Início / Noticias / Phoenix Contact / Módulos de redundancia activos y diodos para la industria de procesos

Módulos de redundancia activos y diodos para la industria de procesos

El programa de productos de Phoenix Contact presenta su última novedad: los dos nuevos módulos de redundancia activos, Quint Oring y Quint Diode, con certificado Ex. Las conexiones de alimentación redundantes habituales de la industria de procesos aumentan notablemente la disponibilidad de las instalaciones. Al acoplar las fuentes de alimentación con los nuevos módulos, la posibilidad de un cortocircuito en la salida de una fuente de alimentación o en la línea de alimentación de la fuente al diodo deja de influir de forma alguna en la carga.

Módulos de redundancia activos y diodos para la industria de procesos

Quint Diode están diseñado para su aplicación en intensidades elevadas de corriente de hasta 40 A y una tensión de 24 o 48 V CC. Dado que estos dispositivos cumplen con la norma DIN EN 60079-15 es posible utilizarlos incluso en zonas con peligro de explosión de la categoría 3G. Si el operador de la instalación diseña también un cableado doble, podrá alcanzarse una solución completamente redundante que llegue hasta el consumidor.

Los módulos Quint Oring con 2x10 A (1x20 A) y 2x20 A (1x40 A) son aptos para tensiones de entre 18 y 30 V CC. Estos módulos aumentan la seguridad durante el funcionamiento al supervisar las tensiones de salida de las fuentes de alimentación, a lo largo del cableado del bloque de alimentación y hasta la carga, así como del segmento desacoplado hasta la corriente de carga de la solución de alimentación de corriente redundante. Detectan estados de funcionamiento críticos y los notifican en fases tempranas. Por ejemplo, los dispositivos avisan de errores en el cableado o de cables defectuosos, lo que hasta ahora no era posible a este nivel.

La nueva tecnología ACB (Auto Current Balancing) de los módulos duplica la vida útil de las fuentes de alimentación con funcionamiento redundante, ya que los dos bloques de alimentación se utilizan por igual. La corriente de carga se distribuye simétricamente de forma automática. La supervisión permanente de la corriente de carga ofrece una ventaja importante: si al ampliar las instalaciones se conectan cargas adicionales a una alimentación de corriente redundante, ello puede provocar la pérdida de la redundancia. El operador de la instalación se dará cuenta enseguida cuando no haya redundancia, ya que el módulo avisa de la sobrecarga.

Más información

/noticias/marcas/19-phoenix-contact