infoPLC ++ / Empresas / Eventos profesionales / SolidWorks, también para aplicaciones no industriales

SolidWorks, también para aplicaciones no industriales


Ejemplos de soluciones menos artesanas, pero tremendamente efectivas sin perder su magia.

SolidWorks, también para aplicaciones no industriales

En el evento celebrado en Los Ángeles por Dassault Systèmes se presentaron ciertos casos de especial interés por parte de los propios protagonistas. La idea era ofrecer una perspectiva amplia de las posibles aplicaciones con el software SolidWorks. Uno de los invitados al estrado fue Cim Clothier, de Illussion Projects, que expuso cómo utiliza SolidWorks para diseñar sofisticados montajes escénicos de magia, contando en su cartera con clientes de la talla de David Copperfield.

Paul Reed Smith y Jon Wasserman, de PRS Guitars, explicaron cómo diseñan y fabrican a medida cada guitarra para cada cliente. En su caso, el software les ayuda a generar diseños y simular los cambios con celeridad y seguridad. En este ámbito, es interesante que el músico pueda tener una vista anticipada de la que será su guitarra personalizada. La realidad virtual les ayuda en este caso. Aseguró que, aunque el proceso de creación ya no es tan artesano como en sus inicios, sigue sin perder su magia; eso sí, ahora es tremendamente efectivo.

Huertos portátiles

La holandesa Freight Farms lanza una propuesta atractiva: un huerto portátil que potencie la producción de productos locales. El cofundador de la empresa, Jon Friedman, explicó lo que denomina farming in the box, un contenedor marítimo modificado que incluye todo lo necesario para poder cultivar verduras y otros vegetales.

Según Friedman, su negocio trata de atender las necesidades de una parte de lo que denomina la próxima generación de agricultores. El proceso no utiliza tierra; tan solo agua, nutrientes y distintas fuentes de luz que estimulan el crecimiento de las plantas, todo controlado por un autómata. Pueden conseguirse varias cosechas al año, independientemente de las inclemencias del tiempo, la estación del año o el emplazamiento geográfico.

Con este concepto, la producción agrícola se convierte en altamente predecible. La idea es poder enviar estos contenedores a lugares en los que no pueden producirse ese tipo de cultivos, como puede ser el caso de un restaurante en Dubái, que desee disponer de materia prima de km 0; un producto local fresco y de calidad controlada. Una ventaja es que no hace falta importar alimentos, ni mantener largas cadenas de frío, además de poder planificar la producción para un consumo razonable y a medida. Su precio oscila entre 30.000€ a 70.000€, dependiendo de la configuración deseada. Según Freight Farms, el retorno de la inversión de un contenedor puede estar situado entre 2 y 4 años, en función de cada caso.

Huerto portátil  “farming in the box” de la compañía holandesa Freight Farms

Robots para catástrofes…

Motiv Robotics es una empresa que participa en programas de la NASA Jet Propulsion Laboratory. En el certamen presentaba un sistema robótico avanzado como base para llevar a cabo aplicaciones industriales, ayuda en catástrofes y operaciones en condiciones extremas. La idea es un robot que utiliza cuatro extremidades, pero que además son brazos robotizados de montaje invertido. Tiene 28 actuadores iguales, pensado para que sea fácil de ensamblar y mantener. Está concebido para operar en entornos complejos. Sus extremidades le sirven para desplazarse por todo tipo de terreno, con la ventaja de que los 4 brazos pueden funcionar independientemente para llevar a cabo múltiples tareas. Actualmente, ya se está licenciando como base para futuros proyectos a equipos de I+D.

… y para competición

Un robot muy distinto es el Prosthesis, un engendro exobiónico de la compañía Furrion Robotics. Mide casi 5 m de altura y otros tantos de ancho. Su peso supera los 3.500 kg y dispone de una potencia de 200 hps, con todos sus accionamientos eléctricos, alimentados por batería. Este monstruo está concebido inicialmente para competir en carreras de máquinas, aunque se encuentra a la espera de otras posibilidades. Para su conducción no se utiliza el clásico joy stick, sino un exobrazo guiado. El individuo viaja a bordo y lo controla libre e intuitivamente.

Robot exobiónico Prosthesis de la compañía Furrion Robotics

En otro orden de cosas, un diseño interesante eran las prendas de vestir deportivas de Tyme Wear. Se trata de una camiseta que integra en su tejido un acelerómetro y unas cintas, que a la vez son bandas extensométricas. Se mide la variación de volumen del tórax y el abdomen, además de la aceleración y vibración del cuerpo, entre otras posibilidades. El precio objetivo para salir al mercado es de 150€. La simulación es clave para su diseño.

PARTE 1 - SolidWorks 2017: Ayuda predictiva y compatibilidad seamless
PARTE 2 - SolidWorks, también para aplicaciones no industriales
PARTE 2 - SolidWorks: la mentalidad es clave para el diseño con impresión aditiva