Início / Noticias / Blog Automatas / ¿Por qué cuesta tanto innovar en este país?

¿Por qué cuesta tanto innovar en este país?

¿Cuales son los motivos de que cueste tanto innovar en España? Edgar Guerrero explica qué camino seguir para aumentar nuestro ritmo de innovación

¿Por qué cuesta tanto innovar en este país?

Quince años, que se dice rápido, son los que llevo dedicando tiempo, esfuerzo y sobretodo muchas neuronas al apasionante mundo de la innovación. Innovación en su vertiente aplicada, entre otras, a la creación de nuevos productos.

Tan ilusionante para mí y beneficioso para nuestra sociedad me pareció este campo de aplicación del conocimiento, que finalmente decidí dedicarme íntegramente a ello. Y fue por allá por el 2004 cuando, con mis socios, me aventuré a crear mi propia empresa con un claro objetivo profesional y personal: Materializar ideas.

Esa pequeña aventura se convirtió poco a poco en un sueño para cualquier ingeniero, diseñador o técnico, con vocación sincera, que se decidiera a formar parte de nuestra empresa… incluido para mí, por supuesto.

Por nuestras manos han pasado muchos “hijos”, fruto de nuestra vocación creativa a los que posteriormente hemos visto “crecer y desarrollarse” (a algunos también morir tras su ciclo de vida) en puntos de venta y centros comerciales; en hospitales y laboratorios; en industrias y en la vía pública; los hemos visto expuestos en medios de transporte; los hemos podido adquirir vía e-commerce y algunos incluso han recibido reconocimientos honoríficos.      

Realizada la puesta en escena previa, y para todos aquellos que gustan de analizar dichos escenarios en base a “casos”, éste es muy simple: día a día me he reunido con emprendedores, inventores, visionarios (o apliquémosle el término que mejor nos parezca) cuya premisa principal es: He tenido una idea. No os engaño si os digo que he oído esa expresión en concreto algunos cientos de veces.

Pero tan cierto es eso como que en una proporción mucho mayor he oído la siguiente sentencia (y utilizo bien el término sentencia): Tenemos un problema.
Esa expresión, es un resumen, sintetizado en una frase, de otros tantos centenares de reuniones que he mantenido durante estos años con empresas consolidadas a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Ese tenemos un problema, se materializaba posteriormente y aplicaba específicamente (según el caso) a: “ha caído nuestra facturación”, “necesitamos abrir nuevos mercados”, “los costes nos están masacrando”, “nuestros nuevos productos no tienen éxito”, etc, etc,..imagino que la música nos suena a todos.   

Visto lo visto, la reflexión parece obvia: ¿por qué los emprendedores tienen ideas y las empresas tienen problemas?

¿Acaso existe un gen innovador?, o bien ¿está el ADN del emprendedor vinculado biológicamente a la creación de ideas?

(Quizás sea como el chiste de los autónomos y el Ministerio de Sanidad que está realizando estudios de su sangre para saber por qué nunca enferman).
Bromas aparte, y asumiendo que no  podemos tomar “el todos por el uno ni el uno por el todos” puesto que en nuestro país hay empresas fuertemente innovadoras, me gustaría hacer una reflexión abierta a todo el que quiera participar.

¿Qué nos distancia tanto de países de nuestro entorno como Alemania, Reino Unido, Francia o Países Bajos en materia de innovación? (Por no hablar de EEUU o Japón)

Si analizamos los datos de Eurostat respecto al volumen de patentes/cápita presentadas en Europa (dato que considero relevante en términos de innovación-país) nos encontramos al nivel, ya no de los países antes mencionados, sino de otros como Eslovenia, Islandia, Estonia, Hungría o la República Checa.

Y dejando de lado la realidad de que una gran cantidad de patentes se generan en las universidades, es igual de cierto que muchas de las grandes empresas que hoy son referentes y capitales en nuestra sociedad, provienen de alguien que un día dijo: Tengo una idea.

Por tanto, de alguna manera, y en base únicamente a mi experiencia, para aumentar nuestro ritmo de innovación y por tanto lograr construir un país de oportunidades para nosotros y generaciones venideras, deberíamos actuar sobre dos polos:

- Que los emprendedores creen empresas y que las empresas creen emprendedores-

Dicho lo cual, ¿está nuestra sociedad bien articulada para que los emprendedores sean capaces de materializar sus ideas en base a la creación de nuevas empresas?
Si lo está o no, imagino que cada uno tendrá su propia opinión, pero como el espíritu crítico debería ser asignatura obligatoria en nuestra educación, no dejo de plantearme nuestra capacidad de mejora como país.

  • ¿Estamos poniendo como sociedad los medios para facilitar la construcción de los Apple, Intel o Tesla del futuro?
  • ¿Es tan complicado pretender que gobiernos y actores sociales promuevan la actividad innovadora simplificando y allanando el camino a aquellos que ya de por sí tienen un camino tortuoso?
  • Y más simple incluso, ¿existe una conciencia generalizada de que un fracaso no es más que el aprendizaje de un éxito futuro?    

…. que las empresas creen emprendedores….suena raro, lo sé, pero a muchos años de tenemos un problema me remito para preguntarme:

  • ¿Nos damos cuenta que probablemente los mejores emprendedores los tenemos dentro de nuestras propias oficinas, fábricas o laboratorios?
  • ¿Estamos articulando debidamente el espíritu innovador de nuestros compañeros de escritorio?
  • O más sencillo aún, ¿les escuchamos cuando nos exponen sus ideas?

No pretendo, ni probablemente puedo, ofreceros la solución para equipararnos al nivel innovador de aquellos países con los que constantemente el mercado nos hace competir, así que me limito a haceros la reflexión en voz alta y me comprometo públicamente a escuchar a todo aquél que me diga: Tengo una idea.

 Edgar Guerrero González
Materializador de Ideas en I-MAS
edgar@i-mas.com

www.i-mas.com

Más información

/noticias/marcas/223-blog-automatas

Blog Automatas

Blog dedicado a comentar experiencias, tendencias, tecnologías y mercados relacionados  
con la Automatización Industrial