Usamos cookies para mejorar la experiencia de uso de forma constante. Al aceptar este mensaje o continuando con la navegación entendemos que das tu consentimiento para utilizar cookies en todas las páginas de infoplc.net.
Aceptar Política de cookies

La protección de los circuitos eléctricos, todavía más sencilla

  • Lunes, 20 Agosto 2012

Para proteger contra las sobrecargas los circuitos eléctricos de las instalaciones de distribución de baja tensión son necesarios aparellajes de protección. Junto a los guardamotores y los disyuntores se utilizan a menudo también fusibles, debido a su seguridad operativa y a sus buenas prestaciones en la limitación de las corrientes de cortocircuito. Rittal ofrece ahora para estos componentes nuevas bases portafusible en los tamaños D02-E18, DII-E27 y DIII-E33, para montaje en el sistema de embarrados de 60 mm RiLine60. Este nuevo desarrollo convence por sus claras ventajas de montaje, sus destacadas características de seguridad y su facilidad de conexión.

Dado que los fusibles son claramente más económicos que, por ejemplo, los guardamotores, se emplean a menudo en aplicaciones en las que el coste es un factor determinante. Son casos típicos las instalaciones de calefacción, climatización y ventilación, así como otras áreas, por ejemplo el equipamiento técnico de edificios. Al desarrollar sus nuevas bases portafusible Rittal ha priorizado una solución de alta calidad y fácil montaje.

Las bases portafusible se pueden montar sobre embarrados estándar de mercado, con una distancia entre centros de barras de 60mm y espesores de 5 a 10mm. En comparación con las soluciones convencionales de poliamida 6.6, este nuevo desarrollo presenta una elevada resistencia a las altas temperaturas, gracias al poliéster termoplástico (PBT) reforzado con fibras de vidrio. Las nuevas bases portafusible están realizadas con una placa base con muelle, que garantiza el contacto con el embarrado. Esto permite prevenir los daños en el embarrado, causados por ejemplo por cuerpos de fusible montados incorrectamente. La gran cantidad de calor que, como es sabido, entregan los fusibles a los cartuchos de filtro, es disipada de forma óptima gracias a las bases roscadas de alta calidad, con lo que se previenen las problemáticas acumulaciones de calor. De esta forma queda garantizado un funcionamiento fiable y seguro del componente protector.

Las nuevas bases portafusible de Rittal tienen asimismo numerosas ventajas de montaje. Gracias a una placa de contacto con muelle, se pueden encajar de forma sencilla y segura sobre los embarrados. Un pie de encaje giratorio aporta la flexibilidad necesaria para garantizar que las bases portafusible podrán montarse en sistemas de embarrado tanto de 5 como de 10mm. Además, una protección contra desplazamientos integrada evita que la base portafusible se mueva sobre la barra colectora.

Los bornes de conexión de las versiones D02-E18 y DIII-E33 permiten conectar conductores con una sección de hasta 25 mm2, en lugar de los hasta ahora habituales 16 mm2. En consecuencia, cumplen los requerimientos de la nueva norma de producto VDE 0636-3 y admiten intensidades de corriente de 63 A. La tapa de protección contra contactos presenta escotaduras, que ofrecen espacio para los conductores. Como opción se ofrecen también bases portafusible con una ampliación lateral del espacio para conexiones. El ahorro de tiempo de montaje frente a la habitual colocación atravesando por debajo de los embarrados es notable.

Con las bases portafusible del tipo "Easy Connect" el montaje resulta todavía más sencillo, porque llevan ya integradas las conexiones. Los bornes de conexión exteriores facilitan especialmente el montaje. Únicamente hay que encajarlos sobre el sistema de embarrado y a continuación se pueden conectar directamente. Aparte de un destornillador no es necesaria ninguna otra herramienta. Además, la tensión se puede medir en unos puntos de control de fácil acceso.

Más información:

/noticias/marcas/55-rittal

>