Início / Noticias / Blog Automatas / Cinco consejos para un funcionamiento seguro de los motores en entornos explosivos

Cinco consejos para un funcionamiento seguro de los motores en entornos explosivos

El mantenimiento y la inspección de los motores antideflagrantes no solo son importantes, sino que también son fundamentales para garantizar un funcionamiento seguro.

Cinco consejos para un funcionamiento seguro de los motores en entornos explosivos

Los motores antideflagrantes se utilizan ampliamente en muchos sectores con entornos explosivos. Con normas tales como la IEC 60079-17 se especifica el diseño correcto y la definición de los componentes en uso, además de asesorar sobre los programas de mantenimiento para preservar la certificación.

Los motores antideflagrantes requieren inspecciones rutinarias y un mantenimiento cuidadoso; de lo contrario, puede haber graves consecuencias. En este artículo WEG ofrece cinco consejos para mantenerlos en perfectas condiciones de funcionamiento.

Asegurar el establecimiento y el cumplimiento rutinario del programa de mantenimiento:

El correcto funcionamiento de los equipos en zonas clasificadas requiere de inspecciones periódicas por parte del personal técnico y, en caso necesario, trabajos de mantenimiento y reparación subsiguientes. La norma IEC 60079-17 refleja la necesidad de documentación actualizada y personal cualificado, y define tablas de inspección para equipos con marcado Ex. Por ejemplo, se recomiendan controles diarios de los niveles de ruido del motor, así como de los niveles de ruido y vibración de los rodamientos. Las tareas semanales incluyen la lubricación de los rodamientos y la comprobación de la alineación del acoplamiento, y las revisiones anuales incluyen el reajuste de los tornillos, la medición de la resistencia de aislamiento del estátor y del rotor, así como la limpieza interior de la caja de bornes.

La limpieza general es realmente un tema muy importante. Los motores deberían estar libres de polvo, suciedad y aceite, los cuales se pueden eliminar con cepillos suaves, trapos limpios de algodón o chorros de aire comprimido. Sin embargo, la limpieza no se puede llevar a cabo en el caso de una potencial presencia de atmosfera explosiva.

Asegurar una buena lubricación correcta de los rodamientos:

Está sobradamente documentado que los rodamientos son una de las causas más frecuentes de fallos en los motores eléctricos. En consecuencia, una lubricación correcta es esencial para llevar al máximo la vida útil de los rodamientos y garantizar un funcionamiento silencioso a baja temperatura.

La lubricación de los rodamientos debe realizarse respetando las cantidades e intervalos indicados en la placa de características del motor y en la documentación. El uso de cantidades excesivas de grasa puede provocar sobrecalentamiento y fugas hacia los devanados del motor. Además, hay que aplicar siempre una grasa compatible con la suministrada por el fabricante. El uso de una grasa incompatible, con una viscosidad y características diferentes, puede reducir la vida útil de los rodamientos.

Asegurar el cumplimiento de los requisitos de mantenimiento en los procedimientos de reparación:

Unos procedimientos de reparación cuidadosamente implementados pueden tener un enorme impacto en el funcionamiento del motor y el tiempo de servicio de la máquina. La norma IEC 60079-19 ofrece orientación sobre los métodos prácticos de reparar equipos y define los procedimientos para asegurar la conformidad con la certificación de los productos.

La norma IEC 60079-19 establece que los talleres de reparación deben utilizar un sistema de gestión de la calidad (QMS) y designar a una persona responsable con autoridad y competencia técnica en materia de normas de protección contra explosiones. Además, es preciso que los talleres de reparación estén informados sobre los certificados de los equipos, las condiciones especiales de uso y todos los datos necesarios del fabricante del equipo, lo cual incluye también información relativa a reparaciones o modificaciones anteriores.

La documentación podrá incluir, por ejemplo, planos, especificaciones técnicas, condiciones de uso e instrucciones de montaje y desmontaje. Los registros de las inspecciones y de cualquier trabajo realizado en un motor antideflagrante deben guardarse en el taller de reparación.

Asegurar reparaciones de juntas antideflagrantes según la documentación del fabricante:

Entre los fallos más habituales figuran las juntas antideflagrantes dañadas u oxidadas, que pueden repararse mediante la adición de material y mecanizado según los métodos aprobados en la norma IEC 60079-19. No obstante, la holgura de la unión resultante deberá respetar la información que aparece en la documentación del fabricante. Si no se dispone de esta documentación, puede consultarse la norma IEC 60079-19.

De acuerdo con la misma norma, el equipo reparado o revisado debe marcarse con el respectivo símbolo, las normas aplicables, el nombre de quien haya realizado la reparación y la fecha en que se realizó. El símbolo será la letra “R” en una casilla cuadrada, que indica la reparación de acuerdo con la documentación del certificado y las especificaciones del fabricante, o la letra “R” en un triángulo invertido, que indica la reparación según las normas de la clase de protección, pero no según la documentación del certificado.

En el caso de sistemas que después de su reparación no cumplen con la documentación del certificado o con las normas de la clase de protección, se debe quitar o cambiar la etiqueta original del fabricante para indicar claramente la no conformidad del equipo. Si no se puede obtener un certificado complementario, el equipo no está en condiciones adecuadas para su uso en un entorno explosivo.

Si en un procedimiento de reparación se necesitan piezas de repuesto, estas deben obtenerse directamente del fabricante siempre que sea posible. Por ejemplo, en el caso de sustitución de tornillos, deben ser del mismo tipo y diámetro y tener al menos la misma fuerza de tensión que la especificada por el fabricante del motor.

Conseguir el beneficio del cumplimiento:

El mantenimiento correcto de los motores antideflagrantes es crucial para garantizar la seguridad del personal y de la planta en entornos con riesgo de explosión. Respetar las recomendaciones, la documentación del fabricante y los estándares de la industria puede marcar la diferencia entre una máquina que funciona durante toda su vida útil sin problemas y la aparición de fuertes vibraciones y ruidos que provocan daños y fallos.

El cumplimiento de programas de mantenimiento cuidadosamente preparados, con inspecciones y controles periódicos, ayudará a predecir posibles fallos y permitirá a los usuarios finales tomar medidas que minimicen los riesgos y posibiliten reparaciones preventivas. Estas reparaciones se deben registrar y documentar para que se pueda hacer un seguimiento de las modificaciones del equipo certificado, respetando preferiblemente la documentación del fabricante.

Finalmente, el marcado correcto de los procedimientos de reparación es obligatorio y permite a los equipos de inspección asegurar la conformidad de los equipos instalados, garantizando el mantenimiento de la seguridad en los entornos adversos.

Autor: Pedro M.R. A Maia y Rui Moreira, WEG Euro, Portugal

Más información

/noticias/marcas/223-blog-automatas

Blog Automatas

Blog dedicado a comentar experiencias, tendencias, tecnologías y mercados relacionados  
con la Automatización Industrial