Usamos cookies para mejorar la experiencia de uso de forma constante. Al aceptar este mensaje o continuando con la navegación entendemos que das tu consentimiento para utilizar cookies en todas las páginas de infoplc.net.
Aceptar Política de cookies

Certificaciones de fuentes de alimentación para zonas con riesgo de explosión

  • Lunes, 19 Noviembre 2012

Los convertidores Quint DC/DC con tecnología SFB (Selective Fuse Breaking) amplían ahora su abanico de aplicaciones: gracias a las homologaciones GL ( Germanischer Lloyd ) y UL Listed ANSI/ISA, ahora pueden utilizarse en zonas con riesgo de explosión y también en la construcción naval.

Por consiguiente, estos dispositivos cumplen unos estándares muy elevados en materia de compatibilidad electromagnética y resistencia a la vibración. Una menor vulnerabilidad, así como una mayor seguridad de funcionamiento, hacen que estos módulos resulten interesantes también para aplicaciones industriales con elevadas exigencias en cuanto a condiciones ambientales.

Los convertidores DC/DC cuentan con el mismo diseño de carcasa de las fuentes de alimentación Quint de Phoenix Contact. Gracias a la tecnología SFB, activan de forma fiable los magnetotérmicos de protección en caso de cortocircuito, desconectando de forma selectiva aquellas partes de la instalación defectuosas pero manteniendo otras más críticas. Estos convertidores trabajan con márgenes de tensión de entrada entre 18 y 32 V DC. En función del tipo de dispositivo, el potenciómetro de la parte delantera permite ajustar la tensión de salida a los márgenes de 5 a 18 V CC, de 18 a 29,5 V CC y de 30 a 56 V CC.

Compensando caídas de tensión en líneas de alimentación de gran longitud, los módulos refrescan el nivel de tensión en cualquier parte de la instalación. Por medio de un aislamiento galvánico, separan circuitos entre sí para desacoplar y proteger cargas sensibles. De este modo, pueden aislarse, por ejemplo, circuitos puestos a tierra de otros sin puesta a tierra, o bien proteger cargas críticas frente a alteraciones debidas a variaciones de tensión.

El diagnóstico completo tiene lugar por medio de un seguimiento continuo de la tensión y la corriente de entrada y de salida. Este seguimiento preventivo de las funciones permite visualizar los estados críticos de servicio y los comunica al control a través del contacto de salida activo o del contacto de relé sin potencial antes de que se produzcan fallos en la instalación.

Más información:

/noticias/marcas/19-phoenix-contact

>