infoPLC ++ / Opinion / ¿Qué es y no es Inteligencia Artificial?

¿Qué es y no es Inteligencia Artificial?


Se invierten miles de millones de dólares de capital riesgo en empresas de inteligencia artificial, pero los investigadores no consideran que la heurística, la lógica difusa o las estadísticas tradicionales sean IA.

¿Qué es y no es Inteligencia Artificial?

La inteligencia artificial (IA) está de moda. Es un hecho que se están invirtiendo miles de millones de dólares de capital riesgo en empresas dedicadas al desarrollo de IA. Quizás el tema más candente en este contexto sea el aprendizaje automático.

Pero quizás ha llegado el momento de analizar qué se entiende por AI. Existe un rico debate en este sentido. ¿Hay que considerar la AI como una tecnología radicalmente nueva o un conjunto de tecnologías? En una primera aproximación cabría preguntarse si en el caso de que cualquier dispositivo sea capaz de percibir su entorno y llevar a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito hacia un objetivo determinado consiste o no una solución que cabe englobar como IA.

En un informe de ARC dedicado a la IA en la gestión de la cadena de suministro, incluida la gestión de almacenes, se reflexiona en este sentido. Si fuera así, nos encontraríamos con una amplia gama de tecnologías, desde la lógica tradicional hasta los sistemas basados en reglas, una técnica computacional conocida desde la década de los 70 y que permite a los ordenadores resolver problemas de una forma que bien puede considerarse parecida en cierta medida al funcionamiento del pensamiento humano. Pero lo cierto es que repasando blocs sobre el tema que proliferan en internet, la mayoría de los investigadores no están dispuestos a considerar que la heurística, la lógica difusa o la forma tradicional de utilización de las estadísticas sean IA.

Bien puede decirse que el alcance del contenido bajo el que se entiende por IA no está del todo delimitado o varía con el ritmo de la evolución de otras tecnologías. Y es que a medida que las máquinas se vuelven cada vez más capaces, muchas tareas que antes se consideraban necesarias de inteligencia se han convertido en rutina y estas tareas (y las matemáticas que las alimentan) ya no se consideran IA.