mayor crecimiento en robótica). Su proyección es pasar a vender en China 160.000 unidades en 2019, frente a las 90.000 que se vendieron en 2016.  También es atractivo crear sinergias que permitan optimizar el coste de sus operaciones, gracias al conocimiento que Midea tiene de la sofisticada cadena fabril en China. Por cierto, Midea también tiene una joint venture con Yaskawa, que es otro fabricante de robots.

Pero volviendo a la feria, Kuka ponía el acento en la integración de sus robots en la nube, la utilización de IA y en los múltiples beneficios y servicios que esto acarreará: la escalabilidad de la productividad está garantizada a futuro. En este sentido, la empresa apuesta fuerte y ha comprado a la alemana Connyun, un especialista en IA y análisis de datos en la nube, además de disponer de una atractiva plataforma IoT  (también actúa como consultora en el mercado). Por otro lado, con Kuka Connect es posible acceder desde cualquier sitio a la información sobre la operación, mantenimiento o estadísticas de una máquina o robot determinado. Aprovechando los recursos de Connyum, se pueden establecer conexiones entre robots y máquinas de fabricantes distintos. Kuka también presentó un acuerdo con Roboception, una institución que investiga sistemas para percepción 3D en aplicaciones robóticas.

 

Niveles de habilidad

Para mostrar su tecnología de inteligencia artificial, Omron presentó en la feria su tercera generación de Forpheus, un robot entrenador de ping pong que, según sus responsables, puede interpretar, predecir, aprender, pensar, actuar, conectar y comunicarse con los seres humanos. El robot no para de acumular horas de entrenamiento de su interacción con jugadores de tenis de mesa de todos los niveles. Forpheus cada vez es mejor jugador y reconoce patrones en niveles de habilidad, para adaptar su nivel de juego al del contrincante.

Customización masiva de robots

Una tendencia observada es la creciente oferta de complementos inteligentes para robots. En esta línea, Schunk es una compañía con gran experiencia en grippers, entre otras soluciones mecatrónicas. Una de sus novedades era la opción de disponer de un digital twin para sus pinzas y poder integrarlas con facilidad en un software PLM, reduciendo sensiblemente los tiempos de diseño y verificación del componente en la máquina y la aplicación. Precisamente, esta compañía alemana fue la ganadora del Premio Hermes de este año, por su gripper inteligente JL1. Diseñado para cobots, detecta la proximidad humana y proporciona una reacción adecuada para cada situación específica. Los dedos de la pinza están equipados con mordazas dinamométricas y sensores táctiles, junto con dos cámaras de visión en el área de trabajo y un algoritmo de autoaprendizaje integrado en la propia pinza para operar de forma segura. De hecho, con esta propuesta, Schunk plantea reducir drásticamente el número de sensores de un cobot, evitando duplicidades y optimizando la integración.

Otro gripper inteligente de su portafolio es el EGL 90, que incluye sensores para medida e identificación del componente que está manipulando, ideal para aplicaciones de control de calidad. Los datos pueden almacenarse en el circuito embebido de la pinza o transmitirse vía Profibus, por ejemplo.

PTM Mechatronics presentó su pinza Safetygrip, que integra servos y condensadores, garantizando la sustentación de la pieza en caso de pérdida de potencia. Muchas soluciones propuestas en la feria eran del tipo plug & play, como un gripper de la firma On Robot, diseñado para Universal Robots, que puede pinzar cargas de hasta 4 kg y fuerza de hasta 40 N, con 1 N de resolución.

En determinadas ocasiones, la manipulación de piezas con el brazo de un robot puede entrar en conflicto con la máxima fuerza que este debería aplicar en todo momento, con tal de evitar deformar o romper objetos con que pueda establecer contacto. Para mitigar este efecto negativo, una idea interesante viene de la mano de Ferrobotics. Su ACF es un componente autónomo, con sensores piezoeléctricos integrados, que se monta en el extremo del brazo, limitando la fuerza de aplicación de manera constante a partir de un valor programado. Su sistema es independiente del robot en que se utiliza.

Algo que siempre preocupa cuando cooperan robot y humano, es la manipulación de objetos punzantes o con aristas por la máquina, lo que puede representar un riesgo para el operador. Precisamente, el premio Kuka Innovation Award se otorgó a un equipo de investigadores del German Aerospace Center DLR, por una especie de airbag que protege al humano en tales situaciones; se despliega automáticamente por el extremo de la garra y envuelve completamente el objeto punzante manipulado.

Ingeniería metrológica inversa sin contacto

Había gran variedad de dispositivos escáneres que hacían ingeniería inversa metrológica de un objeto físico sin contacto. Por ejemplo, Creaform (una empresa del grupo Ametek) exhibía su HandyScan 3D, un medidor manual basado en 7 fuentes laser y capaz de hacer mediciones a distancias de hasta 300 mm, con una precisión de hasta 30 µm en un área de 225 x 250 mm.

Una propuesta que va ganando adeptos es la de montar el escáner en el extremo del brazo de un cobot, con el objeto de efectuar mediciones rápidas y automáticas, más consistentes y repetitivas que las manuales. Resultan especialmente interesantes para aplicaciones de control de calidad. En esta línea, Creaform mostraba su sensor montado en un cobot, además de disponer del Metra Scan 3D, similar al anterior pero orientado a inspecciones en línea con distancias de hasta 3 m.

La americana Cognex presentaba el sistema de visión In-Sight 7000, un sensor de reducido tamaño (60 x 90 mm), todo en uno, que puede integrarse fácilmente en una línea de transporte automático (protección IP67), por ejemplo. El sistema analiza la forma y metrología del objeto a medir con rapidez y precisión. Aunque hay más sensores de visión de este tamaño en el mercado, lo que resalta su fabricante es el nuevo algoritmo Flexible Image Technology (FIT), que optimiza la captura de la imagen en condiciones de iluminación limitadas. Esto es interesante cuando las condiciones lumínicas son precarias y cambiantes en campo.

 Especial Hannover Messe 2017