infoPLC ++ / Empresas / Entrevistas / Internet de las cosas comienza con pasos pequeños y razonables

Entrevistamos a

Dr. Jürgen Jasperneite

Director de la OWL University of Applied Sciences — Fraunhofer Application Center

Internet de las cosas comienza con pasos pequeños y razonables

Internet de las cosas comienza con pasos pequeños y razonables

Dr. Jürgen Jasperneite experto en automatización inteligente apuesta por pequeños pasos constantes en vez de grandes avances


¿Hay sitio en la Industria 4.0 para las tareas de producción cotidianas? El Dr. Jürgen Jasperneite como director de la OWL University of Applied Sciences y del Fraunhofer Application Center en Lemgo (Alemania), sabe lo que se necesita para la innovación en pequeñas y medianas empresas. Como 

¿Por qué es importante la Internet de las cosas?

Dr. Jürgen Jasperneite: La Internet de las cosas describe la digitalización en la producción. Pero es mucho más que soluciones técnicas específicas de producción. Actualmente, la digitalización está llegando a muchas esferas de la vida, y esto es algo que no se puede deshacer. Por ejemplo, las soluciones utilizadas para la conducción autónoma emplean las mismas tecnologías que la automatización.

¿Qué papel juega la Internet de las cosas para las pequeñas y medianas empresas?

Dr. Jürgen Jasperneite: Existe un consenso general de que Internet de las cosas no puede tener éxito sin las pequeñas y medianas empresas. El nivel de gestión de estas empresas debe centrarse en lo que significa la Industria 4.0. Esta es su única oportunidad de ayudar a allanar el camino en este viaje. Sigo escuchando que el negocio cotidiano no deja tiempo para ello, pero esto puede ser solo una excusa para simplemente posponerlo. Como gerente, estoy revisando constantemente lo que podría destruir mi modelo de negocio. La gerencia debe cuestionar constantemente los procesos de negocios actuales y evaluar qué posibilidades les ofrece la digitalización y reflexionar sobre ella con los demás. Con esto tienen la mitad de la batalla ganada.

¿Quién está al mando de los avances? ¿Los fabricantes de la maquinaria o la tecnología de la información (TI)?

Dr. Jürgen Jasperneite: Ninguno de los dos. Son los usuarios de las máquinas y la TI los que aprovechan las oportunidades que consideran más beneficiosas para ellos. El próximo impulso innovador probablemente provenga de las áreas del Internet de las cosas y las telecomunicaciones. Las máquinas conservarán su aspecto exterior con nuevas características cada vez más ocultas en su software. Pero una cosa es clara: no todo lo que es técnicamente posible es un beneficio adicional que los clientes están dispuestos a pagar.

¿Saben los usuarios de maquinaria lo que necesitan?

Dr. Jürgen Jasperneite: Hace diez años nadie necesitaba smartphones porque nadie sabía lo que eran. Fue un invento de un fabricante que creó un mercado totalmente nuevo, cambiando cómo se utiliza la tecnología y cómo interactuamos con ella. Exagerando un poco, las generaciones actuales de estudiantes consideran que algunas áreas en la automatización son crípticas y arcaicas. En estas, hay una gran necesidad de actuar con respecto al funcionamiento y las prácticas aplicadas.

¿Son compatibles la ingeniería mecánica y las TI?

Dr. Jürgen Jasperneite: La ingeniería mecánica y las TI han tomado caminos totalmente diferentes a lo largo de muchos años. Como vertientes totalmente separadas, han definido sus propios términos y métodos. Pregunte a un ingeniero y a un informático lo que ellos consideran servicios. Darán respuestas muy diferentes. Al final, también se trata de cómo se interpreta la digitalización. Para los ingenieros, es la mecánica lo que cuenta, mientras que la TI es algo que controla los procesos. Para los informáticos, una máquina es comparable a un ordenador de oficina, lo que significa que puede ser reemplazado. Por esto es tan importante que las asociaciones de la industria que desarrollan la Internet de las cosas comuniquen y definan normas comunes.

¿Es este un punto de vista puramente alemán?

