Início / Noticias / Rockwell Automation / Mejoras en el software de diseño de sistemas de seguridad Safety Automation Builder

Mejoras en el software de diseño de sistemas de seguridad Safety Automation Builder

Rockwell Automation mejora su herramienta Safety Automation Builder (SAB) para incluir nuevas utilidades a la biblioteca de funciones de seguridad y dieciséis idiomas; extendiendo esta potente herramienta de desarrollo de sistemas de seguridad a nuevos mercados con novedosas capacidades.

Mejoras en el software de diseño de sistemas de seguridad Safety Automation Builder

Con más de 15.000 descargas, 3.000 de las cuales en la región EMEA, SAB –diseñado para ayudar a los ingenieros de sistemas de automatización de maquinaria a ahorrar tiempo en el diseño de los sistemas de seguridad– ha sido un gran éxito y fue nominado en el SPS Drives del año pasado como uno de los diez productos más innovadores de la feria.

El software SAB automatiza el proceso de selección de seguridad para ayudar a acelerar el diseño de los sistemas y minimizar los errores humanos. Con la herramienta SAB, los usuarios importan una imagen de la maquinaria que desean salvaguardar y responden preguntas utilizando un menú desplegable y pantallas de ayuda para identificar y seleccionar las protecciones necesarias. El programa recopila entonces todas las selecciones de productos, genera una lista de materiales, y compila los datos necesarios para poblar SISTEMA.

Según David Reade, consultor de Desarrollo de Negocio de Seguridad y Detección en EMEA de Rockwell Automation, “hemos visto una increíble aceptación de este paquete de software, de modo que, con las funcionalidades añadidas y el nuevo conjunto de idiomas, seguro que la cifra de descargas incluso se incrementará. Una de las mayores ventajas que ofrece es que puede actuar como una interfaz multi-idioma del software SISTEMA de IFA, una utilidad que proporciona a los desarrolladores y probadores de la máquina relacionada con la seguridad controles con un amplio apoyo en la evaluación de la seguridad en el contexto de la norma ISO 13849-1.

“Puesto que SISTEMA tiene un conjunto limitado de idiomas, el uso de SAB ayuda a aumentar el proceso de generación de informes en otros idiomas”, añade Reade. “Por lo tanto, los desarrolladores de más países pueden utilizar ahora SAB en su propio idioma y luego importar esos datos a SISTEMA, donde se puede generar un informe final en una de las lenguas comunes ofrecidas por SISTEMA. Esto es especialmente útil para proyectos entre países donde se están desarrollando máquinas y luego se exportan. Por ejemplo, dentro de la herramienta puedes tener a alguien generando un archivo en checo, el cual luego puede ser enviado a un usuario final en España, y SAB cambiará automáticamente los idiomas. Los archivos SAB pueden ser transferidos de ida y vuelta y, gracias a la entrada de datos celda a celda, la traducción no cambia ninguno de los datos funcionales en el archivo maestro.

“Estamos viendo una mayor asimilación de SAB en todos los territorios dentro de las grandes multinacionales”, afirma Reade. “Al utilizar SAB pueden aceptar diseños de seguridad de una variedad de fabricantes de maquinaria en un formato común. Usando SAB es posible generar esquemas de conceptos de seguridad para una máquina en los idiomas locales y luego exportarlos a otras oficinas de diseño de todo el mundo. Este enfoque reduce el papeleo significativamente. Hace poco vi de primera mano a un usuario final en Italia utilizando un integrador de sistemas húngaro con un fabricante de maquinaria alemán. Todos generaban datos SAB en el idioma local y luego simplemente se cambiaban entre ellos los archivos/idiomas”.

Además del conjunto de idiomas mejorados, SAB también presenta nuevas utilidades a su extensa biblioteca de funciones de seguridad, una biblioteca de documentos de diseño pre-configurados y prediseñados que contiene información detallada para muchos métodos de protección, incluyendo una funcionalidad específica, los datos de categoría de Nivel de Rendimiento y los componentes requeridos de entrada, lógica y salida. Estos documentos también incluyen listas de piezas, planos eléctricos, un archivo del proyecto SISTEMA, y los planes de verificación y validación. La gran acogida del software también ha permitido a Rockwell Automation ampliar significativamente los archivos de ayuda basados en la amplia experiencia de los usuarios.

Los nuevos idiomas incluidos en SAB son: portugués, español, francés, alemán, italiano, holandés, checo, sueco, danés, húngaro, finlandés, rumano, polaco, chino, japonés y coreano.

 

Más información

/noticias/marcas/4-rockwell