infoPLC ++ / Opinion / Experto en el edge

Experto en el edge


El viejo péndulo de la centralización-descentralización vuelve a cambiar de sentido, ahora de la nube al edge. Hoy más que nunca se necesitan profesionales capaces de estructurar el cloud como extensión del edge

Experto en el edge

Nuestro medio cuenta con una base muy heterogénea de lectores. Entre ellos, hay un grupo nutrido de especialistas en controladores, ya sean PLCs, PACs, PCs Industriales u otro tipo de dispositivos similares. Si nos situamos en el paradigma Industrie 4.0, es interesante redefinir el nuevo rol que seguramente muchos de ellos van a desempeñar en un futuro cercano, ahora rebautizados como expertos en el edge. En las líneas que siguen se hace una reflexión sobre ciertos cambios que se están produciendo, poniendo el foco principal en el controlador y en el edge.

Durante 5 décadas de existencia, los controladores programables han evolucionado progresivamente, incorporando por el camino interesantes funcionalidades, muchas alejadas de su concepción inicial: motion control, seguridad y sistemas de visión, son algunas de ellas. A nivel de programación y administración de proyectos, también se ha registrado una evolución apreciable, especialmente con la introducción de potentes plataformas, que simplifican enormemente la forma en cómo se gestionan los proyectos y el ciclo de vida completo del producto y aplicación.

En otro orden de cosas, la nube se erige como un lugar predilecto para ejecutar el software estrella del momento, que tiene que ver con Big Data, Analytics, Machine Learning, Inteligencia Artificial y otras atractivas posibilidades. Además, es un recurso que facilita el encuentro entre IT y OT.

Otro aspecto interesante es la eclosión del Digital Twin, que aportará una gestión holística del ciclo de vida del producto, más eficiente e inclusiva para un número mayor de actores. De hecho, el Digital Twin promete ser un verdadero punto de encuentro para especialistas de distintos campos, tanto los más enfocados a la nube como al edge, y por extensión, al IT y OT.

Pero los sistemas de comunicación tienen sus limitaciones, como el tiempo de latencia, el ancho de banda disponible o, en definitiva, la garantía de determinismo que demandan ciertas aplicaciones en tiempo real. Es cierto que hay tecnologías emergentes que contribuirán a mejorar estos aspectos, como el 5G o el TSN, aumentando sensiblemente las prestaciones de conectividad. Pero, en cualquier caso, conseguir un balance adecuado entre flujo de datos y latencia seguirá siendo en el futuro una necesidad imperativa para la industria.

En este orden de cosas, se constata una tendencia orientada a embeber en el controlador ciertas funcionalidades muy potentes de la nube, como Inteligencia Artificial, Analytics o Machine Learning, por ejemplo. El viejo péndulo de la centralización-descentralización parece que vuelve a cambiar de sentido, ahora de la nube al edge. La idea es que se decida la mejor opción en el propio edge y, por extensión, en el controlador; allí se ejecutará ese código que analiza y autoaprende de los datos adquiridos, a pie de máquina o proceso. Correr esas potentes aplicaciones en el controlador no es una cuestión baladí; para solventarlo, pueden activarse núcleos infrautilizados de la CPU o integrar potentes GPUs aceleradoras IA (tipo Nvidea o AMD, por ejemplo). Esto no significa impedir el acceso desde la nube hacia el edge, aunque si modularlo convenientemente.

Pero volviendo con el experto en el edge, sin duda será la tecnología y las necesidades de la organización las que determinarán como se va redefiniendo ese rol interdisciplinar en un entorno tan cambiante. En este contexto, hablamos de alguien capaz de consolidar una sólida perspectiva bottom-up, desde el mismo edge, con la peculiaridad de ver la nube como una extensión del edge". Alguien que analice las necesidades y opciones idóneas para cada aplicación, en cuanto a la distribución de funcionalidad, información, conectividad, potencia y virtualización. Que sea capaz de arbitrar soluciones efectivas para rescatar a los activos legados e incluirlos en la incipiente esfera del IIoT.

Con esta tesitura, se trata de adecuar la infraestructura en el edge a la densidad de entradas de proceso, el flujo de datos y su intensidad. Quizá convenga ampliar la funcionalidad y potencia a nivel horizontal, algo que podríamos tildar de una estrategia fog PLC o escalar verticalmente hacia arriba o hacia abajo, por citar algunas opciones.

Obviamente, el portafolio de las actividades del experto en el edge también puede extenderse a ciberseguridad, seguridad funcional o garantizar la disponibilidad de los activos para un particular escenario del edge. Si pensamos en una organización compleja, con un intrincado esquema matricial de responsabilidades, entre dominios, disciplinas, funciones o proyectos, este rol de experto en el edge quizá no está destinado a concentrarse en un solo actor, sino a ser compartido entre varios especialistas de distintos ámbitos. En cualquier caso, a medida que se mejora el nivel de abstracción, aumentan las posibilidades de concentrar más actividades en nuestro ajetreado experto.

Al final, muchos pensarán que sus departamentos tradicionales de ingeniería, mantenimiento, producción o logística, tal como están concebidos en la actualidad, ya cumplen de sobras con el expediente. Pero llevar a cabo una reflexión con perspectiva edge-nube, puede ser un ejercicio interesante para arrojar luz sobre ciertos detalles transcendentes en una organización 4.0 industrial.

 

Más información