Início / Noticias / Schmersal / Barrera óptica de seguridad más pequeña del mundo

Barrera óptica de seguridad más pequeña del mundo

Schmersal presenta en la SPS IPC Drives 2016 la nueva serie económica de barreras ópticas de seguridad SLB

Barrera óptica de seguridad más pequeña del mundo

Schmersal presenta en la feria SPS IPC Drives las nuevas barreras ópticas de seguridad con un tamaño extremadamente pequeño de la serie SLB 240/440/450 que disponen de evaluación integrada

Las nuevas barreras de seguridad SLB 240/440, con conexión por cable, con las medidas 28x32x72 mm o con conector (28x32x91mm) se pueden integrar fácilmente en espacios muy reducidos y tienen un montaje sencillo y rápido. Ambos modelos disponen de un alcance de 15 metros, mientras que la SLB 450 (medidas 49x126 mm) llega a alcanzar hasta 75 metros.

Las barreras ópticas de seguridad de un solo haz son especialmente adecuadas para el aseguramiento de zonas de peligro pequeñas, como pueden ser máquinas con pequeñas aberturas o ranuras, por ejemplo en máquinas impresoras de papel: aquí el personal dispone de una seguridad fiable, ya que cada interrupción del haz genera una señal para la desconexión segura del movimiento potencialmente peligroso de la máquina. 

Una ventaja esencial de la serie SLB 240/440/450: Se puede utilizar para las aplicaciones más variadas en centros de mecanizado, para el montaje y la manipulación, así como en las industrias de la madera, el papel y la imprenta, almacenes de estantes elevados o máquinas embaladoras.

Todas las barreras ópticas SLB disponen de salidas de semiconductor seguras (2 x PNP) y pueden ser incluidas en el circuito de seguridad directamente sin necesidad de una evaluación de seguridad externa. La nueva serie de productos cumple con las exigencias de la norma IEC 61496 para todas las aplicaciones según el tipo 2 ó 4.  Pero también sirven para la protección de los procesos, como por ejemplo en almacenes de estantes elevados, en los que durante el transporte autónomo de productos embalados se pueden detectar desviaciones de las posiciones predefinidas con ayuda de la detección de objetos y el registro de alturas, para así evitar colisiones y daños.

La versión SLB 450, que monitoriza zonas de acceso de hasta 75 metros se puede equipar de forma opcional con una calefacción integrada, por lo que resulta adecuada para ser utilizada en ambientes con temperaturas bajo cero (hasta -30º C). Por ello se puede utilizar en exteriores, por ejemplo en la industria maderera y cementera, en graveras o en zonas portuarias. 

Todas las versiones disponen de una ayuda visual para la configuración, lo que simplifica notablemente la puesta en servicio. Además están equipadas con un nivel de codificación cuádruple, de forma que al utilizar varias barreras ópticas en una aplicación, es posible hacer funcionar hasta cuatro pares de sensores en una misma dirección sin que influyan entre ellos. La parametrización se realiza sin medios auxiliares como PC o sistemas para la puesta en marcha. Solo es necesario un actuador, como por ejemplo un pulsador.  Para la operación se dispone de los modos configuración, rearme automático o rearme manual, así como de un modo para el diagnóstico.

"Con el desarrollo de la nueva serie SLB completamos nuestra gama de productos para la protección optoelectrónica. Dependiendo del tamaño y la complejidad de la zona potencialmente peligrosa, el cliente puede escoger entre barreras ópticas de la serie SLB, barreras ópticas SLG de varios haces o cortinas ópticas de la gama SLC", explica Klaus Schuster, el responsable de productos para la seguridad optoelectrónica en Schmersal.

"Dependiendo de cada caso, estas gamas optoelectrónicas pueden ser combinadas con relés de seguridad, controles de seguridad o componentes de sistema AS-i. De esta manera podemos ofrecer a nuestros clientes sistemas de seguridad completos y soluciones personalizadas hechas a medida de las exigencias de cada aplicación."

Más información

/noticias/marcas/18-schmersal