Dr. Jürgen Jasperneite: La plataforma 'Industrie 4.0', principal promotora de la Internet de las cosas, ahora está trabajando con el American Industrial Internet Consortium. Esto es algo positivo. Los estadounidenses son fuertes en TI y los europeos son buenos ingenieros. Se trata de colaborar  para mejorar.

¿Falta mucho para que lleguen desarrollos de innovaciones disruptivas?

Dr. Jürgen Jasperneite: Desde el principio, la discusión ha sido acerca de la esperanza o el temor de que los nuevos modelos empresariales puedan perturbar y cambiar los mercados. Lo que me sorprende es que muy pocos enfoques creativos pueden ser identificados hasta la fecha, aparte de la monitorización de la condición. Por supuesto, todo el mundo tiene la idea de que alguien procedente de una industria distinta de la ingeniería mecánica está entrometiéndose entre fabricantes de maquinaria y clientes creando algoritmos y plataformas. Pero este temor también es bueno, porque es tarea de la administración observar en todo momento estos posibles cambios en la industria.

¿Qué papel jugarán los fabricantes de componentes en el futuro?

Dr. Jürgen Jasperneite: Tengo buenas noticias, los sistemas cyber-físicos siempre tienen componentes físicos concretos. Seguiremos necesitando sensores y actuadores en el futuro. Solo tienen que ser capaces de comunicarse y poder ser integrados en los sistemas informáticos. No estamos hablando solo de Ethernet o OPC UA, sino de una forma más alta y abstracta de comunicación. Los componentes deben ser capaces de notificar "quién y dónde estoy, de qué soy capaz, qué y cómo estoy haciendo". Por otro lado, la TI debe coger dicha información y crear un paquete de resultados fuera de ella, además de procesar la información. Cada componente debe poder ser identificado de forma única electrónicamente y poder comunicarse durante todo su ciclo de vida. Con el Smart Pneumatics Monitor, AVENTICS se basa en estos criterios yendo en la dirección correcta. En la actualidad, los comités están trabajando para desarrollar modelos arquitectónicos que también sean relevantes para los componentes y que permitan la operabilidad entre productos de diferentes marcas.

¿Significa eso que los usuarios deben esperarse para tener modelos estándar?

Dr. Jürgen Jasperneite: Necesitamos estándares, pero si queremos estandarizarlo todo, tendremos que esperar veinte años antes de que ocurra algo. Sería mucho más lógico combinar los estándares existentes de una sola manera ya que dejan pocas áreas sin estandarizar. Como siempre digo: "No espere, empiece ahora.”

¿Cómo son los pasos pequeños y razonables?

Dr. Jürgen Jasperneite: Actualmente, por ejemplo, las empresas manufactureras tienen una alta demanda de soluciones para el montaje asistido. Los usuarios quieren minimizar las tasas de errores, así como reducir la experiencia necesaria para afrontar cambios en el montaje. Hasta la fecha, usualmente se usan instrucciones en papel. La digitalización no se trata simplemente de convertir esta información del papel a los medios digitales, sino de crear valor añadido con sistemas de asistencia inteligentes. Los usuarios pueden experimentar con la Internet de las  cosas probando sistemas de asistencia digital, ya sea paralelo a las estaciones existentes, o integrado. Pueden involucrar a sus empleados y solo tienen que crear soluciones que los beneficien.

¿Qué papel desempeña el SmartFactoryOWL en Lemgo?

Dr. Jürgen Jasperneite: Nos consideramos el eslabón de conexión entre la investigación y los entornos empresariales. Con nuestro centro de investigación y desarrollo SmartFactoryOWL "Centrum Industrial IT", desarrollamos soluciones como un mediador neutral, como proporcionar información sobre la Internet de las Cosas. En nuestro SmartFactory, demostramos las oportunidades y el potencial que presenta la digitalización basada en soluciones de automatización concretas. Para las empresas, calificamos a los empleados en diferentes niveles y los apoyamos en la planificación e implementación de los procesos de producción digital. La Internet de las cosas comienza con pasos pequeños y razonables.