infoPLC ++ / Opinion / Digitalizar paso a paso

Digitalizar paso a paso


Me pregunto si la carrera de la transformación digital en la industria tiene características diferentes respecto a cambios anteriores. ¿Se trata, en cierta medida, de un auténtico cambio de paradigma?

Digitalizar paso a paso

¡Digitalizar! Esta parece ser la consigna en cualquier mensaje dirigido a la industria, sea del sector que sea. Un cambio que es considerado por los expertos ya como inevitable. La verdad es que a lo largo de cualquiera de las revoluciones industriales anteriores, la exigencia de cambio ha estado siempre presente. ¡Cuánto se ha escrito en décadas pasadas sobre la gestión del cambio frente a las resistencias que siempre se planteaban ante la continua evolución de las soluciones de automatización!

La historia de la industria no es otra que la de los sucesivos cambios, a veces profundos, derivados de la introducción de nuevas tecnologías. Visto así, lo que cabe preguntarse es si realmente la transformación digital tiene características diferentes respecto a otros cambios anteriores. ¿Se trata en cierta medida de un auténtico cambio de paradigma?

El hecho es que la transformación digital implica una nueva visión que no ha nacido del mundo y las necesidades de la producción como en casos anteriores sino que es impulsado por las tecnologías de la información y, por tanto, puede requerir en las empresas un auténtico cambio cultural. No basta con adaptarse a trabajar con nuevas herramientas, exige también transformaciones importantes en los propios compromisos de la fuerza de trabajo a lo largo de toda la cadena de suministro. Producción e informática han venido teniendo lenguajes muy distintos. Ahora nos encontramos que los implicados en las operaciones de producción deberán aprender a hablar el idioma de los especialista en IT y viceversa.

Más de un experto afirma que, de momento, el objetivo de la digitalización y, sobre todo, el camino a seguir para llevarlo a buen fin no están aún bien definidos. Y es que una primera condición para que el proceso de digitalización llegue a este buen fin será que todos los miembros del equipo implicado tengan una única visión de cuales son los objetivos a lograr y las formas de llevarlo a cabo. Para crear una hoja de ruta sólida será necesario que todos, desde una misma perspectiva, hagan posible salvar de la mejor forma la distancia entre lo que existe y el desconocido futuro digital.

En algún lugar he leído que Dale Malony, ingeniero de sistemas en la empresa automovilística Honda, aconseja que ante el proyecto de digitalización de una empresa es importante que no se actúe con precipitación. Es necesario que mantenga su rumbo actual hasta que una trabajada hoja de ruta le ofrezca una plena confianza en el nuevo proyecto y esté preparada para poder solventar sorpresas que puedan aparecer en el proceso de implementación.

Todo cambio tecnológico ha tenido ganadores y perdedores. No puedo dejar de recordar el caso de los robots cuando la empresa Unimation, indiscutible pionera y líder en la construcción de robots industriales, persistió en mantener el accionamiento hidráulico en sus robots mientras otras empresas más nuevas en el mercado optaron por el accionamiento eléctrico. Este se impuso y Unimation llegó ya demasiado tarde con todas sus indeseadas consecuencias.

Es seguro, pues, que también en la transformación digital habrá ganadores y perdedores. Según Malony serán ganadores quienes sepan no precipitarse y tengan en cuenta que no basta con que la tecnología esté disponible sino que es necesario que lo esté también el equipo. Otro aspecto importante a mi entender es la elección de los proveedores, como lo fue también durante la introducción de nuevas soluciones de automatización y como ocurrió entonces es importante no caer nunca en el error de adquirir una solución y luego buscar cual es el problema que esta puede resolver.

La empresa digitalizada es sin duda el futuro. Las resistencias al cambio nunca han dado buenos resultados, basta dar una mirada a la historia. Los ganadores de esta nueva revolución industrial serán aquellos que aborden dichos cambios paso a paso y cuando no sólo la tecnología sino también sus equipos humanos estén preparados para hacerlos.