Início / Noticias / Igus / Protección para cables en movimiento con el tubo portacables RX de igus

Protección para cables en movimiento con el tubo portacables RX de igus

Los ensayos con cables transportados de forma segura en el sector de las máquinas-herramienta realizados en el laboratorio bajo condiciones difíciles ponen de manifiesto la estanqueidad a las virutas.

Protección para cables en movimiento con el tubo portacables RX de igus

El tubo portacables RX de plástico desarrollado por igus ha demostrado ser resistente a las virutas incluso bajo condiciones difíciles de aplicación. Esto lo han puesto de manifiesto los ensayos realizados durante un periodo de tiempo definido correspondiente a 100.000 carreras dobles con vertido continuo de virutas metálicas de tamaño muy variado. Las comparaciones efectuadas han demostrado que solo se pueden hacer estimaciones acerca de la estanqueidad a las virutas de los tubos portacables sobre la base de ensayos que simulan las condiciones reales de aplicación.

Cuando se trata de proteger cables sometidos a movimiento en la zona de trabajo de tornos, fresadoras y serradoras, las cadenas portacables tienen que ser estancas a las virutas en su parte exterior y a su vez conducir los cables con la menor fricción posible. A tal fin, igus desarrolló ya en 1987 su primer tubo portacables R68 de plástico destapable. El modelo más actual del tubo portacables RX ofrece una amplia protección contra las virutas de cualquier tamaño.

 

No todos los ensayos son equiparables

Para poder hacer estimaciones sobre la estanqueidad de los tubos portacables, estos se someten a pruebas exhaustivas. Aquí se emplean las clasificaciones IP como indicador. Además, igus realiza ensayos con tubos portacables desde hace más de diez años en su propio laboratorio técnico en Colonia. Las series de ensayos que realiza igus tienen la ventaja de que los ciclos de ensayo tienen lugar bajo condiciones de entorno reales. Y es que para poder hacer estimaciones sobre la estanqueidad efectiva de un tubo portacables se tiene que simular de forma exacta su posterior aplicación. 

 

Simulación casi real: 100.000 carreras dobles con ataque de virutas

Por ello, igus ha desarrollado un método de ensayo estandarizado en el que los tubos portacables se someten a 100.000 carreras dobles. Paralelamente, se vierte una masa determinada de virutas de los tamaños más variados sobre el tubo portacables en intervalos regulares. El principio utilizado es comparable al de un tambor de lavadora. Al concluir los ciclos se examina cuántos gramos de virutas han conseguido penetrar al interior del tubo. Se detectó que tras 100.000 carreras dobles en las que se vertieron 1.000 gramos de virutas metálicas solo penetraron hasta el interior del tubo RX 0,23 gramos de virutas, lo que corresponde a un 0,023%.

 

El perfil exterior redondeado hace rebotar las virutas

En los ensayos comparativos con cadenas portacables de otros fabricantes se detectó un volumen muy superior de virutas en el interior del tubo. El motivo de que el tubo RX consiguiera el mejor resultado es su perfil redondeado. Las virutas rebotan al entrar en contacto con la superficie lisa y curvada del contorno exterior del tubo. Además, igus comprueba si se depositan virutas en el sistema de topes del tubo portacables, ya que ello puede modificar el radio de flexión y provocar que el tubo ya no se mueva de forma segura golpeando, en el peor de los casos, contra los cantos. Gracias a sus contornos especialmente lisos y las tolerancias de fabricación mínimas, el tubo RX ofrece también aquí máxima protección. En el ensayo no se depositó ninguna viruta entre los topes.

 

Los resultados obtenidos por igus demuestran que para poder hacer estimaciones fiables sobre la estanqueidad a las virutas de un tubo portacables en una aplicación, este tiene que someterse a pruebas bajo condiciones de entorno reales. 

Más información

/noticias/marcas/112-igus