Início / Noticias / Igus / Cadena hidráulica E2 de igus

Cadena hidráulica E2 de igus

La nueva cadena portacables reduce los intervalos de mantenimiento de la maquinaria de construcción y las grúas móviles

Cadena hidráulica E2 de igus

Con la nueva cadena hidráulica E2 es posible suministrar energía y otros medios a estabilizadores de grúas con los espacios de instalación más reducidos. Además de ser fuerte, compacta y fácil de instalar, esta cadena de igus permite el guiado de dos tubos hidráulicos además de los cables de potencia y de mando. La cadena hidráulica E2 es una solución perfecta para la ingeniería mecánica especial y su uso reduce significativamente los costes de mantenimiento y las paradas no planificadas.

Los grandes retos requieren soluciones innovadoras. Este es el caso de los estabilizadores de muchas máquinas de construcción, como las bombas de hormigón o las grúas móviles, que cuentan con una gran variedad de modelos y componentes. El guiado seguro de los tubos hidráulicos es extremadamente importante en este tipo de maquinaria, debido a que el suministro debe ser constante y seguro, incluso al funcionar bajo tensiones mecánicas y unas condiciones ambientales duras. La cadena hidráulica E2 de igus proporciona una protección eficaz. No solo se encarga de garantizar que los cables de su interior no se dañen, sino que además evita que los tubos se torsionen y excedan su radio mínimo de curvatura. 

Tecnología comprobada incluso en maquinaria de construcción pesada

Desde hace tiempo, igus utiliza enlaces centrales con el fin de incrementar el espacio interior para el guiado de tubos. Para la serie E2/000 y los sistemas E4.1 y E4.1L, los enlaces centrales, adicionales a los travesaños estándar, cuentan con una gran fuerza de sujeción con tal de proporcionar suficiente espacio para los tubos adicionales con grandes diámetros. De esta forma, el guiado de energía y fluidos puede llevarse a cabo en un mismo sistema.

En la nueva cadena hidráulica E2, este concepto se ha aplicado a las condiciones específicas de instalación en los estabilizadores de bombas de hormigón y grúas móviles. Al ser de una sola pieza, tener un diseño muy sólido y una conexión perno/agujero de gran resistencia, los enlaces centrales garantizan una gran robustez, incluso en recorridos autosoportados de gran longitud. Se fabrican por inyección y se montan directamente en los eslabones, lo que ofrece un guiado óptimo de los tubos y una gran estabilidad. También permiten colocar un tubo encima de otro de forma segura.

Gracias a que la energía y la hidráulica se pueden guiar en una misma cadena hidráulica, los espacios de instalación se reducen considerablemente. La cadena hidráulica tiene una anchura externa de solo 41,2 mm, una altura externa de 57,5 mm y un radio de curvatura predefinido de 75 mm. En cuanto a la instalación, requiere una altura total de solo 255 mm. Con estas dimensiones, la E2 puede integrarse en prácticamente cualquier aplicación, tanto cerca de la base como en los estabilizadores de las bombas de hormigón o las grúas móviles. 

Guiado suave que reduce el mantenimiento

Al tener que resistir aplicaciones dinámicas, los tubos hidráulicos, normalmente sometidos a una presión extremadamente alta, requieren un mantenimiento intensivo. La cadena hidráulica E2 supera este desafío por partida doble: tanto los enlaces centrales como la cadena portacables en sí están hechos de plástico optimizado tribológicamente.

Esto reduce la abrasión y protege los tubos. Aparte de las ventajas que proporcionan los plásticos triboptimizados, también cuentan con un diseño especial que reduce el desgaste al mínimo. Tanto los enlaces centrales como el interior de la cadena están diseñados para proteger los tubos. Los contornos redondeados y las superficies de contacto amplias y suaves proporcionan unos niveles de abrasión y desgaste bajos. La segmentación por tipo de cable también reduce la presión que sufren los cables. El guiado eléctrico y el hidráulico están totalmente separados mediante cámaras. Esto sigue el principio de que los cables y los tubos con diámetros muy distintos siempre deben funcionar por separado.

Es una directriz importante, ya que mientras los cables de potencia o de mando tienen un grosor máximo de 5 mm, los tubos hidráulicos pueden llegar a alcanzar los 20 mm. Generalmente, debe dejarse una holgura del 20 %, ya que los tubos hidráulicos se expanden tanto transversalmente como longitudinalmente al presurizarse. Diseñada hasta el más mínimo detalle, la cadena hidráulica E2 ofrece un funcionamiento libre de mantenimiento.

Más información

/noticias/marcas/112-igus