Início / Noticias / Hurtado Rivas / Hurtado Rivas incorpora la automatización y robótica en la industria del calzado

Hurtado Rivas incorpora la automatización y robótica en la industria del calzado

Hurtado Rivas robótica y automatización industrial junto con ell Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMA) han desarrollado un robot que  puede aplicar cualquier tipo de fluido en piezas planas irregulares.

Hurtado Rivas incorpora la automatización y robótica en la industria del calzado

El proyecto de I+D “Desarrollo de herramientas de diseño y prototipos de maquinaria reconfigurable para industrias manufactureras, DIREM”, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, ha contado con un presupuesto superior a los 300.000 euros. 

La aplicación de adhesivo en plantillas de zapatos  de diferentes tallas ha sido la aplciación utilizada como prueba piloto, la automatización de este proceso salva las dificultades que plantean las distintas dimensiones de cualquier familia de piezas planas con formas irregulares como pueden ser suelas de zapatos, piezas de vidrio o plástico, partes de muebles, etc. Esto supondría la generación de cientos de  programas del robot adaptados a las distintas dimensiones  de las piezas.

La línea de producción comienza con las piezas en la cinta transportadora que se trasladan a un sistema de visión artificial que identifica las nuevas piezas y envía la información al sistema que realiza los ajustes con las nuevas órdenes de parámetros a la célula robotizada. Seguidamente, el brazo inyecta el fluido -en la prueba piloto un adhesivo- y gira el cabezal para succionar de nuevo las piezas y colocarlas en el punto de destino en unos tres minutos.

El robot podría tener  un coste de entre 75.000 y 90.000 euros, dependiendo de los ajustes si llegara a instalarse en una aplicación real en una fábrica de calzado lo que da un plazo de amortización de dos o tres años. El equipo cuenta con un mantenimiento mínimo ya que requiere una revisión periódica tras 24 meses de uso. Los operarios se harían con el manejo de la máquina con dos días de formación.

Carlos Hurtado, destaca que durante tres años de investigación, el equipo de trabajo -entre cuatro y seis personas- “ha creado una máquina reconfigurable que permite abordar una gestión flexible de la producción con distintos tamaños, calibres y formas, gracias al sistema de visión artificial que informa al sistema de la multiplicidad de características de las piezas sin necesidad de interrumpir la fabricación. En definitiva, hemos incorporado la automatización a un sector tradicional como el del calzado aunque se puede adaptar a otros campos”.

La célula robotizada ideada por la firma permite realizar dos operaciones en tiempo récord con un simple giro del cabezal: la aplicación del adhesivo y la succión de las plantillas. En concreto, se han hecho pruebas sobre la aplicación de adhesivos en plantillas para calzado, pero la celda robotizada está preparada para la producción flexible en línea de cualquier familia de producto como espejos, cristales o tableros de madera. Hasta el momento, la celda está trabajando sobre productos en plano pero su próximo objetivo es poder operar sobre objetos en 3D. HR ha basado todo su desarrollo en la “robótica inteligente” mediante el apoyo de sensores externos al propio robot que proporcionan al sistema la información del entrono para reprogramar las trayectorias del brazo robótico.

 

Más información

/noticias/marcas/258-hurtado-rivas